Ale­jan­dro Diet­mair, el hom­bre que se vis­tió de hé­roe y sal­vó una vi­da

Ale­jan­dro “Cacho” Diet­mair con­tó de qué ma­ne­ra re­ani­mó a un pea­tón atro­pe­lla­do en Brand­sen al 300.

La Nueva - - PORTADA -

“Una pe­que­ña vir­tud es que no me pon­go ner­vio­so. A la gen­te no la es­pan­to, sino que tra­to que ayu­de... El co­mi­sa­rio (Gus­ta­vo) Mal­do­na­do lla­mó rá­pi­da­men­te a la am­bu­lan­cia y es­tá muy cons­ter­na­do y en­tris­te­ci­do por la si­tua­ción. No­so­tros hi­ci­mos to­do lo hu­ma­na­men­te po­si­ble pa­ra sal­var­lo. Es fuer­te, por­que hay que to­mar la de­ci­sión de ha­cer RCP, y gra­cias a Dios, pu­di­mos sa­lir ade­lan­te”.

Ale­jan­dro Diet­mair ve­nía de las Tres Vi­llas, por­que el lu­nes co­mien­zan las cla­ses en el Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de For­ma­ción Do­cen­te Nº 86 -ubi­ca­do en Agus­tín de Arrie­ta 1255-, de cu­ya ins­ti­tu­ción es di­rec­tor.

“Cuan­do su­pero el pa­so a ni­vel de Brand­sen, veo a al­guien ti­ra­do en el pi­so; es­ta­ciono la ca­mio­ne­ta, me ba­jo veo a Gus­ta­vo Mal­do­na­do al la­do de esa per­so­na”, re­la­ta Ale­jan­dro, co­no­ci­do por ca­si to­dos co­mo “Cacho”.

La si­tua­ción se re­gis­tró en ma­ña­na del jue­ves, a la al­tu­ra del 336 de esa ca­lle, don­de el su­per­in­ten­den­te de se­gu­ri­dad re­gión In­te­rior Sur atro­pe­lló con una ca­mio­ne­ta Ama­rok al pea­tón Juan Gor­di­llo, de 70 años.

Con la víc­ti­ma in­cons­cien­te, “Cacho” le desató los cor­do­nes de los za­pa­tos, le aflo­jó el cin­tu­rón y tra­tó de con­tro­lar los sig­nos vi­ta­les.

“Le ha­bla­ba y lo to­ca­ba y no res­pon­día. En un mo­men­to em­pie­zo a dar­me cuen­ta de que el pul­so era dé­bil y que ya es­ta­ba en una si­tua­ción com­pli­ca­da, en­ton­ces to­ma­mos la de­ci­sión en­tre to­dos de ha­cer re­ani­ma­ción car­dio­pul­mo­nar”.

Ale­jan­dro tie­ne 52 años. En 1996 se re­ci­bió de pro­fe­sor de edu­ca­ción fí­si­ca (en Ola­va­rría), po­co más de 5 años des­pués ob­tu­vo la li­cen­cia­tu­ra, aun­que des­de el '98 ejer­cía co­mo guar­da­vi­da (tra­ba­jó en Monte Her­mo­so).

El or­gu­llo­so pa­dre de Paz (10) y Thia­go (5) ase­gu­ra que en la emer­gen­cia “hi­ci­mos un ci­clo de po­qui­to más de cien com­pre­sio­nes y em­pe­zó a res­pi­rar, y a los mi­nu­tos lle­gó De­fen­sa Ci­vil y cons­ta­tó que in­du­da­ble­men­te hu­bie­ra en­tra­do en un pa­ro, pe­ro con la re­ani­ma­ción pu­di­mos lo­grar que in­gre­sa­ra en la am­bu­lan­cia con vi­da. Uno no es mé­di­co y no es una si­tua­ción fá­cil te­ner en tus ma­nos la vi­da o la muer­te de una per­so­na”, re­co­no­ce.

“Cacho” sos­tie­ne que “tu­la vo la suer­te” de po­der ca­pa­ci­tar­se y te­ner gran­des pro­fe­so­res, co­mo Ro­ber­to Ro­drí­guez Par­dal y Car­los Wec­kes­ser, “quien me re­ga­ló un mu­ñe­co de RCP con el cual yo prac­ti­co”.

“De to­dos mo­dos eso es to­do muy teó­ri­co, por­que no pa­sa na­da con el mu­ñe­co si lo ha­cés bien o mal. Pe­ro cuan­do ahí es­ta la víc­ti­ma... Lo im­por­tan­te es que pu­di­mos dar una mano. Siem­pre di­go que es­tas co­sas pa­san y te­nés que te­ner la tran­qui­li­dad su­fi­cien­te pa­ra to­mar la de­ter­mi­na­ción de ha­cer­lo”.

“En un mo­men­to creía que se me iba; tu­vo un gol­pe fuer­te, un trau­ma­tis­mo de crá­neo gran­de”, acla­ra.

Juan Gor­di­llo si­gue en Te­ra­pia In­ten­si­va del Hos­pi­tal Mu­ni­ci­pal con pro­nós­ti­co re­ser­va­do. Es­tá se­da­do, con res­pi­ra­dor y mo­ni­to­reo neu­ro­ló­gi­co.

SE­BAS­TIÁN COR­TÉS-LA NUE­VA.

mo­men­to em­pie­zo a dar­me cuen­ta de que el pul­so era dé­bil y que la si­tua­ción era com­pli­ca­da”, di­jo Diet­mair.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.