Ma­tías Ma­ta lle­gó des­de Me­de­llín pa­ra sa­car a los chi­cos de la dro­ga

Se lla­ma Ma­tías Ma­ta y co­la­bo­ra en un cen­tro de día que re­ci­be a unos 150 chi­cos que pa­de­cen adic­cio­nes.

La Nueva - - Portada - Ser­gio Prie­ta sprie­ta@la­nue­va.com

“Que­re­mos que los chi­cos ven­gan y que apren­dan a ser li­bres”, ex­pli­có Ma­tías so­bre los ob­je­ti­vos de Ca­lle Be­lén, un cen­tro de día inau­gu­ra­do que bus­ca con­te­ner y chi­cos con adic­cio­nes a las dro­gas.

Ma­tías Ma­ta na­ció en Bahía Blan­ca y en 2012 vi­vió un año en Me­de­llín, Co­lom­bia, la ciu­dad des­de la que ope­ra­ba Pa­blo Es­co­bar pa­ra dis­tri­buir­le co­caí­na al mun­do y en la que sem­bró muer­tes y cien­tos de chi­cos adic­tos.

A esos años de vio­len­cia so­bre­vi­vió una or­ga­ni­za­ción sa­le­sia­na lla­ma­da Ciu­dad Don Bos­co, que des­de en­ton­ces lle­va ade­lan­te va­rias ini­cia­ti­vas pa­ra re­cu­pe­rar a los jó­ve­nes y re­in­ser­tar­los a la so­cie­dad.

Ope­ra den­tro de los mis­mos ba­rrios que man­dó a cons­truir Es­co­bar y ofre­ce la opor­tu­ni­dad de es­tu­diar y apren­der di­fe­ren­tes ofi­cios. Lo más im­por­tan­te es que acom­pa­ña a esos ado­les­cen­tes des­de la vi­da es­co­lar a la la­bo­ral.

“Si bien con­tex­to de Me­de­llín es muy di­fe­ren­te al de Bahía Blan­ca, pe­ro de aque­lla ex­pe­rien­cia in­ten­ta­mos co­piar los pro­yec­tos que ayu­dan a que los chi­cos sal­gan ade­lan­te”, con­tó Ma­ta.

Días atrás jun­to al cu­ra vi­lle­ro Pe­pe Di Pao­la inau­gu­ra­ron Ca­lle Be­lén, un cen­tro que reúne a unos 150 chi­cos bahien­ses con pro­ble­mas con las dro­gas.

“Ve­ni­mos tra­ba­jan­do ha­ce dos años en es­ta or­ga­ni­za­ción y des­de mu­cho an­tes con los Pi­bes de Don Bos­co”, ex­pli­có.

Le­jos de ha­blar de la dro­ga co­mo el cen­tro del pro­ble­ma, Ma­ta opi­nó que per­ci­be que “los chi­cos es­tán muy so­los”, que mu­chos de los que ne­ce­si­tan asis­ten­cia ni si­quie­ra tie­nen do­cu­men­tos de iden­ti­dad, que no sa­ben leer ni es­cri­bir y que en ese mar­co de aban­dono es don­de la adic­ción le ga­na a la vi­da.

“Hay que dis­tin­guir el uso del abu­so de las sus­tan­cias. El uso es ca­da día más co­mún tan­to en dro­gas le­ga­les co­mo ile­ga­les y mu­cho más fre­cuen­te de lo que ima­gi­na­mos”.

Lo más con­su­mi­do en nues­tra ciu­dad es el al­cohol, la mez­cla con pas­ti­llas y otras dro­gas co­mo la ma­rihua­na.

“No hay dis­tin­ción de cla­ses so­cia­les y el te­ma es muy com­ple­jo de abor­dar”, di­jo.

Tam­bién opi­nó que “los pi­bes es­tán muy so­los” y que fal­ta mu­cho diá­lo­go en­tre los ado­les­cen­tes y adul­tos y que eso afec­ta tan­to a los chi­cos en si­tua­ción de ca­lle co­mo a los que tie­nen fa­mi­lia y asis­ten a co­le­gios pri­va­dos.

“La dro­ga es un emer­gen­te de otros fla­ge­los, es una con­se­cuen­cia de so­le­dad, el su­fri­mien­to y el aban­dono, pe­ro es po­si­ble es­ca­par de to­do eso. Es­toy con­ven­ci­do que to­do chi­co es re­cu­pe­ra­ble y hay mi­les de ejem­plos pa­ra de­mos­trar­lo”, opi­nó.

El ho­gar fun­cio­na me­dian­te un con­ve­nio con el Se­dro­nar y con las do­na­cio­nes que se re­ci­ben de par­ti­cu­la­res.

“No bus­ca­mos im­po­ner na­da y le da­mos a los pi­bes he­rra­mien­tas pa­ra que pue­dan ele­gir un ca­mino y que no ten­gan que vi­si­tar­nos más”.

Ma­tías Ma­ta, en ple­na la­bor con los chi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.