On­ce, la tra­ge­dia y los cul­pa­bles

La con­de­na dic­ta­da a los res­pon­sa­bles del he­cho es una se­ñal alen­ta­do­ra en un país acos­tum­bra­do a la im­pu­ni­dad.

La Nueva - - Opinión. - Co­nec­ta­te a se­gui­nos vía Twit­ter en

la­nue­va.com/opi­nion @la­nue­va­web HA­CE SEIS años, en fe­bre­ro de 2012, se acer­ca­ba a la es­ta­ción de On­ce una de las tan­tas for­ma­cio­nes de tre­nes que cir­cu­lan ca­da día, ca­da ho­ra, ca­da mi­nu­to, por las vías por­te­ñas, so­bre­car­ga­das de pa­sa­je­ros, en con­di­cio­nes a ve­ces inen­ten­di­bles.

EL TREN fue dis­mi­nu­yen­do su ve­lo­ci­dad a me­di­da que se acer­ca­ba al fi­nal del re­co­rri­do, pe­ro al­go no se hi­zo de la manera ade­cua­da y la for­ma­ción fue a dar, a 20 km/h, con­tra los pa­ra­gol­pes de pun­ta de los an­de­nes.

LA VE­LO­CI­DAD fue su­fi­cien­te pa­ra ge­ne­rar una ver­da­de­ra tra­ge­dia.

LOS TRES pri­me­ros va­go­nes se aplas­ta­ron uno con­tra otro, ge­ne­ran­do un rui­do que es­pan­tó a to­dos.

EN SE­GUN­DOS per­die­ron la vi­da 51 per­so­nas, mien­tras que unas 700 re­sul­ta­ban he­ri­das. Era el ini­cio de la de­no­mi­na­da “Tra­ge­dia de On­ce”, la ter­ce­ra fe­rro­via­ria con re­sul­ta­dos más pe­no­sos en la his­to­ria del país.

POR ES­TAS ho­ras, se en­tre­ga­ron a la jus­ti­cia los úl­ti­mos tres con­de­na­dos, so­bre un to­tal de 28 acu­sa­dos en­con­tra­dos cul­pa­bles, y se con­de­nó al ex­mi­nis­tro Ju­lio De Vi­do, lo cual da una idea de lo com­ple­jo de la tra­ma del ac­ci­den­te pe­ro tam­bién abre una nue­va pá­gi­na pa­ra es­te ti­po de he­chos.

EN UN país de­ma­sia­do acos­tum­bra­do a que es­tas tra­ge­dias que­den im­pu­nes o se di­lu­yan de­trás de acu­sa­cio­nes va­cías, en es­ta opor­tu­ni­dad la jus­ti­cia se ocu­pó de es­ta­ble­cer di­fe­ren­tes gra­dos de res­pon­sa­bi­li­da­des, aten­dien­do a que mu­chas ve­ces es­te ti­po de ac­ci­den­tes son con­se­cuen­cia de irres­pon­sa­bi­li­da­des que al­can­zan a cua­dros em­pre­sa­ria­les y po­lí­ti­cos.

EN ES­TE ca­so es­tán de­te­ni­dos hom­bres que ocu­pa­ban pues­tos cla­ves en el go­bierno, el ca­so del ex­se­cre­ta­rio de trans­por­te, Juan Pa­blo Schia­vi, o el pre­si­den­te del gru­po TBA, con­ce­sio­na­rio de la lí­nea Sar­mien­to del fe­rro­ca­rril.

TAM­BIÉN OTROS di­rec­ti­vos y has­ta la per­so­na que ma­ne­ja­ba la má­qui­na el día de la tra­ge­dia.

CA­DA CUAL tuvo de­re­cho a de­fen­sa, un jui­cio, ape­la­cio­nes y has­ta otros re­cur­sos to­da­vía via­bles.

PE­RO NO de­ja de ser tras­cen­den­te que ca­da cual que ocu­pa car­gos re­le­van­tes se­pa que se tra­ta de al­go más que aten­der te­lé­fo­nos, fir­mas pa­pe­les o co­brar re­ga­lías. Hay una res­pon­sa­bi­li­dad im­por­tan­te que se de­be aten­der y cum­plir. Siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.