MAS IN­GE­NIE­ROS, CUESTION DE ES­TA­DO

La Voz del Interior - Rumbos - - >>>> Gresa Gente Muy Joven Que Aún Estudia Y Los S -

Se es­ti­ma que en el país hay un in­ge­nie­ro ca­da 6.000 ha­bi­tan­tes, y la me­ta del Es­ta­do Na­cio­nal es lle­gar a uno ca­da 4.000. La ca­rre­ra fue de­cla­ra­da prio­ri­ta­ria y el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción ofre­ce Be­cas del Bi­cen­te­na­rio pa­ra quie­nes deseen es­tu­diar­la. Pe­ro, ¿có­mo fo­men­tar el in­te­rés? “Hay que es­ti­mu­lar des­de la edu­ca­ción bá­si­ca el gus­to por la ma­te­má­ti­ca, la ló­gi­ca, la fí­si­ca y la quí­mi­ca pa­ra des­mi­ti­fi­car a las cien­cias du­ras”, pro­po­ne Ju­lio Guz­mán. Y lue­go “acen­tuar el pro­ce­so de con­ten­ción en las uni­ver­si­da­des y pen­sar en la ne­ce­si­dad de que los em­pleos so­li­ci­ten y per­mi­tan la fi­na­li­za­ción de los es­tu­dios de gra­do”, apor­ta Luis Pa­pag­ni, mien­tras re­cuer­da épo­cas no tan le­ja­nas en las que te­ner una compu­tado­ra en ca­sa (una Com­mo­do­re 64, una Spec­trum) era to­da una ra­re­za. gan­do”. Ese mi­to es re­for­za­do por la in­for­ma­ción so­bre la me­to­do­lo­gía que uti­li­za la gi­gan­tes­ca Goo­gle con sus em­plea­dos. Imá­ge­nes de los si­llo­nes pa­ra dor­mir la sies­ta, las co­lo­ri­das pe­lo­tas gi­gan­tes de es­fe­ro­di­na­mia y las me­sas de pool lle­gan a to­das par­tes, vía in­ter­net cla­ro, y con­tri­bu­yen a sos­te­ner el ima­gi­na­rio so­cial. En nues­tro país, ¿exis­te al­go de to­do es­to?.

“Hay una ten­den­cia en ese sen­ti­do en al­gu­nas em­pre­sas, pe­ro no creo que sea po­si­ble de apli­car en el sec­tor pú­bli­co y en va­rias com­pa­ñías pri­va­das”, opi­na Luis Pa­pag­ni. “De to­das ma­ne­ras, se tra­ta sim­ple­men­te de mo­men­tos de es­par­ci­mien­to co­mo mo­do de re­ten­ción de la gen­te pa­ra que no se sa­tu­re fren­te a la pre­sión”. Ju­lio Guz­mán acuer­da en que los es­pa­cios la­bo­ra­les del ám­bi­to pri­va­do sue­len ser dis­ten­di­dos, con ho­ra­rios fle­xi­bles y has­ta in­for­ma­les en cuan­to a la ves­ti­men­ta (se per­mi­ten ber­mu­das y ojo­tas). Allí “se pro­pi­cia el jue­go co­mo in­te­gra­dor de los equi­pos y se in­clu­yen prác­ti­cas de­por­ti­vas den­tro y fue­ra de la em­pre­sa co­mo yo­ga, run­ning, fút­bol; se­sio­nes de vi­deo jue­gos en red, etc.”. Al igual que Pa­pag­ni, con­si­de­ra que es­tos be­ne­fi­cios es­tán pen­sa­dos pa­ra con­tra­rres­tar “las al­tí­si­mas exi­gen­cias de pro­duc­ti­vi­dad y ca­li­dad, que exi­gen im­por­tan­tes ni­ve­les de con­cen­tra­ción y de­di­ca­ción”. Son apor­tes pa­ra la sa­lud y una me­jor con­vi­ven­cia del gru­po más que pu­ra di­ver­sión.

Sin em­bar­go, Juan Die­go He­re­ñú ad­vier­te que las ho­ras ex­tras “son mo­ne­da co­rrien­te” y que, si bien el am­bien­te es más re­la­ja­do, no to­do es co­mo apa­ren­ta. “Los co­le­gas que es­tán en com­pa­ñías con ese es­ti­lo cuen­tan que po­dés ir a ju­gar al ping pong pe­ro si es­tás más de diez mi­nu­tos te em­pie­zan a mi­rar y pre­gun­tar si no te­nés tra­ba­jo – in­di­ca–.Los jue­gos son más una fa­cha­da que otra co­sa”.

Aun­que con me­jo­res po­si­bi­li­da­des que otros pro­fe­sio­na­les pa­ra ar­mar­se al­go pro­pio, la ma­yo­ría de los in­ge­nie­ros en sis­te­mas tra­ba­ja en re­la­ción de de­pen­den­cia. “Es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.