Por con­du­cir al­coho­li­za­do y dro­ga­do, 18 me­ses sin car­net

El juez en lo Co­rrec­cio­nal Jo­sé Luis Ares con­fir­mó el fa­llo dic­ta­do por el Tri­bu­nal de Fal­tas con­tra Fa­cun­do Mar­che­se. El uti­li­ta­rio que con­du­cía ca­yó en la zan­ja de una obra cén­tri­ca.

La Nueva - - Seguridad. -

EL 29 de ma­yo pa­sa­do, po­co an­tes de las 21.30, Fa­cun­do Mar­tín Mar­che­se con­du­cía un uti­li­ta­rio por Al­si­na y La­ma­drid, cuan­do el vehícu­lo ca­yó en una zan­ja de la obra -pa­ra ese en­ton­ces in­con­clu­sa­de se­mi­pea­to­nal.

La in­ter­ven­ción de los ins­pec­to­res de trán­si­to con­fir­mó que el con­duc­tor del Re­nault Kan­goo, do­mi­nio LCC 694, es­ta­ba al­coho­li­za­do y ha­bía con­su­mi­do co­caí­na.

Se le de­tec­tó una gra­dua­ción etí­li­ca de 1,25 gra­mos de al­cohol en san­gre (la prue­ba más fa­vo­ra­ble), alien­to al­cohó­li­co, exi­ta­ción psi­co­mo­triz y ojos mi­driá­ti­cos.

A las ac­tas y las de­cla­ra­cio­nes de los fun­cio­na­rios se su­mó, co­mo me­di­da de prue­ba, el com­pro­ban­te del drá­ger test.

Mar­che­se di­jo que ha­bía to­ma­do un po­rrón de 330 cc. de una cer­ve­za im­por­ta­da con gra­dua­ción bas­tan­te al­ta y que ha­bía con­su­mi­do co­caí­na pe­ro 30 días an­tes, no en ese mo­men­to. Y tam­bién ar­gu­men­tó que de­bió sa­lir de emer­gen­cia an­te un lla­ma­do de un hos­pi­tal don­de su pa­dre

El juez Jo­sé Luis Ares re­cha­zó el ar­gu­men­to del acu­sa­do so­bre que de­bía ir de ur­gen­cia a un hos­pi­tal. “Bien pu­do to­mar un ta­xi”, ex­pli­có.

es­ta­ba gra­ve­men­te in­ter­na­do.

Por otro la­do, ase­gu­ró que la zan­ja no es­ta­ba de­bi­da­men­te se­ña­li­za­da y que el con­trol al que fue so­me­ti­do se reali­zó sin tes­ti­gos y que no re­ci­bió los re­sul­ta­dos res­pec­ti­vos.

El Tri­bu­nal de Fal­tas Nº 1 le impu­tado la pe­na de 24 mil pe­sos de mul­ta y 18 me­ses de in­ha­bi­li­ta­ción pa­ra con­du­cir, san­ción que aho­ra ra­ti­fi­có el juez en lo Co­rrec­cio­nal Nº 1, doc­tor Jo­sé Luis Ares.

Ares des­car­tó los plan­teos de nu­li­dad ele­va­dos por el au­to­mo­vi­lis­ta y acla­ró que no se le dio a co­no­cer el re­sul­ta­do por­que se ne­gó a fir­mar las ac­tas.

Des­es­ti­mó, por otro la­do, el ar­gu­men­to de la en­fer­me­dad de su pa­dre por­que, de ser cier­to, "bien pu­do to­mar un ta­xi o pe­dir­le a al­guien que lo lle­va­ra sin co­me­ter la im­pru­den­cia de con­du­cir en esas con­di­cio­nes".

Tam­bién re­co­no­ció que los apa­ra­tos de me­di­ción pue­den pre­sen­tar un mar­gen de error del 10% al 15%, aun­que en es­te ca­so los re­gis­tros es­tán muy por en­ci­ma de los lí­mi­tes le­ga­les, te­nien­do en cuen­ta que pri­mer le dio 1,25 y des­pués 1,59. "Ale­jan to­do mar­gen de du­da", di­jo el juez, ya que "el me­jor (re­gis­tro) más que du­pli­ca el lí­mi­te per­mi­ti­do".

En es­ta­do “de­plo­ra­ble”

El juez sos­tu­vo que el cua­dro, en es­te ca­so, se vio agra­va­do por el con­su­mo de una sus­tan­cia prohi­bi­da. "Ten­go

se pro­du­jo a fi­nes de ma­yo, en Al­si­na y La­ma­drid don­de, pa­ra ese en­ton­ces, se avan­za­ba con la obra de la se­mi­pea­to­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.