CPU: un fa­llo de Cá­ma­ra pi­de al juez re­sol­ver la cues­tión de fon­do

El tri­bu­nal de al­za­da so­li­ci­tó al ma­gis­tra­do Agus­tín Ló­pez Cóp­po­la que de­ter­mi­ne si el Có­di­go de Pla­nea­mien­to Ur­bano apro­ba­do en 2011 es vá­li­do o no. Des­de ese año, el con­flic­to ju­di­cial pro­vo­có nu­me­ro­sí­si­mas tra­bas.

La Nueva - - LA CIUDAD -

La Cá­ma­ra de Ape­la­cio­nes de Mar del Pla­ta so­li­ci­tó al juez en lo Con­ten­cio­so Ad­mi­nis­tra­ti­vo de nues­tra ciu­dad, Agus­tín Ló­pez Cóp­po­la, que re­suel­va rá­pi­da­men­te la cues­tión de fon­do en el con­flic­to que sos­tie­nen la Mu­ni­ci­pa­li­dad y ve­ci­nos del ba­rrio Uni­ver­si­ta­rio.

El pro­ble­ma se ori­gi­nó con la apro­ba­ción del Con­ce­jo De­li­be­ran­te en 2011 de un nue­vo Có­di­go de Pla­nea­mien­to Ur­bano (CPU).

Allí se es­ta­ble­cían, en­tre otras co­sas, las al­tu­ras y pi­sos má­xi­mos per­mi­ti­dos pa­ra cons­truir en di­fe­ren­tes sec­to­res de la ciu­dad.

Si bien el CPU apro­ba­do plan­tea­ba una fuer­te re­duc­ción en la can­ti­dad de pi­sos per­mi­ti­dos pa­ra ba­rrios co­mo Uni­ver­si­ta­rio, Na­pos­tá, San Ca­ye­tano o Pa­cí­fi­co, los ve­ci­nos del pri­mer sec­tor pre­sen­ta­ron una me­di­da cau­te­lar ya que exi­gían que en esas zo­nas so­lo se per­mi­tan vi­vien­das uni­fa­mi­lia­res o de plan­ta ba­ja.

El prin­ci­pal ar­gu­men­to era que no se ha­bía rea­li­za­do una au­dien­cia pú­bli­ca an­tes del tra­ta­mien­to del nue­vo CPU, por lo tan­to la nor­ma apro­ba­da se tor­na­ba in­cons­ti­tu­cio­nal.

Asi­mis­mo, los ha­bi­tan­tes de esa zo­na se­ña­la­ban que se tra­ta­ba de un es­pa­cio re­si­den­cial con los ser­vi­cios pú­bli­cos co­lap­sa­dos de­bi­do al boom in­mo­bi­lia­rio d los años pre­vios.

La si­tua­ción abrió una nue­va pá­gi­na los úl­ti­mos días, cuan­do la Cá­ma­ra de Mar del Pla­ta hi­zo lu­gar a una pre­sen­ta­ción de la so­cie­dad de fo­men­to de Uni­ver­si­ta­rio y dis­pu­so que el ba­rrio --unas 60 man­za­nas-- se­gui­rá sin nor­ma­ti­va pa­ra cons­truir, a di­fe­ren­cia de lo dis­pues­to en un ac­ta fir­ma­da en­tre ve­ci­nos y la Mu­ni­ci­pa­li­dad en 2014, me­dian­te la cual se ad­mi­te de­ter­mi­na­do ti­po de vi­vien­das.

En me­dio de es­te gran con­flic­to, los ba­rrios ju­di­cia­li­za­dos ca­re­cen de una nor­ma­ti­va que ri­ja las cons­truc­cio­nes, por­que la prohi­bi­ción de la nue­va or­de­nan­za no va­li­da que vuel­va a en­trar en vi­gen­cia la an­te­rior.

Pe­ro, por otra par­te, en de­ter­mi­na­da ins­tan­cia del in­con­ve­nien­te, en oc­tu­bre de 2014, un acuer­do en­tre los ve­ci­nos y la co­mu­na per­mi­tió que es­tos li­mi­ta­ran su me­di­da cau­te­lar ex­clu­si­va­men­te a Uni­ver­si­ta­rio --de­fi­ni­do por Es­tom­ba y ave­ni­da Alem, en­tre Pa­ra­guay y 1º de Mar­zo--, con lo cual la or­de­nan­za del nue­vo CPU sí ri­ge pa­ra el res­to de los ba­rrios in­vo­lu­cra­dos.

En re­su­men: el juez Ló­pez Cóp­po­la de­be­rá ace­le­rar la re­so­lu­ción del con­flic­to de­ter­mi­nan­do si el CPU apro­ba­do de­be va­ler o no.

De to­das ma­ne­ras, sea cual fue­re esa re­so­lu­ción, to­da­vía las par­tes ten­drán la po­si­bi­li­dad de ape­lar la sen­ten­cia, ge­ne­ran­do una nue­va di­la­ción y ale­jan­do el pla­zo de una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va.

El li­ti­gio de­jó un va­cío le­gal pa­ra las cons­truc­cio­nes en Uni­ver­si­ta­rio. Pe­se a que se anu­ló el úl­ti­mo CPU apro­ba­do, la Jus­ti­cia tam­po­co per­mi­te apli­car el an­te­rior.

las pro­tes­tas ve­ci­na­les rea­li­za­das en 2011. Tam­bién era fre­cuen­te ver a los re­si­den­tes de Uni­ver­si­ta­rio en el Con­ce­jo De­li­be­ran­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.