Via­jar pa­ra es­cri­bir Via­jan­do

La Voz del Interior - Rumbos - - >>>> - Por Juan Pa­blo Me­ne­ses (*) (*) Au­tor de “Cró­ni­cas ar­gen­ti­nas” y “Equi­pa­je de mano”, en­tre otros li­bros.

Co­men­cé a es­cri­bir his­to­rias pa­ra po­der via­jar. Pue­do es­cri­bir del via­je de una ba­rra bra­va, di­je, y a los po­cos días hi­ce 5 mil ki­ló­me­tros arri­ba de un au­to­bús re­ple­to de hin­chas. Po­dría con­tar la gi­ra de una ban­da de rock, di­je, y a las se­ma­nas re­co­rrí más de seis ciu­da­des en po­cos me­ses. Cuan­do se quie­re via­jar, pe­ro no se tie­ne un pe­so, pro­po­ner his­to­rias a cam­bio de pa­sa­jes es una so­lu­ción. Con el tiem­po, el ejer­ci­cio fue in­ver­so: co­men­cé a via­jar pa­ra es­cri­bir. Me gas­té mis aho­rros, 3 mil dó­la­res, en un via­je a un pue­blo de Es­pa­ña por una his­to­ria que tar­dé más de un año en ven­der. De ahí si­guie­ron más vue­los y vino el pe­rio­dis­mo por­tá­til, que con­sis­te en so­bre­vi­vir es­cri­bien­do his­to­rias por el mun­do. Los des­ti­nos ca­da vez im­por­ta­ban me­nos, fren­te a lo que ha­bía por re­la­tar. Pron­to lle­ga­ron los cos­tos de ser un via­je­ro pro­fe­sio­nal. Vi­ví tres años en un ho­tel de Bue­nos Ai­res (don­de es­cri­bí “Ho­tel Es­pa­ña”), una no-ca­sa que ser­vía de ba­se pa­ra se­guir via­jan­do. Fui per­dien­do to­das las raí­ces, sal­vo las de al­gu­nos dien­tes. La cró­ni­ca de via­jes tie­ne una lar­ga tra­yec­to­ria en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro ca­si nu­la en La­ti­noa­mé­ri­ca. El es­pa­cio del gé­ne­ro pa­re­ce re­du­ci­do a los dia­rios, don­de abun­dan su­ple­men­tos de tu­ris­mo con­ver­ti­dos en fo­lle­tos de re­sorts y cru­ce­ros. To­do in­clui­do. El pro­ble­ma es cuan­do se po­ne el via­je co­mo cen­tro. No im­por­ta la ciu­dad, sino lo que es­tá pa­san­do en ella. Via­jar nun­ca ha si­do el cen­tro de nin­gu­na his­to­ria. Ni si­quie­ra la de al­guien que quie­re de­jar to­do por re­co­rrer el mun­do con­tan­do lo que ve. Esa tra­ve­sía per­so­nal siem­pre se­rá más in­tere­san­te que sa­ber en qué ae­ro­puer­tos hi­zo es­ca­las esa per­so­na pa­ra cum­plir su sue­ño.

re­cor­dar su in­fan­cia. Por otro la­do, la li­te­ra­tu­ra de via­jes es un gé­ne­ro muy ri­co, por­que es­tá atra­ve­sa­do por ca­si to­das las dis­ci­pli­nas. Por ejem­plo, por la his­to­ria, ya que los pri­me­ros his­to­ria­do­res fue­ron via­je­ros, por­que era la úni­ca ma­ne­ra de en­te­rar­se de las no­ti­cias; por la et­no­lo­gía, si bien no co­mo dis­ci­pli­na, sí co­mo la mi­ra­da que in­ten­ta cons­truir y en­ten­der al otro; la li­te­ra­tu­ra, por su­pues­to; por el ego­tis­mo de la au­to­bio­gra­fía; por la cien­cia, sien­do que uno de los po­de­ro­sos mo­ti­vos del via­je han si­do los des­cu­bri­mien­tos cien­tí­fi­cos; por la po­lí­ti­ca, por­que el via­je en mu­chos ca­sos ha si­do un pro­ce­so vio­len­to, o no, de con­quis­ta, in­va­sión y de ex­pan­sión co­lo­nial.

La uti­li­dad del gé­ne­ro

Ma­ría So­nia Cris­toff es au­to­ra de Fal­sa cal­ma (Seix Ba­rral), un li­bro en el que el hi­lo con­duc­tor es un re­co­rri­do por pue­blos fan­tas­ma de la Pa­ta­go­nia y en el que se en­tre­cru­zan va­rios gé­ne­ros li­te­ra­rios, uno de los cua­les es el re­la­to de via­je. Ella se de­fi­ne co­mo una “adic­ta” a los via­jes y ex­pli­ca que “via­jar me re­sul­ta un in­cor­dio”. Lo que sí dis­fru­ta, afir­ma, es es­tar en otro la­do, le­jos de su co­ti­dia­ni­dad: “No via­jo por lo que voy a des­cu­brir, co­no­cer o apren­der en otro la­do; via­jo pa­ra es­tar en otro la­do. Mi adic­ción a los via­jes tie­ne más que ver con el ‘ho­rreur du do­mi­ci­le’ [ho­rror al do­mi­ci­lio] del que ha­bla­ba Bau­de­lai­re que por la fas­ci­na­ción por lo que otros lu­ga­res pue­dan de­pa­rar­me”.

Ella es quien te­je un con­cep­to in­tere­san­te en cuan­to a la “uti­li­dad” del gé­ne­ro que, de al­gu­na ma­ne­ra, atra­vie­sa y ex­pli­ca su evo­lu­ción co­mo tal: “Ya sa­be­mos que li­te­ra­tu­ra y uti­li­dad no se lle­van bien, afor­tu­na­da­men­te −di­ce−. Aun así, es cier­to que lo que se lla­ma ‘li­te­ra­tu­ra de via­jes’ tu­vo fun­cio­nes es­pe­cí­fi­cas en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos de su lar­ga his­to­ria”. En un co­mien­zo, cuan­do no exis­tía un cau­dal de in­for­ma­ción tan pro­fu­so co­mo lue­go ha­bría con los avan­ces en la tec­no­lo­gía de la co­mu­ni­ca­ción, la li­te­ra­tu­ra de via­jes te­nía mu­cho de via­je exó­ti­co y po­co de li­te­ra­tu­ra. Ad­qui­ría la for­ma de in­for­mes pa­ra quien lo en­car­ga­ba, ge­ne­ral­men­te co­ro­nas o ins­ti­tu­cio­nes cien­tí­fi­cas, y se con­sig­na­ba in­for­ma­ción útil co­mo dis­tan­cias, pun­tos es­tra­té­gi­cos de des­can­so o cuán­to cos­ta­ban las co­sas. Sin em­bar­go, el va­lor es­té­ti­co de los tex­tos de via­jes ya se co­mien­za a apre­ciar en Eu­ro­pa en los si­glos XVIII y XIX, cuan­do se­gún Cris­toff, “se ve que en mu­chos de esos re­la­tos, que te­nían una fun­ción ex­tra­li­te­ra­ria, ha­bía un po­ten­cial na­rra­ti­vo ca­paz de en­tre­te­ner y de apor­tar co­no­ci­mien­tos so­bre mun­dos ex­tra­ños e inac­ce­si­bles”. Mu­chos via­je­ros, aten­tos a ese pú­bli­co lec­tor y al in­ci­pien­te mer­ca­do edi­to­rial, em­pe­za­ron a pro­du­cir dos re­la­tos: uno con la in­for­ma­ción fác­ti­ca que iba al “po­der en­car­ga­dor del tex­to”, y un tex­to al­ter­na­ti­vo en el que se ape­la­ba a los re­cur­sos del re­la­to de aven­tu­ras pa­ra cap­tar a los lec­to­res in­mó­vi­les.

En aque­llos mo­men­tos, la fun­ción in­for­ma­ti­va del re­la­to de via­je es­ta­ba jus­ti­fi­ca­da por­que ha­bía cu­rio­si­dad por esos “otros mun­dos”. Hoy, “esa fun­ción es to­tal­men­te irre­le­van­te y por eso creo que el re­la­to de via­je en su for­ma clá­si­ca ha ca­du­ca­do”, sen­ten­cia Cris­toff y ex­pli­ca que no es un pen­sa­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.