Los bi­lle­tes que ya no se­rán

La si­tua­ción no es nue­va: en los úl­ti­mos cua­ren­ta años, el pe­so ar­gen­tino ha re­sig­na­do na­da me­nos que 13 (tre­ce) ce­ros.

La Nueva - - Opinión. - Co­nec­ta­te a la­nue­va.com/opi­nion se­gui­nos vía Twit­ter en @la­nue­va­web

LA IN­FLA­CIÓN es un mal en­dé­mi­co de la Ar­gen­ti­na.

DES­DE LA dé­ca­da del 40 ha si­do ele­va­da, siem­pre pre­sen­te y ame­na­zan­te.

ES UN com­po­nen­te des­es­ta­bi­li­za­dor, per­sis­ten­te en sus efec­tos ne­ga­ti­vos y una cons­tan­te ame­na­za pa­ra el mer­ca­do eco­nó­mi­co.

PE­RO ADE­MÁS es un com­po­nen­te del mer­ca­do que, a es­ta al­tu­ra es evi­den­te, na­die pa­re­ce po­der ma­ne­jar ni con­tro­lar. Que da por tie­rra con to­dos los diag­nós­ti­cos y lec­tu­ras y a los su­pues­tos en­ten­di­dos en es­tas li­des, los eco­no­mis­tas, a los que per­ma­nen­te­men­te tie­ne en ja­que.

UNA DE las con­se­cuen­cias de la in­fla­ción, que pue­de re­sul­tar anec­dó­ti­ca pe­ro que es con­tun­den­te en cuan­to a sus efec­tos, es la pér­di­da de va­lor de la mo­ne­da, la des­apa­ri­ción de los ce­ros y la en­tra­da en com­ple­ta fal­ta de va­lor de los bi­lle­tes.

LA SA­LI­DA de cir­cu­la­ción de los bi­lle­tes de dos pe­sos, los pri­me­ros con esa va­lo­ra­ción en im­pri­mir­se en el país, más allá de su mal es­ta­do lue­go de ca­si 30 años de cir­cu­la­ción, es una mues­tra de có­mo es­tos de­jan de ser úti­les.

LA HIS­TO­RIA de los bi­lle­tes per­di­dos no es nue­va. En los úl­ti­mos cua­ren­ta años, el pe­so ar­gen­tino ha re­sig­na­do na­da me­nos que 13 (tre­ce) ce­ros.

QUIEN TE­NÍA en 1978, año del mun­dial ar­gen­tino, un mi­llón de mi­llo­nes de pe­sos, hoy lo re­em­pla­za con una sim­ple, or­di­na­ria y li­via­na mo­ne­da de un pe­so.

EN CA­DA opor­tu­ni­dad en que el Ban­co Cen­tral de­be co­men­zar a im­pri­mir nue­vos bi­lle­tes de más al­ta de­no­mi­na­ción, es­tá re­co­no­cien­do que la rue­da de la in­fla­ción avan­za sin res­pe­tar go­bier­nos, po­lí­ti­cas ni pro­pues­tas.

YA CIR­CU­LAN bi­lle­tes de 200, de 500 y de 1.000 pe­sos, cuan­do no ha­ce de­ma­sia­do mu­chos co­mer­cios no acep­ta­ban bi­lle­tes de 100.

“¿LA SI­TUA­CIÓN pue­de ir peor?”, po­drá pre­gun­tar al­gún dis­traí­do. Cla­ro que sí. La Ar­gen­ti­na lle­gó a con­tar, a me­dia­dos de los años 80, con un bi­lle­te de un mi­llón de pe­sos.

SI SE quie­re un consuelo, pue­de pen­sar­se que hu­bo paí­ses co­mo Zim­ba­bue que tu­vie­ron un bi­lle­te de 100 mil mi­llo­nes y que en la dé­ca­da del 40 los hún­ga­ros te­nían un pa­pel de 100 tri­llo­nes de pen­gos (el 1 más 19 ce­ros).

MAL DE mu­chos consuelo de ton­tos, se sue­le de­cir. La fra­se vie­ne a cuen­to en un país don­de, ha­ce de­ma­sia­do po­co, es­ta­ban de mo­da los lo­ca­les que ofre­cían “to­do por dos pe­sos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.