El dé­fi­cit fis­cal equi­va­le al 42 por cien­to del di­ne­ro que tie­ne la gen­te

El da­to de­mues­tra que fi­nan­ciar el agu­je­ro fis­cal con emi­sión de di­ne­ro, re­nun­cian­do al ajus­te, pro­vo­ca­ría una hi­per­in­fla­ción. Ex­pan­dir in­gre­sos tri­bu­ta­rios y or­de­nar el fun­cio­na­mien­to es­ta­tal se­ría el ca­mino in­di­ca­do.

La Nueva - - Economía. Panorama -

An­te las zo­zo­bras que ge­ne­ra un va­lor del dó­lar al­to e ines­ta­ble, el Ban­co Cen­tral ele­vó al 73% la ta­sa de in­te­rés de re­fe­ren­cia. Es­to lle­va a que el cos­to de fi­nan­cia­mien­to pa­ra la ma­yo­ría de las em­pre­sas y con­su­mi­do­res su­pere el 80%. Ba­jo es­tas con­di­cio­nes es inevi­ta­ble que se pro­fun­di­ce la re­ce­sión y, aso­cia­do a ello, la des­truc­ción de em­pleos.

Mien­tras tan­to, des­de dis­tin­tos sec­to­res, in­clu­so des­de el ex­te­rior, se in­ten­si­fi­can las crí­ti­cas al ajus­te. Al­gu­nos po­nen én­fa­sis en las di­fi­cul­ta­des de au­men­tar impuestos y re­du­cir gas­tos pa­ra ten­der al dé­fi­cit pri­ma­rio ce­ro. Otros en que ta­sas de in­te­rés a ni­ve­les exor­bi­tan­tes es­tá da­ñan­do se­ve­ra­men­te el apa­ra­to pro­duc­ti­vo. An­te es­tos cues­tio­na­mien­tos ca­be pre­gun­tar­se si el ajus­te fis­cal y las al­tas ta­sas de in­te­rés: ¿Son un ca­pri­cho de los fun­cio­na­rios o un he­cho fác­ti­co im­pues­to por la reali­dad? En otras pa­la­bras: ¿Exis­ten al­ter­na­ti­vas pa­ra se­guir fi­nan­cian­do el dé­fi­cit fis­cal sin exa­cer­bar el dó­lar ni las ta­sas de in­te­rés?

Pa­ra bus­car una res­pues­ta re­sul­ta útil com­pa­rar el dé­fi­cit fis­cal res­pec­to a la can­ti­dad de di­ne­ro en po­der del pú­bli­co. Se­gún in­for­ma­ción del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da y del Ban­co Cen­tral, se ob­ser­va que:

* El dé­fi­cit fis­cal to­tal del Te­so­ro Na­cio­nal as­cen­de­rá en el 2018 a $765 mil mi­llo­nes (5,5% del PBI).

La can­ti­dad to­tal de di­ne­ro que la gen­te tie­ne en efec­ti­vo, cuen­tas co­rrien­tes y ca­jas de aho­rro as­cien­de a $1,8 bi­llo­nes (13% del PBI).

Es­to im­pli­ca que el dé­fi­cit fis­cal re­pre­sen­ta el 42% del di­ne­ro que tie­ne la gen­te.

Es­tos da­tos mues­tran que si el go­bierno de­ci­die­ra re­nun­ciar al ajus­te fis­cal y fi­nan­ciar­lo só­lo con emi­sión, la can­ti­dad de di­ne­ro en ma­nos de la gen­te au­men­ta­ría más del 40%.

Si los ar­gen­ti­nos acu­mu­la­ran esos pe­sos sin vol­car­los a ma­yor con­su­mo ni com­prar más dó­la­res, la es­tra­te­gia se­ría via­ble. Pe­ro co­mo es pre­vi­si­ble que, an­te se­me­jan­te shock mo­ne­ta­rio, la gen­te rá­pi­da­men­te se des­pren­da de los pe­sos con­su­mien­do y com­pran­do dó­la­res, el fi­nan­cia­mien­to mo­ne­ta­rio del dé­fi­cit fis­cal lle­va­ría a la hi­per­in­fla­ción.

Es de­cir que, si no se ba­ja el dé­fi­cit fis­cal, es im­po­si­ble aban­do­nar la es­tra­te­gia del Ban­co Cen­tral de su­bir las ta-

Si no se ba­ja el dé­fi­cit fis­cal, es im­po­si­ble aban­do­nar la es­tra­te­gia del Ban­co Cen­tral de su­bir las ta­sas de in­te­rés pa­ra ab­sor­ber con más deu­da los pe­sos emi­ti­dos.

sas de in­te­rés pa­ra ab­sor­ber con más deu­da los pe­sos emi­ti­dos.

Tam­po­co es via­ble mo­ri­ge­rar los efec­tos re­ce­si­vos del ajus­te fis­cal con una re­duc­ción sus­tan­ti­va de la ta­sa de in­te­rés.

En la ac­tua­li­dad el Ban­co Cen­tral tie­ne acu­mu­la­da deu­das de muy cor­to pla­zo con la gen­te (Le­bac) y con los ban­cos (Le­liq) por $ 800 mil mi­llo­nes (5,8% del PBI).

Es­to sig­ni­fi­ca que, si el Ban­co Cen­tral re­du­ce la ta­sa de in­te­rés y to­da es­ta deu­da se mo­ne­ti­za, la can­ti­dad de di­ne­ro en ma­nos del pú­bli­co au­men­ta­ría tam­bién en más de un 40% pro­vo­can­do un im­pac­to análo­go al que ten­dría fi­nan­ciar el dé­fi­cit fis­cal con emi­sión mo­ne­ta­ria.

Por eso, en lu­gar de dis­traer ener­gías en al­ter­na­ti­vas in­con­du­cen­tes, es fun­da­men­tal dar se­ña­les cla­ras y con­vin­cen­tes de que se va a eli­mi­nar el dé­fi­cit fis­cal.

El pre­su­pues­to va en el sen­ti­do co­rrec­to, pe­ro es in­su­fi­cien­te.

Por un la­do, por­que pa­ra dar­le sus­ten­ta­bi­li­dad a los in­gre­sos hay que me­jo­rar la ad­mi­nis­tra­ción tri­bu­ta­ria apun­tan­do a re­cau­dar más, no con nue­vos impuestos, sino ex­pan­dien­do la ba­se tri­bu­ta­ria y re­du­cien­do la elu­sión y la eva­sión.

Por el otro, por­que la re­duc­ción de gas­tos no de­be­ría re­po­sar en re­cor­tes so­bre la in­ver­sión sino en re­for­mas del sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial y la eli­mi­na­ción de pro­gra­mas na­cio­na­les que se su­per­po­nen con fun­cio­nes a car­go de las pro­vin­cias y mu­ni­ci­pios.

En la tran­si­ción, es re­co­men­da­ble ape­lar a me­di­das in­no­va­do­ras. Por ejem­plo, en Chi­le el sec­tor de las py­mes es­tá im­pul­san­do que las grandes em­pre­sas no pue­dan to­mar los cré­di­tos de IVA de fac­tu­ras que no fue­ron can­ce­la­das.

Es una manera de des­alen­tar que se fi­nan­cien a cos­ta de sus pro­vee­do­res (ade­más de me­jo­rar la re­cau­da­ción tri­bu­ta­ria).

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

se des­pren­de rá­pi­da­men­te de los pe­sos y eso in­ci­de ne­ga­ti­va­men­te so­bre la ta­sa de in­fla­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.