A mo­do de res­pues­ta II

La Voz del Interior - Rumbos - - »bajo Relieve -

Con­ti­núan lle­gan­do car­tas de mu­chas pro­vin­cias, lo que in­di­ca los ca­mi­nos que tran­si­ta rum­bos. Des­de San Luis es­cri­be Ce­ci­lia Ro­me­ro Bilyk, que se sien­te iden­ti­fi­ca­da con mi sem­blan­za del no­ve­lis­ta. Me en­vió va­rias ta­pas que ar­mó pa­ra su li­bro: son atrac­ti­vas y la elec­ción de la le­tra con res­pec­to a tí­tu­lo y te­ma –En­tre di­cho-Pe­na ca­nó­ni­ca– es ade­más, acer­ta­da.

In­vo­lu­crar­se has­ta di­se­ñar la por­ta­da es un buen co­mien­zo, pe­ro no de­be­mos ol­vi­dar que a ve­ces el edi­tor sa­be más que no­so­tros.

An­to­nio Pé­rez Bam­bill agra­de­ce mis no­tas, co­mo si hu­bie­ra da­do una cla­se –ya con­fe­sé mi vo­ca­ción do­cen­te– a aque­llos que quie­ren es­cri­bir y a ve­ces no en­cuen­tran una guía; la lis­ta de au­to­res que fa­ci­li­té ha si­do pa­ra él co­mo un ob­se­quio in­te­lec­tual y, pa­ra aque­llos que se in­tere­san en es­cri­bir, son de lec­tu­ra in­dis­pen­sa­ble. Es­pe­ra brin­dar a sus lec­to­res “pla­cer, emo­ción, sen­ti­mien­to: el mis­mo que yo sien­to al es­cri­bir”.

En una se­gun­da car­ta, acla­ra qué es­pe­ra re­ci­bir co­mo es­cri­tor vo­ca­cio­nal: “La in­mor­ta­li­dad, ya que uno se per­pe­tua a tra­vés de los hi­jos y de sus obras” –y ci­ta a Fa­va­lo­ro y Bor­ges– “que no tu­vie­ron hi­jos, pe­ro se­rán re­cor­da­dos

rum­bos

por lo que hi­cie­ron”. De­bo acla­rar­le que es una ím­pro­ba ta­rea, pe­ro si así lo sien­te, que se de­di­que con to­da su al­ma a lo­grar­lo. Su fir­ma me agra­da: apren­diz de es­cri­tor.

Des­de Raw­son, San Juan, un jo­ven de 17 años –Luis Dá­vi­la– con­si­de­ra “ma­ra­vi­llo­sa y di­fí­cil la ta­rea del no­ve­lis­ta”, pues re­cién com­pren­de que sus in­quie­tu­des son com­par­ti­das por mu­chos. “Ju­gar con lo ilu­so­rio es un pri­vi­le­gio que me per­mi­to ad­mi­tir a mis 17 años. Lo di­go con atre­vi­mien­to a mi cor­ta edad: soy no­ve­lis­ta. Y es­ta no­ta me ha de­ja­do muy con­te­ni­do”.

Una jo­ven cor­do­be­sa, que aho­ra vi­ve en San Luis, con­fie­sa sus de­seos de per­te­ne­cer al mun­do li­te­ra­rio. Su nom­bre es Ma­ria­na Ce­ci­lia Mer­ca­do, y, co­mo Luis, de Raw­son, tie­ne só­lo 17 años. Me cuen­ta que jun­ta mis no­tas de rum­bos en una car­pe­ti­ta ver­de.

“En el úl­ti­mo ar­tícu­lo in­vi­ta­ba a sus lec­to­res a ex­pre­sar, en po­cas lí­neas, qué es­pe­ra­ban en­con­trar ejer­cien­do la li­te­ra­tu­ra, de mo­do que me dis­pu­se a es­cri­bir­le so­bre mi ex­pe­rien­cia con las le­tras.”

Su in­fan­cia se pa­re­ce un po­co a la mía, lle­na de cuen­tos y re­la­tos; em­pe­zó a leer a los cua­tro años, atraí­da “por el en­cua­der­na­do de los li­bros y el aro­ma de las pá­gi­nas”. A los 6, es­cri­bió su pri­me­ra his­to­ria y de­ci­dió ser es­cri­to­ra. Ni el pa­so de los años bo­rró su en­tu­sias­mo por es­ta idea, que sus pa­dres ani­ma­ron.

Con­ti­nuó es­cri­bien­do, se pre­sen­tó en con­cur­sos li­te­ra­rios “ga­nan­do al­gu­nos y per­dien­do otros, has­ta que ad­qui­rí su­fi­cien­te prác­ti­ca pa­ra es­cri­bir una no­ve­la”.

En ese mo­men­to, com­pren­dió cuán­ta de­di­ca­ción exi­gía una obra de lar­go alien­to, y su­po de la di­fi­cul­tad del ofi­cio. Por suer­te no la des­ani­ma el tiem­po que in­vier­te en es­cri­bir una his­to­ria, por­que lo dis­fru­ta. Y esa ac­ti­tud es, ver­da­de­ra­men­te, la mar­ca del es­cri­tor.

Pe­ro, ¿qué es­pe­ra Ma­ria­na de la li­te­ra­tu­ra? “Su­pon­go que el ca­mino que tran­si­tan to­das las ideas, don­de se en­cuen­tran los sue­ños y las his­to­rias del mun­do.”

Ella pien­sa en “ar­mar” per­so­na­jes, en las cir­cuns­tan­cias que los acer­can o se­pa­ran, los con­flic­tos, mie­dos y es­pe­ran­zas de ca­da uno.

Co­mo bien di­ce, “no exis­ten dos es­cri­to­res igua­les, co­mo tam­po­co exis­ten dos lec­to­res igua­les”, con­clu­ye, y por eso exis­ten li­bros “que per­te­ne­cen a quien pue­da com­pren­der las pa­la­bras aje­nas y con­ver­tir­las en pro­pias”.

El res­to es per­so­nal, y con­tes­ta­ré pun­tual­men­te. Me des­pi­do sin­tien­do que per­te­ne­ce­mos a la fe­liz Co­mu­ni­dad de la Plu­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.