“Cuen­tos” de te­rror

La Nueva - - EN PRIMER PLANO - Re­dac­ción La Nue­va. in­fo@la­nue­va.com

La ecua­ción es sen­ci­lla: se tra­ta de de­li­tos con menos ries­gos y ma­yor “ren­ta­bi­li­dad” pa­ra el la­drón.

Los cuen­tos del tío o se­cues­tros vir­tua­les es­tán “de mo­da” en Bahía y la zo­na. Son mo­da­li­da­des que no de­man­dan uso de ar­mas, no ge­ne­ran pe­li­gro fí­si­co ni gran ex­po­si­ción pa­ra los au­to­res y les re­por­tan un ma­yor be­ne­fi­cio, mu­chas ve­ces en mo­ne­da ex­tran­je­ra.

Y por lo ge­ne­ral son he­chos ex­car­ce­la­bles. Se los con­si­de­ra una es­ta­fa.

El ar­tícu­lo 172 del Có­di­go Pe­nal san­cio­na con pri­sión de un mes a 6 años a quien “de­frau­da­re a otro con nom­bre su­pues­to, ca­li­dad si­mu-

la­da, fal­sos tí­tu­los, in­fluen­cia men­ti­da, abu­so de con­fian­za o apa­ren­tan­do bie­nes, cré­di­to, co­mi­sión, em­pre­sa o ne­go­cia­ción o va­lién­do­se de cual­quier otro ar­did o en­ga­ño”.

“De 5 dó­la­res que an­dan en la ca­lle, 1 lo tie­ne el Ban­co Cen­tral y el res­to la gen­te en el col­chón”, eva­lúa un in­ves­ti­ga­dor lo­cal, pa­ra dar una mag­ni­tud del fe­nó­meno.

Ve­ci­nos de una am­plia re­gión -en es­pe­cial adul­tos ma­yo­res, que son los más vul­ne­ra­bles-, su­frie­ron más de 100 he­chos en lo que va del año, en­tre con­su­ma­dos y ten­ta­ti­vas.

Se es­pe­cu­la que son ban­das mix­tas -tie­nen cé­lu­las que ac­túan en el ám­bi­to de Bahía Blan­ca y ra­mi­fi­ca­cio­nes en Mar del Pla­ta, La Pam­pa, Río Ne­gro y Neuquén-, que “re­cau­da­ron” en 2017 más de 20 mi­llo­nes de pe­sos a tra­vés de es­tos me­ca­nis­mos de la de­lin­cuen­cia no con­ven­cio­nal.

Fa­mi­lias de ori­gen gi­tano

Ac­túan, se­gún el mo­dus ope­ran­di, di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes.

Los cuen­tos del tío ge­ne­ral­men­te es­tán a car­go de fa­mi­lias de ori­gen gi­tano. Con­sis­ten en lla­ma­das a te­lé­fo­nos fi­jos de vi­vien­das ocu­pa­das por abue­los. Les di­cen que son sus nie­tos o so­bri­nos o que ha­blan de par­te de ellos y que “un ami­go” del ban­co pa­sa­rá a re­ti­rar los dó­la­res que guar­dan, por­que van a que­dar fue­ra de cir­cu­la­ción por ven­ci­mien­to. Lue­go se pre­sen­ta en la vi­vien­da una per­so­na con bue­nos mo­da­les y bien ves­ti­da (con sa­co y cor­ba­ta, si­mu­lan­do ser em­plea­do ban­ca­rio o con­ta­dor) y re­ci­be los aho­rros.

Pa­re­ce in­ve­ro­sí­mil, pe­ro mu­chí­si­mos in­cau­tos caen.

“Ge­ne­ral­men­te son víc­ti­mas de en­tre 70 y 90 años o más, ele­gi­das al azar, aun­que con una mí­ni­ma in­te­li­gen­cia pre­via, por­que ob­ser­van las ca­sas y los in­gre­sos y egre­sos de las per­so­nas”, ad­vier­te un po­li­cía ex­pe­ri­men­ta­do.

Es­ta mo­da­li­dad se da más en la zo­na que en Bahía Blan­ca y re­por­ta un bo­tín que, en pro­me­dio, no ba­ja de los 10 mil dó­la­res.

“No se ins­ta­lan en los pue­blos, es­tán me­dio día o un día y se van, pa­ra no le­van­tar sos­pe­chas”, agre­ga el in­for­man­te.

Los in­ves­ti­ga­do­res re­co­no­cen que los gi­ta­nos ba­jo sos­pe­cha “mu­ta­ron”. An­tes se de­di­ca­ban a las es­ta­fas con la com­pra y ven­ta de au­to­mo­to­res, pe­ro "en­con­tra­ron me­jo­res rum­bos". Y ade­más las ban­das del co­n­ur­bano les "co­pa­ron el ne­go­cio" de los co­ches.

Unos ca­ye­ron en Co­ro­nel Suá­rez

A me­dia­dos de es­te mes, cua­tro per­so­nas, en­tre ellas dos me­no­res -to­dos de ori­gen gi­tano-, fue­ron de­te­ni­das por la po­li­cía en Co­ro­nel Suá­rez, acu­sa­dos de ha­cer­le el “cuen­to” a una mu­jer de 86 años y des­po­jar­la de efec­ti­vo.

Se tra­ta de Lu­cía Ro­sa Cas­ti­llo Jan­co­vich, de 48 años, An­drés Fer­nan­do Cas­ti­llo Jan­co­vich (18) y dos ado­les­cen­tes de 17.

El pro­ce­di­mien­to, lle­va­do ade­lan­te por per­so­nal po­li­cial y de la sub DDI de esa ciu­dad, se lle­vó ade­lan­te en el cru­ce de las ru­tas 85 y 67, cuan­do los sos­pe­cho­sos se mo­vi­li­za­ban en un Volks­wa­gen Bo­ra.

Del in­te­rior del au­to se se­cues­tra­ron 4 te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, 114 mil pe­sos y 780 dó­la­res.

En prin­ci­pio es­tán acu­sa­dos de la es­ta­fa con­tra Inés Get­ti, quien re­ci­bió la lla­ma­da de un su­pues­to nie­to pa­ra el re­ti­ro del di­ne­ro, con la ex­cu­sa ya des­crip­ta, y ter­mi­nó en­tre­gan­do 28 mil pe­sos y 700 dó­la­res.

An­te el fis­cal Eduar­do Qui­rós, de Fla­gran­cia, los dos ma­yo­res se ne­ga­ron a de­cla­rar y fue­ron ex­car­ce­la­dos.

El jo­ven Cas­ti­llo Jan­co­vich tam­bién es­tá a dis­po­si­ción de la jus­ti­cia de Bo­lí­var, don­de se en­cuen­tra sos­pe­cha­do de par­ti­ci­par en otro he­cho si­mi­lar.

Se es­ti­ma que po­drían te­ner re­la­ción con otros de­li­tos co­me­ti­dos en al­gu­nos pun­tos cer­ca­nos a Suá­rez, co­mo Pi­güé o Gua­mi­ní, una zo­na sen­si­ble pa­ra es­te ti­po de ca­sos.

“Hay que 'des­plu­mar' 8 o 9 ce­lu­la­res y de esa in­for­ma­ción sur­gi­rán nue­vas pis­tas”, afir­ma otra fuen­te.

Con­de­nas por una gran es­ta­fa

A me­dia­dos de abril, el Tri­bu­nal en lo Cri­mi­nal Nº 1 de nues­tra ciu­dad con­de­nó a 3 años de pri­sión a un hom­bre acu­sa­do de in­te­grar una ban­da de­di­ca­da a es­ta­far a per­so­nas me­dian­te el cuen­to del tío, cu­yos in­te­gran­tes se apo­de­ra­ron de ca­si 120 mil dó­la­res y va­lio­sas jo­yas, tras de­frau­dar a dos mu­je­res a prin­ci­pios de 2016.

En am­bos ca­sos los la­dro­nes se hi­cie­ron pa­sar por fa­mi­lia­res y les in­di­ca­ron a las víc­ti­mas que de­bían en­tre­gar­les los bie­nes al su­pues­to con­ta­dor de un ban­co, que pa­sa­ría a bus­car­los por sus do­mi­ci­lios.

El fa­llo, re­suel­to en trá­mi­te de jui­cio abre­via­do, re­ca­yó en Nel­son Abraham Cos­tich (28), do­mi­ci­lia­do en Neuquén e impu­tado de aso­cia­ción ilí­ci­ta y es­ta­fas.

Pa­ra la acu­sa­ción, Cos­tich -de ori­gen gi­tano- for­mó par­te, jun­to a otras tres per­so­nas, de una or­ga­ni­za­ción des­ti­na­da a co­me­ter de­li­tos en di­fe­ren­tes lo­ca­li­da­des, los que lle­va­ban ade­lan­te reali- zan­do lla­ma­dos te­le­fó­ni­cos a los dam­ni­fi­ca­dos, ha­cién­do­se pa­sar alle­ga­dos e in­di­cán­do­les que de­bían va­li­dar o cam­biar el di­ne­ro que tu­vie­ran y pa­ra ello te­nían que en­tre­gar­lo a un em­plea­do de una en­ti­dad ban­ca­ria que pa­sa­ría por sus vi­vien­das. En­ga­ñó a una mu­jer en Bahía y a otra en Pi­güé.

Un iden­ti­fi­ca­dor de lla­ma­das le per­mi­tió a la po­li­cía de­tec­tar un te­lé­fono de Catriel, Neuquén y así en­ca­mi­nar la in­ves­ti­ga­ción.

En ju­nio, el Tri­bu­nal en lo Cri­mi­nal Nº 3, sen­ten­ció a 6 años de pri­sión -y lo de­cla­ró re­in­ci­den­te- a Mar­ce­lo Adrián Te­llo, sin­di­ca­do co­mo in­te­gran­te de la mis­ma or­ga­ni­za­ción de­lic­ti­va. En su ca­so le impu­taron cin­co he­chos.

El hom­bre fue de­te­ni­do a me­dia­dos de 2016, cuan­do un po­li­cía lo iden­ti­fi­có pa­sean­do con su fa­mi­lia en un shop­ping de Neuquén.

Des­de Cór­do­ba y tam­bién Men­do­za

Los se­cues­tros vir­tua­les, en cam­bio, se ini­cian a par­tir de una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca -ca­si siem­pre a un ce­lu­lar­que si­mu­la el se­cues­tro de un fa­mi­liar de la per­so­na que atien­de, con el fin de for­zar la en­tre­ga de di­ne­ro o car­gas de tar­je­tas te­le­fó­ni­cas a mo­do de 'res­ca­te'. A di­fe­ren­cia de los se­cues­tros reales, na­die

es­tá pri­va­do de la li­ber­tad. La víc­ti­ma es quien re­ci­be la lla­ma­da.

Es­tas co­mu­ni­ca­cio­nes, en su ma­yo­ría, son de Cór­do­ba; en me­nor me­di­da, de Men­do­za y en una mí­ni­ma can­ti­dad, des­de la cár­cel, a tra­vés de lla­ma­das de co­bro re­ver­ti­do.

“An­tes de dar a co­no­cer la ver­da­de­ra in­ten­ción, mu­chas ve­ces alu­den a un ac­ci­den­te de trán­si­to. Pri­me­ro ha­blan de eso, lue­go al­guien gri­ta de atrás o le pe­gan con una ta­bla a una me­sa, si­mu­lan un castigo. A par­tir de los ner­vios del in­ter­lo­cu­tor, em­pie­zan a sa­car da­tos y exi­gen la en­tre­ga de di­ne­ro”, de­ta­lla un in­ves­ti­ga­dor.

A di­fe­ren­cia de los cuen­tos del tío, en los se­cues­tros vir­tua­les no exis­te con­tac­to per­so­nal con las víc­ti­mas y la exi­gen­cia de de­pó­si­to de di­ne­ro se ca­na­li­za a tra­vés de la com­pa­ñía Wes­tern Union o de pues­tos de Pa­go Fá­cil, co­mo el que fun­cio­na en la ter­mi­nal de óm­ni­bus de nues­tra ciu­dad, don­de se ha­brían de­tec­ta­do mo­vi­mien­tos muy abul­ta­dos de car­gas de tar­je­tas te­le­fó­ni­cas.

En el ca­so de los de­pó­si­tos de di­ne­ro, el efec­ti­vo se gi­ra a cuen­tas que tie­nen nom­bre y ape­lli­do, aun­que son ha­bi­li­ta­das por los em­bau­ca­do­res con DNI fal­sos o sus­traí­dos.

“En es­tos ca­sos es fun­da­men­tal man­te­ner la cal­ma, aun­que la gen­te, es­pe­cial­men­te la más gran­de, se al­te­ra. El otro día una se­ño­ra re­ci­bió una lla­ma­da de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas y to­mó un re­mís has­ta Wal Mart pa­ra de­po­si­tar co­mo sea la pla­ta, pe­ro le di­je­ron que ha­cía va­rios me­ses que no fun­cio­na­ba Wes­tern Union en el lu­gar. 'Da­le por­que te ma­to al pi­be...', le ad­ver­tían”, ex­pli­ca otro vo­ce­ro.

Es­ta mo­da­li­dad tie­ne un me­nor por­cen­ta­je de he­chos con­su­ma­dos que la otra, así co­mo es in­fe­rior el bo­tín que, en pro­me­dio, se re­por­ta.

Los in­ves­ti­ga­do­res, has­ta aho­ra, no han en­con­tra­do nin­gu­na co­ne­xión lo­cal con las cé­lu­las que ope­ran des­de Cór­do­ba y Men­do­za. El con­tac­to es a la dis­tan­cia, a tra­vés del te­lé­fono.

La po­li­cía de Co­ro­nel Suá­rez de­tu­vo, la se­ma­na pa­sa­da, a cua­tro per­so­nas en re­la­ción con,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.