Los da­ños co­la­te­ra­les de la ges­tión

La Nueva - - El País - Por Ri­car­do Sa­las in­fo@la­nue­va.com Por pri­me­ra

La de­ci­sión que to­mó el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri de ir a bus­car ayu­da fi­nan­cie­ra FMI es mo­ti­vo de de­ba­tes y “vie­jos” pa­ses de fac­tu­ras en to­da la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

Na­tu­ral­men­te, la Go­ber­na­ción de ca­lle 6 in­gre­só en un vir­tual pro­ce­so de va­lo­ra­ción de da­ños de “ca­rro­ce­ría y pin­tu­ra” co­mo en un ta­ller me­cá­ni­co.

Lo que pa­re­ce inevi­ta­ble, por ol­fa­to, es el achi­que que apun­ta a re­du­cir el dé­fi­cit fis­cal. En prin­ci­pio, se­gún ex­pli­can ex­trao­fi­cial­men­te no po­cos mi­nis­tros de la go­ber­na­do­ra Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, la “ti­je­ra” pro­vo­ca­rá un mi­llo­na­rio re­cor­te eco­nó­mi­co y tal vez, la­bo­ral.

La Pro­vin­cia tie­ne in­ten­cio­nes de con­cre­tar una pru­den­te ne­go­cia­ción po­lí­ti­ca con la Na­ción por el re­cor­te de 8 mil mi­llo­nes de pe­sos en obras pú­bli­cas. Des­de el en­torno gu­ber­na­men­tal se ase­gu­ra que Vidal le arran­có a Ma­cri el com­pro­mi­so de que no se­rán de­te­ni­das las obras pú­bli­cas que ya se ini­cia­ron. Sí se­rán de­mo­ra­das las que no arran­ca­ron.

An­te una de las se­ma­nas más di­fí­ci­les y ne­ga­ti­vas pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción Vidal, los dipu­tados bo­nae­ren­ses de Cam­bie­mos in­ten­ta­ron ob­se­quiar­le un men­sa­je alen­ta­dor. “Se­gui­re­mos man­te­nien­do las me­tas pro­pues­tas y ejes de ges­tión en la Pro­vin­cia”. Fue du­ran­te una jor­na­da de tra­ba­jo coor­di­na­da por el el an­da­rie­go pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Jo­ven, Ma­nuel Mos­ca, en Mar del Pla­ta. La ex­cur­sión con­tó con la pre­sen­cia de los mi­nis­tros Joa­quín De La To­rre (Go­bierno) y Fe­de­ri­co Sua­rez (Asun­tos Pú­bli­cos). Ob­vio, el de­ba­te gi­ró en torno del te­ma más re­le­van­te. El aná­li­sis de la com­ple­ja co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca y la es­tra­te­gia que de­be­ra des­ple­gar la Go­ber­na­do­ra de acá en ade­lan­te.

En las dia­go­na­les tie­nen una cer­te­za. La or­den na­cio­nal es im­po­ner una re­duc­ción del dé­fi­cit a las pro­vin­cias y a las in­ten­den­cias mu­ni­ci­pa­les. Co­mo dis­ci­pli­na­da di­ri­gen­te del PRO, Vidal rá­pi­da­men­te ti­ró el achi­que con la ju­bi­la­ción di­gi­tal ex­prés en sue­lo bo­nae­ren­se anun­cian­do cam­bios en el trá­mi­te ju­bi­la­to­rio pa­ra em­plea­dos es­ta­ta­les. En la pri­mer eta­pa se­rá pa­ra tra­ba­ja­do­res del área edu­ca­ti­va.

Na­da es gra­tis

Vidal ya co­men­zó a pa­gar “cos­tos po­lí­ti­cos” en su pro­pia ima­gen po­si­ti­va co­mo con­se­cuen­cia di­rec­ta del du­ro au­men­to de ta­ri­fas dis­pues­to por la Ca­sa Ro­sa­da. A eso ha­brá que su­mar­le aho­ra un es­ce­na­rio ins­ti­tu­cio­nal de “re­cor­tes” que de­man­da­rá más de una an­ti­pa­ti­ca se­ñal de aus­te­ri­dad. La caí­da de ima­gen no es al­go irre­mon­ta­ble. Fal­ta un año y me­dio pa­ra la elec­ción 2019.

El desen­la­ce del po­si­ble acuer­do con el FMI pu­só a los alia­dos del PRO, los “li­li­tos” de Ca­rrió y a los ra­di­ca­les en una si­tua­ción de in­co­mo­di­dad bru­tal. A tal pun­to, que has­ta Fe­de­ri­co Sto­ra­ni (ex mi­nis­tro del In­te­rior du­ran­te el go­bierno ra­di­cal de Fer­nan­do de la Rúa) in­ten­tó gam­be­tear la co­yun­tu­ra sa­lien­do a de­cir que el ra­di­ca­lis­mo “no for­ma par­te de la coa­li­ción de go­bierno” que en­ca­be­za Ma­cri, sino que un sec­tor de la UCR só­lo for­mó par­te de “una coa­li­ción elec­to­ral”, al en­ten­der que, pa­ra con­si­de­rar­se par­te de una coa­li­ción de go­bierno, de­be­ría te­ner par­ti­ci­pa­ción en la to­ma de de­ci­sio­nes, al­go que, en los he­chos, no ocu­rre. Otros, di­rec­ta­men­te apun­ta­ron con­tra la so­ber­bia ma­cris­ta.

Has­ta ha­ce un par de se­ma­nas atrás, la Go­ber­na­do­ra no es­ta­ba acos­tum­bra­da a re­ci­bir ma­las no­ti­cias. Pe­ro eso al pa­re­cer cam­bió. En­ci­ma el fuer­te tem­po­ral de los úl­ti­mos días, for­zó a la Pro­vin­cia a im­ple­men­tar ta­reas de asis­ten­cia a los ve­ci­nos eva­cua­dos en de­ce­nas de mu­ni­ci­pios. En el ca­so pun­tual de La Pla­ta des­de aque­lla trá­gi­ca inun­da­ción del 2 de abril de 2013, la ad­mi­nis­tra­ción Vidal vie­ne rea­li­zan­do (des­de que co­men­zó la ges­tión en 2015) me­dio cen­te­nar de obras hi­dráu­li­cas por mi­llo­nes de dó­la­res, pe­ro re­cién esos tra­ba­jos es­ta­rían fi­na­li­za­dos es­te año.

La man­da­más de Cam­bie­mos ne­ce­si­ta for­ta­le­cer la es­tra­te­gia le­gis­la­ti­va. Días atrás, con el re­cha­zo de to­do el ar­co opo­si­tor y pe­se al ma­les­tar de los in­ten­den­tes – in­clui­dos los de Cam­bie­mos -el ofi­cia­lis­mo “ama­ri­llo” en el Se­na­do lo­gró dar­le me­dia san­ción al pro­yec­to gu­ber­na­men­tal y que bus­ca qui­tar im­pues­tos de las fac­tu­ras de ser­vi­cios pú­bli­cos.

Pe­ro aho­ra la ini­cia­ti­va ofi­cial – que eli­mi­na de la ta­ri­fa de ser­vi­cios una se­rie de im­pues­tos que re­cau­dan los mu­ni­ci­pios en con­cep­to de ener­gía eléc­tri­ca y ser­vi­cios sa­ni­ta­rios de agua y cloa­cas – de­be­rá ser de­ba­ti­da du­ran­te la pró­xi­ma se­sión en Dipu­tados. Allí, so­bre el pa­la­cio de ca­lle 53, Cam­bie­mos tie­ne una fuer­te pri­me­ra mi­no­ría en el re­cin­to pe­ro el pro­yec­to po­dría nau­fra­gar por el re­cha­zo de la ma­yo­ría de la opo­si­ción parlamentaria.

vez, la go­ber­na­do­ra afron­ta una pér­di­da de po­pu­la­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.