Las pe­nas del fútbol ar­gen­tino

La cul­tu­ra de­por­ti­va ha que­da­do en el ol­vi­do. Na­die ha lo­gra­do en­con­trar una res­pues­ta a es­ta difícil pro­ble­má­ti­ca.

La Nueva - - Opinión. - Co­nec­ta­te a se­gui­nos vía Twit­ter en

la­nue­va.com/opi­nion @la­nue­va­web SI BIEN es cier­to que va­rios por­ta­les in­ter­na­cio­na­les ase­gu­ran que el clá­si­co en­tre Bo­ca Ju­niors y Ri­ver Pla­te es uno de los más tras­cen­den­tes del mun­do, ha­brá que ana­li­zar con se­rie­dad cuán­tos lu­ga­res del pla­ne­ta es­tán tan in­te­re­sa­dos o con­mo­vi­dos por la fi­nal que ju­ga­rán es­tos equi­pos por la fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res.

CUAL­QUIER DESPABILADO te­le­vi­den­te de, di­ga­mos, Hun­gría, Ate­nas o Es­to­col­mo, que vea al­gún par­ti­do de las li­gas ar­gen­ti­nas, se­gu­ra­men­te se sor­pren­de­rá de la es­ca­sa o nu­la can­ti­dad de es­pec­ta­do­res que con­cu­rren a ver es­te de­por­te que, se sa­be, es el más po­pu­lar del país.

UN CLÁ­SI­CO co­mo Ne­well’s-Ro­sa­rio Cen­tral, dispu­tado días atrás, se ju­gó a can­cha va­cía, va­cía de cantos, de gri­tos, de fes­te­jos, de pro­tes­tas. So­lo in­di­ca­cio­nes suel­tas, pe­di­dos per­di­dos, si­len­cios aje­nos.

LA REALI­DAD es que la Ar­gen­ti­na no per­mi­te que las hin­cha­das vi­si­tan­tes asis­tan a los par­ti­dos. En otros ca­sos no per­mi­te que tam­po­co lo ha­gan las lo­ca­les. En otros se cie­rran las puer­tas a pro­pios y aje­nos. Eso es el es­pec­tácu­lo del fútbol de ca­da se­ma­na.

LA RA­ZÓN de es­ta de­ci­sión, que lle­va más de una dé­ca­da, es la vio­len­cia que se ge­ne­ra en­tre los afi­cio­na­dos de uno y otro equi­po. Los en­fren­ta­mien­tos en­tre las de­no­mi­na­das “ba­rras bra­vas”, a pie­dra y cu­chi­llo, a ti­ros y pa­los. Con muer­tos, he­ri­dos, de­te­ni­dos.

CON LA par­ti­cu­la­ri­dad de que, cuán­do el pú­bli­co vi­si­tan­te de­jó de asis­tir, se de­tec­tó que las gue­rras son en­tre los pro­pios in­te­gran­tes de una mis­ma hin­cha­da, di­vi­di­dos por in­tere­ses, odios y es­pa­cios de po­der.

EN ES­TE con­tex­to, una fi­nal en­tre Bo­ca Ju­niors y Ri­ver Pla­te im­pul­só al pre­si­den­te de la Na­ción, Mau­ri­cio Ma­cri, ex­pre­si­den­te de Bo­ca Ju­niors, a plan­tear la po­si­bi­li­dad de que, por ex­cep­ción, con­cu­rran las dos hin­cha­das, pa­ra así re­cu­pe­rar “el fol­klo­re, el co­lor” de es­te jue­go.

LA SU­GE­REN­CIA, lue­go des­car­ta­da por los clu­bes, sue­na a po­co me­nos que lo­cu­ra. A ries­go in­ne­ce­sa­rio, a po­li­ti­zar un par­ti­do don­de un he­ri­do pue­de re­sul­tar fa­tal pa­ra el pre­si­den­te.

LA CUL­TU­RA de­por­ti­va ha que­da­do en el ol­vi­do. El Es­ta­do, la AFA, na­die ha lo­gra­do en­con­trar una res­pues­ta a la pro­ble­má­ti­ca. Na­da pa­re­ce in­di­car que aque­llos cán­di­dos cán­ti­cos de los 60 -“suben las pa­pas suben los me­lo­nes...”- vol­ve­rán a re­em­pla­zar a los de los úl­ti­mos años, con le­tras de muer­tes y ba­la­zos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.