Sie­rra de la Ven­ta­na: el do­lor y la nos­tal­gia por el cie­rre de la es­ta­ción de tre­nes de la lo­ca­li­dad

Mar­ce­lo García y su fa­mi­lia le de­di­ca­ron su vi­da a la es­ta­ción de tre­nes de Sie­rra de la Ven­ta­na. Es­ta se­ma­na les di­je­ron que en un mes se cie­rra.

La Nueva - - PORTADA - Ag. Sie­rra de la Ven­ta­na la­re­gión@la­nue­va.com

Llo­ra co­mo un chi­co. Mar­ce­lo García no da más de la an­gus­tia. Cual­quie­ra po­dría pen­sar que es por­que es­ta se­ma­na le co­mu­ni­ca­ron que la Pro­vin­cia li­qui­da Fe­rro­bai­res, y que en al­go más de un mes de­ja­rá de ser el je­fe de la es­ta­ción Sie­rra de la Ven­ta­na.

No es por eso. Lo que real­men­te le es­tru­ja el al­ma es la cer­te­za de que se fir­mó el cer­ti­fi­ca­do de de­fun­ción de su ama­do tren, al cual le de­di­ca­ron la vi­da sus pa­dres, él y su her­mano Ru­bén.

Las lá­gri­mas le bro­tan so­las. Tra­ta de fre­nar­las con los de­dos, ha­cien­do al­gu­na pau­sa en el re­la­to, pe­ro igual le co­rren por las cur­ti­das me­ji­llas. La voz se le quie­bra.

“No hay vuel­ta atrás -di­ce-. La es­ta­ción ya tie­ne su fin de­cre­ta­do; pa­sa­rá a for­mar un lis­ta­do de es­ta­cio­nes des­ac­ti­va­das, ce­rra­das co­mo vie­ne ocu­rrien­do des­de la dé­ca­da del '90 has­ta aho­ra. Lo que ja­más pen­sé es que yo se­ría el úl­ti­mo en ce­rrar­la”.

El cie­rre ofi­cial se­rá el 15 de mar­zo pró­xi­mo. Des­de ese día que­da­rán a la bue­na de Dios no só­lo la es­ta­ción de Sie­rra, sino otras im­por­tan­tes del ra­mal en es­ta re­gión, co­mo las de Co­ro­nel Prin­gles, La­pri­da, Sal­dun­ga­ray, Ca­bil­do y, ha­cia el sur, to­das las de la lí­nea Pe­dro Lu­roS­troe­der-Pa­ta­go­nes.

Así se lo di­je­ron es­ta se­ma­na a Mar­ce­lo y a otros fe­rro­via­rios de la zo­na. Fue en una reunión sor­pre­sa or­ga­ni­za­da en Bahía Blan­ca por la Su­pe­rin­ten­den­cia de Trans­por­te.

“Se cal­cu­la que 1.300 em­plea­dos que­da­rán sin tra­ba­jo, que son los que de­pen­den de Fe­rro­bai­res. Son 1.300 fa­mi­lias en la ca­lle”, la­men­ta.

Su ma­má en­tra a la sa­la y lo mi­ra. Es una mu­jer del­ga­da, de 87 años de edad, pe­ro con una for­ta­le­za enor­me. En sus ojos, sin em­bar­go, se nota el do­lor por par­ti­da do­ble: por el des­gua­ce del tren y por la an­gus­tia de sus hi­jos.

Los García lle­ga­ron a Sie­rra de la Ven­ta­na en 1977. El pa­dre, Mar­ce­lo Ber­nar­do, ha­bía si­do nom­bra­do je­fe de la es­ta­ción y no du­dó en mu­dar­se allí con su mu­jer, Ade­la Sa­la­zar, y sus hi­jos Ru­bén Da­río y Mar­ce­lo Fa­bián.

Los cua­tro -in­clu­so Ade­la­se abo­ca­ron co­mo fa­mi­lia a ha­cer gran­de y pu­jan­te a la es­ta­ción, de­di­can­do mu­chas más ho­ras que las re­gla­men­ta­rias a tener to­do im­pe­ca­ble. Di­cen al­gu­nos ve­ci­nos que aque­llos fue­ron los me­jo­res años del tren en Sie­rra, y que una prue­ba de eso es el pre­mio que en 1981 le en­tre­gó Fe­rro­ca­rri­les Ro­ca a los García por tener “la me­jor es­ta­ción de la lí­nea”.

En 1988 tras el fa­lle­ci­mien­to del je­fe de la fa­mi­lia, fue su­ce­di­do en la es­ta­ción por Ru­bén Da­río. Así es­tu­vie­ron 5 años, has­ta que se re­abrió la es­ta­ción de Sal­dun­ga­ray y Mar­ce­lo fue des­ti­na­do allí en ca­li­dad de je­fe. Diez años des­pués, en 2003, se dis­pu­so un en­ro­que, y los her­ma­nos in­ter­cam­bia­ron las je­fa­tu­ras de las es­ta­cio­nes.

“De mi pa­so por Sal­dun­ga­ray me que­dó la ale­gría de ha­ber rein­ven­ta­do la es­ta- ción, po­ner en va­lor ins­tru­men­tos ori­gi­na­les y ar­mar un mini mu­seo”, re­cuer­da Mar­ce­lo con or­gu­llo.

“En Sie­rra -agre­ga- tam­bién pu­se en va­lor de to­dos los ins­tru­men­tos ori­gi­na­les, que es­tán a la vista de quienes nos vi­si­tan”. Fue­ron ho­ras ex­tra no re­gis­tra­das; tiem­po y di­ne­ro pro­pio de­di­ca­dos a su ama­da es­ta­ción. Por eso Mar­ce­lo no se re­sig­na.

“La es­ta­ción fue de­cla­ra­da Si­tio His­tó­ri­co Cul­tu­ral -di­ce-. Hay que pro­te­ger­la. Que no se con­vier­ta en un re­la­to va­cío, sino en al­go tan­gi­ble que se pue­da ver y co­no­cer por ge­ne­ra­cio­nes”.

De la co­mu­ni­dad de Sie­rra -en­fa­ti­za- só­lo ha re­ci­bi­do en los úl­ti­mos días “afec­to, apo­yo y agra­de­ci­mien­to”.

“To­dos te­ne­mos que lu­char pa­ra reac­ti­var el tren de pa­sa­je­ros. Sie­rra no pue­de per­der un ser­vi­cio esen­cial co­mo es­te, que per­mi­te via­jar a per­so­nas de to­da con­di­ción so­cial y que une a los pue­bles", cie­rra.

Mar­ce­lo García jun­to a su ma­dre, Ade­la Sa­la­zar. Los García lle­ga­ron a la es­ta­ción de Sie­rra en 1977, don­de aún vi­ven. Es­ta se­ma­na les di­je­ron que en un mes se cie­rra el edi­fi­cio..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.