Lorena Fran­ca­ni: “No sa­ber a lo que me en­fren­to me ha­ce bien”

La atle­ta bahien­se co­rrió por pri­me­ra vez ofi­cial­men­te 85 ki­ló­me­tros, en el mar­co del Cam­peo­na­to Mun­dial de Ul­tra Trail. “No me da mie­do au­men­tar el ki­lo­me­tra­je”, con­fe­só.

La Nueva - - Deportes - Ni­co­lás Ba­tis­ta nba­tis­ta@la­nue­va.com

sa a la ig­no­ran­cia co­mo ar­gu­men­to pa­ra jus­ti­fi­car su sa­cri­fi­cio, y a la pa­sión por co­rrer y co­rrer co­mo mé­to­do pa­ra qui­tar­se el mie­do de su­mar ki­ló­me­tros re­co­rri­dos en com­pe­ten­cia.

Lu­cien­do su nú­me­ro 3.111 por lo al­to de Cas­te­llón (Es­pa­ña), la bahien­se Lorena Fran­ca­ni ex­ten­dió su lí­mi­te, su “ki­lo­me­tra­je per­so­nal”, tras ter­mi­nar 180ª en la cla­si­fi­ca­ción ge­ne­ral del Cam­peo­na­to Mun­dial de Ul­tra Trail (58ª en­tre las damas, de 300 par­ti­ci­pan­tes), que se desa­rro­lló en la an­te­vís­pe­ra en Es­pa­ña, so­bre una dis­tan­cia de 85,3 ki­ló­me­tros (iné­di­ta pa­ra ella).

“Es­toy con­ten­ta por­que nun­ca ha­bía co­rri­do 85 km. y lo pu­de ha­cer en un Mun­dial. Te­nien­do en cuen­ta ese de­but en la dis­tan­cia, que no sa­bía con qué me en­fren­ta­ba, me fue re­la­ti­va­men­te muy bien”, ex­pre­só Fran­ca­ni, quien re­gis­tró un tiem­po de 12 ho­ras, 28 mi­nu­tos y 53 se­gun­dos.

Su fre­ne­sí por co­rrer apa­re­ció en 2014. Des­de allí, no se de­tu­vo...

“Arran­qué ha­ce po­co y fui su­man­do ki­ló­me­tros. No me da mie­do au­men­tar el ki­lo­me­tra­je. Es me­dio alo­ca­do, pe­ro la ig­no­ran­cia de no sa­ber a lo que me en­fren­to me ha­ce bien. Ob­via­men­te, siem­pre pla­ni­fi­cán­do­lo con Se­bas­tián Bic­ci­con­ti (su en­tre­na­dor)”, con­tó la bahien­se.

El desafiar a lo des­co­no­ci­do la lle­vó a es­ta ci­ta mun­dia­lis­ta pa­ra cum­plir una nue­va me­ta.

U“Lle­gué en­te­ra, an­du­ve muy bien du­ran­te to­da la ca­rre­ra, pe­ro tu­ve una sen­sa­ción de ca­lor y des­hi­dra­ta­ción. Fue un día con al­ta tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad. En ca­rre­ra tu­ve que to­mar seis li­tros de agua, más sa­les hi­dra­tan­tes, por­que el ca­lor era de­ma­sia­do. Y se co­rrió en el me­dio del bos­que, así que ha­bía mu­cha hu­me­dad. Era to­do por mon­ta­ña y las subidas fue­ron muy du­ras”, re­pa­só.

Esas con­di­cio­nes cli­má­ti­cas se su­ma­ron a las na­tu­ra­les exi­gen­cias del tra­za­do que se uti­li­za pa­ra desa­rro­llar el Pen­ya­go­lo­sa Trail, una de las ca­rre­ras más du­ras del mun­do: tie­ne 4.900 me­tros de des­ni­vel po­si­ti­vo y de 3.690 me­tros ne­ga­ti­vo.

Ar­gen­ti­na es­tu­vo re­pre­sen­ta­da por otros 10 atle­tas. Los ga­na­do­res fue­ron Luis Al­ber­to Her­nan­do (Es­pa­ña) y Rag­na De­bats (Ho­lan­da).

No obs­tan­te, ese ri­gor no opa­có la sa­tis­fac­ción de es­tar en un Mun­dial, com­ple­men­ta­da por una dis­fru­ta­ble vis­ta.

“Ha­bía mon­ta­ñas di­vi­nas, se po­dían ver gran­des pai­sa­jes des­de Pe­ña­go­lo­sa, la mon­ta­ña más al­ta de Cas­te­llón. En un mo­men­to ha­bía tan­tos pi­nos que me pa­re­cía es­tar en los Al­pes sui­zos. Y des­pués, en ca­da abas­te­ci­mien­to se en­tra­ba a un pue­blo an­ti­guo, en don­de la gen­te alen­ta­ba, aplau­día. Fue her­mo­so”, re­cor­dó Fran­ca­ni, quien se desen­vol­vió a una ve­lo­ci­dad pro­me­dio de 7,06 km. por ho­ra, de­mos­tran­do un gran sprint so­bre el cie­rre.

“Lle­gué con res­to al úl­ti­mo tra­mo, que ade­más era ba­ja­da. Mu­chos se co­men las pier­nas an­tes con tan­tas subidas y es ver­dad que ca­si no te que­da naf­ta pa­ra lo úl­ti­mo. Pe­ro bueno, en mi ca­so, des­pués de 11 ho­ras, me que­dó ener­gía pa­ra ha­cer eso”, co­men­tó.

La mis­ma ener­gía que man­ten­drá pa­ra en­fren­tar­se a lo des­co­no­ci­do.

GENTILEZA DIE­GO WINITZKY

En ple­na ba­ja­da, Lorena Fran­ca­ni cui­da sus pa­sos pa­ra no tro­pe­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.