In­ves­ti­ga­do­res bus­can los me­di­ca­men­tos del fu­tu­ro en la­go Epe­cuén

El MIT y las uni­ver­si­da­des de Bar­ce­lo­na, UBA y Aus­tral cons­ta­ta­ron la exis­ten­cia de ar­queas. Son mi­cro­or­ga­nis­mos que so­bre­vi­ven en lu­ga­res don­de –teó­ri­ca­men­te- no pue­de exis­tir vi­da co­mo nor­mal­men­te la con­ce­bi­mos.

La Nueva - - PORTADA - Her­nán Guer­cio hguer­cio@la­nue­va.com

“Ve­ni­mos a bus­car mo­lé­cu­las, an­ti­bió­ti­cos, an­ti-pro­li­fe­ra­ti­vos, la cu­ra del Alz­hei­mer o del cáncer. Va­mos a crear un ban­co bio­ló­gi­co con las mues­tras que ob­te­ne­mos, con­ge­la­mos y ul­tra­con­ge­la­mos, para crear una gran li­bre­ría con todos es­tos com­pues­tos. Es­te es un pro­yec­to am­bi­cio­so cu­yo objetivo es bus­car los me­di­ca­men­tos del si­glo XXI”.

Javier Pe­dre­ño es un mé­di­co es­pa­ñol, in­ves­ti­ga­dor, bio­quí­mi­co y neu­ró­lo­go, que en el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (MIT) di­ri­ge un equi­po de in­ves­ti­ga­ción para el desa­rro­llo de me­di­ca­men­tos con­tra el cáncer. En la ac­tua­li­dad, jun­to con cien­tí­fi­cos de las uni­ver­si­da­des de Bar­ce­lo­na, la UBA y la Aus­tral re­co­lec­ta mues­tras en el la­go Epe­cuén -en el fu­tu­ro se su­ma­rán otros si­tios del te­rri­to­rio ar­gen­ti­no­bus­can­do re­pli­car el com­por­ta­mien­to de de­ter­mi­na­dos se­res vi­vos para co­piar­lo, sin­te­ti­zar­lo y apli­car­lo en di­ver­sas ra­mas de la medicina.

El pun­to de par­ti­da fue la con­fir­ma­ción de la pre­sen­cia de ar­queas en el la­go, unos mi­cro­or­ga­nis­mos que vi­ven en si­tua­cio­nes ex­tre­mó­fi­las, co­mo crá­te­res de vol­ca­nes, géi­se­res o mi­nas aban­do­na­das de sul­fú­ri­cos.

“Pertenecen al ter­cer reino de nues­tro pla­ne­ta: es­tán las eu­ca­rio­tas, las pro­ca­rio­tas y las ar­queas, que ven­drían a ser las pri­me­ras po­bla­do­ras de la Tie­rra. Es­to es fá­cil de en­ten­der: vi­ven sin oxígeno, con con­cen­tra­cio­nes de sal al­tí­si­mas, en tem­pe­ra­tu­ras de 120ºC o en con­cen­tra­cio­nes de áci­do sul­fú­ri­co. Es de­cir, las con­di­cio­nes que tu­vo ini­cial­men­te la vi­da”, ex­pli­có Nue­va.”. a “La

Ha­ce unas se­ma­nas se lo pu­do ver a Pe­dre­ño a bor­do del Pro­met­heus I, un ca­mión-la­bo­ra­to­rio de avan­za­da, por la cos­ta de Epe­cuén, to­man­do mues­tras y cla­si­fi­cán­do­las. Lue­go, es­tas eran en­via­das a la Uni­ver­si­dad Aus­tral -en Pi­lar- para se­guir es­tu­dián­do­las.

“Aquí (por el la­go) se con­cen­tran unos or­ga­nis­mos que nos van a ex­pli­car mu­cho so­bre el ori­gen de la vi­da; y en es­to las ar­queas son un pun­to cla­ve”, di­jo.

"Es­te ti­po de bac­te­rias so­lo es­tá en cier­tos lu­ga­res del pla­ne­ta, y Epe­cuén es uno de ellos. Por eso es­ta­mos aquí", aña­dió.

Lue­go, la bús­que­da con­ti­nua­rá por 10 o 12 pun­tos del país, co­mo la An­tár­ti­da, los Es­te­ros del Ibe­rá o Mi­sio­nes.

"La im­por­tan­cia de Epe­cuén no re­si­de so­lo en el he­cho que ten­ga una al­ta sa­li­ni­dad, sino por­que tie­ne mu­chas más co­sas. Más allá de sus pro­pie­da­des sa­na­ti­vas, tam­bién pue­de ser una fuen­te de ri­que­za. Si se des­cu­bren an­ti­bió­ti­cos en ba­se a los es­tu­dios que lle­va­mos a ca­bo, es­ta­mos ha­blan­do de la elaboración de me­di­ca­men­tos y be­ne­fi­cios por pa­ten­tes", di­jo.

Es­ta es, fun­da­men­tal­men­te, la otra pa­ta del pro­yec­to: los ro­yal­ties que se ob­ten­drán por el des­cu­bri­mien­to de nue­vas me­di­ci­nas.

En la ac­tua­li­dad, de las 7 mil pa­ten­tes que exis­ten, unas 2.500 sur­gie­ron a par­tir de la bio­di­ver­si­dad del he­mis­fe­rio sur; sin em­bar­go, to­das y ca­da una de esas 2.500 pa­ten­tes pertenecen a em­pre­sas del he­mis­fe­rio nor­te. Du­ran­te los úl­ti­mos 100 años, se cal­cu­la que han ge­ne­ra­do unos 100 tri­llo­nes de dó­la­res co­mo ga­nan­cia.

“En­ton­ces, el pro­yec­to Dar­win-La­marck tie­ne el objetivo de crear me­di­ca­men­tos, a par­tir de la uti­li­za­ción y co­no­ci­mien­to de las tec­no­lo­gías de pun­ta, y que las ga­nan­cias se que­den en el lu­gar”, se­ña­ló.

"No ve­ni­mos en for­ma tru­cha para lle­var­nos las co­sas, sino que ha­bla con los pro­pie­ta­rios del lu­gar, plan­tea­mos es­tra­te­gias de in­ves­ti­ga­ción y, so­bre to­do, el re­par­to de los be­ne­fi­cios", agre­gó.

Res­pe­to

Pe­dre­ño re­mar­có que el pro­yec­to tie­ne co­mo pre­mi­sas el res­pe­to del me­dio am­bien­te y la uti­li­za­ción de las tec­no­lo­gías pun­ta.

“An­tes, si en­con­trá­ba­mos al­go en una plan­ta que nos per­mi­tie­ra tra­tar una en­fer­me­dad, la única ma­ne­ra de con­se­guir­lo era yen­do por esa plan­ta y lle­var­se un mon­tón de ellas, lo que ter­mi­na­ba al­te­ran­do el me­dio.

“Hoy en día no es así: so­mos ob­ser­va­do­res, ob­te­ne­mos pe­que­ñas mues­tras, iden­ti­fi­ca­mos lo que hay den­tro y lo sin­te­ti­za­mos. Imi­ta­mos a la na­tu­ra­le­za y la res­pe­ta­mos; cuan­do más nor­ma­les son las con­di­cio­nes, más se en­cuen­tra el en­torno co­mo de­be y más in­for­ma­ción va a dar”, ex­pli­có.

El pro­yec­to, de­no­mi­na­do Dar­win-La­marck, cuen­ta con el aval de la Na­ción y de la Pro­vin­cia, ade­más de fi­nan­cia­mien­to pri­va­do de em­pre­sas ar­gen­ti­nas.

FO­TOS: RO­DRI­GO GAR­CÍA - LA NUE­VA.

ob­te­ni­das en Epe­cuén son con­ge­la­das y en­via­das a la Uni­ver­si­dad Aus­tral, don­de se desa­rro­lla­rá una ba­se de da­tos y se­rán es­tu­dia­das. Las mues­tras

Epe­cuén, tam­bién se ha­rán es­tu­dios en la An­tár­ti­da o Mi­sio­nes, por ejem­plo. Ade­más de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.