Bra­sil: cam­pa­ña al ro­jo vi­vo

La Nueva - - Opinión. - OTRAS VO­CES por Héc­tor Ve­las­co Héc­tor Ve­las­co es pe­rio­dis­ta de la agen­cia AFP-NA.

El due­lo por la se­gun­da vuel­ta en Bra­sil se aden­tró es­te vier­nes en el te­rreno de la pro­pa­gan­da te­le­vi­si­va: sin de­jar de ex­plo­tar el mie­do, los dos can­di­da­tos bus­can se­du­cir con su la­do más sen­si­ble tras des­pe­lle­jar­se en re­des.

En su in­ten­to por lle­gar al seg­men­to de la po­bla­ción de me­nos re­cur­sos, que no es­tá en Fa­ce­book ni en Twit­ter ni en Ins­ta­gram, el ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro y el iz­quier­dis­ta Fer­nan­do Had­dad co­men­za­ron a ha­cer uso del tiem­po gra­tui­to en te­le­vi­sión y ra­dio que les ga­ran­ti­za la ley elec­to­ral.

En sus pie­zas pu­bli­ci­ta­rias, ca­da una de cin­co mi­nu­tos y que se trans­mi­ti­rán dia­ria­men­te has­ta vís­pe­ras de la elec­ción, am­bos in­ten­ta­ron ex­plo­tar las emo­cio­nes.

In­clu­so Bol­so­na­ro ape­ló al llan­to an­te las cá­ma­ras, y el se­gun­do a sus do­tes con la gui­ta­rra.

Aun­que eso sí, nin­guno re­nun­ció a la es­tra­te­gia del mie­do en un país aco­sa­do por la in­se­gu­ri­dad, el des­em­pleo y la co­rrup­ción, que qui­zá vi­ve su cam­pa­ña más po­la­ri­za­da y elec­tri­zan­te des­de el re­torno a la de­mo­cra­cia en 1985.

En el pri­mer turno, Bol­so­na­ro ob­tu­vo 46% de los vo­tos y Had­dad 29%.

De ca­ra al ba­lo­ta­je del 28 de oc­tu­bre, la más re­cien­te en­cues­ta le da la vic­to­ria al can­di­da­to del Par­ti­do So­cial Li­be­ral (PSL) con el 58% de los apo­yos fren­te al 42% de Had­dad, del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT).

En la cam­pa­ña por el pri­mer turno, Bol­so­na­ro con­tó con ocho se­gun­dos de pro­pa­gan­da te­le­vi­si­va gra­tui­ta con­tra los dos mi­nu­tos y 30 se­gun­dos de su ri­val, lo que no le evi­tó arro­llar en las ur­nas.

El jue­ves Bol­so­na­ro de­cla­ró ser un “ad­mi­ra­dor” de Do­nald Trump.

“Él quie­re un Es­ta­dos Uni­dos gran­de, yo quie­ro un Bra­sil gran­de”, afir­mó.

Tam­bién ne­gó ser un hom­bre de ex­tre­ma de­re­cha y se pre­sen­tó an­te los me­dios co­mo un so­bre­vi­vien­te ben­de­ci­do por Dios, tras la pu­ña­la­da que re­ci­bió en un mi­tin el 6 de sep­tiem­bre.

Un abre­bo­cas de la ima­gen que qui­so pro­yec­tar en la te­le­vi­sión abier­ta es­te vier­nes.

Des­pués de agi­tar los fan­tas­mas de Cu­ba - “el país más atra­sa­do del mun­que, do”- y de una Ve­ne­zue­la “de­vas­ta­da”, Bol­so­na­ro ad­vir­tió que Bra­sil es­tá en el fi­lo del “abis­mo” por cul­pa de los pro­gra­mas de iz­quier­da que alen­tó el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT).

Sin ahon­dar en pro­pues­tas de go­bierno, pa­só lue­go a mos­trar­se co­mo un hom­bre de fa­mi­lia y con­fe­só en­tre llan­to por pe­di­do de su es­po­sa, de­ci­dió re­ver­tir su va­sec­to­mía pa­ra vol­ver a ser pa­dre, por quin­ta vez.

“Cam­bió mu­cho mi vi­da con la lle­ga­da de Lau­ra y agra­dez­co a Dios y a mi es­po­sa por ella”, afir­mó.

De su la­do Had­dad, quien lu­cha a bra­zo par­ti­do pa­ra re­mon­tar la des­ven­ta­ja, apro­ve­chó sus cin­co mi­nu­tos pa­ra de­nun­ciar los epi­so­dios de vio­len­cia que han em­pa­ña­do la cam­pa­ña en los úl­ti­mos días y men­cio­nar al­gu­nas de sus pro­pues­tas, co­mo la crea­ción de em­pleo y sa­la­rio mí­ni­mo fuer­te.

En la pro­pa­gan­da del PT, se en­dil­gan a su­pues­tos se­gui­do­res del ex­mi­li­tar los ca­sos de “mu­je­res que son agre­di­das en las ca­lles” por su­pues­tos se­gui­do­res del ex­mi­li­tar.

De 55 años, Had­dad tam­bién se mues­tra co­mo un hom­bre de ho­gar, pa­dre de dos hi­jos, que ha si­do pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, mi­nis­tro de Edu­ca­ción y al­cal­de de Sao Pau­lo que “ade­más to­ca gui­ta­rra”.

“Nues­tra cam­pa­ña es de la sin­ce­ri­dad y la paz, con­tra los ata­ques y las men­ti­ras en What­sapp”, sos­tie­ne el iz­quier­dis­ta.

Had­dad asu­mió la can­di­da­tu­ra del PT el 11 de sep­tiem­bre en re­em­pla­zo del ex­pre­si­den­te Luiz Iná­cio Lula da Sil­va, quien fue en­via­do a la cár­cel ba­jo car­gos de co­rrup­ción.

Tras la pri­me­ra vuel­ta, Lula en­vió un re­ca­do a su hi­jo po­lí­ti­co pi­dién­do­le que de­ja­ra de vi­si­tar­lo y se con­cen­tra­ra en la con­tien­da de­fi­ni­ti­va.

Sin em­bar­go, Had­dad in­clu­yó en su pu­bli­ci­dad unas pa­la­bras elo­gio­sas del ex­pre­si­den­te (2003-2010), con lo que pu­so en en­tre­di­cho la idea de que bus­ca­ría des­mar­car­se de la ima­gen de Lula en el tre­cho de­fi­ni­ti­vo de la cam­pa­ña.

El ex­mi­nis­tro es­pe­ra que la te­le­vi­sión le sir­va pa­ra re­pun­tar en la in­ten­ción de vo­to en me­dio de la pe­lea sin tre­gua que libra en las re­des so­cia­les, en las que sue­le re­fe­rir­se a Bol­so­na­ro co­mo un “men­ti­ro­so y char­la­tán”.

Por su par­te, el ex­mi­li­tar re­tra­ta a su ad­ver­sa­rio co­mo el re­ca­de­ro de un “co­rrup­to” y ha des­car­ta­do de mo­men­to, por “ra­zo­nes es­tra­té­gi­cas”, so­me­ter­se a un de­ba­te te­le­vi­si­vo.

“El ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro y el iz­quier­dis­ta Fer­nan­do Had­dad (fo­to) se dispu­tan los vo­tos del elec­to­ra­do bra­si­le­ño. Los nú­me­ros pa­re­cen fa­vo­re­cer cla­ra­men­te al pri­me­ro.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.