En la Que­bra­da

La Voz del Interior - Rumbos - - »historias -

Ca­da vez que an­da­ba cer­ca de la Que­bra­da de Hu­mahua­ca me ha­cía una es­ca­pa­da pa­ra vi­si­tar a los ami­gos de Mai­ma­rá, en es­pe­cial al ge­nial es­cri­tor Jor­ge Cal­vet­ti, quien te­nía en ese pue­bli­to una con­for­ta­ble ca­sa con vis­tas a la Pa­le­ta del Pin­tor, una de las tan­tas ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les de esa re­gión.

Re­cuer­do que aque­lla vez te­nía que ha­cer unos trá­mi­tes en San Sal­va­dor de Ju­juy y se me hi­zo un po­co tar­de pe­ro, co­mo era vier­nes, me lar­gué igual pa­ra la Que­bra­da co­mo a las cin­co de la tar­de, con la se­gu­ri­dad de que al­gún ami­go me iba a con­vi­dar con un te­cho y una ca­ma don­de dor­mir, ade­más de co­mi­da y be­bi­da, por su­pues­to. Ha­cía mu­cho que no iba por la zo­na y es­ta­ba an­sio­so por ver­los. Ya se es­ta­ba po­nien­do os­cu­ro cuan­do, a la al­tu­ra de Tum­ba­ya, me cru­cé en el ca­mino con el Ren­go So­ria. Am­bos nos re­co­no­ci­mos de in­me­dia­to, ba­ja­mos de nues­tros ca­ba­llos y nos con­fun­di­mos en un abra­zo.

Lo no­té muy ave­jen­ta­do, un po­co pá­li­do y más fla­co, pe­ro tan di­ver­ti­do co­mo siem­pre. In­ter­cam­bia­mos al­gu­nas no­ti­cias y me pro­me­tió que nos jun­ta­ría­mos al otro día, ya que esa no­che no po­día por­que te­nía el cum­plea­ños de una ahi­ja­da que vi­vía en Vol­cán, que pa­ra ese la­do iba. To­do pa­re­cía

rum­bos

bien has­ta el mo­men­to en que me pre­gun­tó por el Cha­to Fon­ta­ne­lli. Dos o tres años an­tes de ese mo­men­to la pre­gun­ta hu­bie­ra si­do nor­mal, pe­ro re­sul­ta que el Cha­to ya ha­bía fa­lle­ci­do y yo hu­bie­ra apos­ta­do has­ta mi ca­ba­llo a que el Ren­go es­tu­vo en el ve­lo­rio, in­clu­so re­cor­da­ba al­gu­nos cuen­tos con los que ame­ni­zó esa lar­ga no­che en Al­to Co­me­de­ro, en la mis­ma ca­sa del fi­na­do, don­de la viu­da im­pro­vi­só la des­pe­di­da.

He te­ni­do va­rios co­no­ci­dos a los que afec­tó el Alz­hei­mer, y al­gu­nos em­pe­za­ron con ese ti­po de ol­vi­dos, por lo que pre­fe­rí no per­tur­bar a So­ria y le men­tí que ha­cía mu­cho que no veía al Cha­to y, de pa­so, me des­pe­dí pa­ra se­guir via­je, ya que me fal­ta­ba mu­cho pa­ra Mai­ma­rá.

Al lle­gar, aun­que tar­de pa­ra dar ese ti­po de sor­pre­sas, los ami­gos de ese rin­cón de la Que­bra­da me re­ci­bie­ron con los bra­zos abier­tos y los ojos bri­llo­sos de la emo­ción, co­mo siem­pre. En­se­gui­da or­ga­ni­za­ron una es­pe­cie de pi­ca­da con lo que tra­je­ron de dos o tres ca­sas, to­do acom­pa­ña­do por una ge­ne­ro­sa can­ti­dad de vino. Nos pu­si­mos al día en una ve­la­da muy ame­na. Y la no­che se fue alar­gan­do jun­to con los va­sos de tin­to. Has­ta que se me ocu­rrió co­men­tar­les que me ha­bía cru­za­do en el ca­mino con el Ren­go So­ria.

Hay co­sas de las que uno se da cuen­ta en­se­gui­da cuan­do co­no­ce a los ami­gos des­de ha­ce años. Y yo com­pren­dí de in­me­dia­to que al­go cam­bió en­tre ellos en el mis­mo ins­tan­te en que men­cio­né a ese co­no­ci­do.

–¿Qué les pa­sa mu­cha­chos? ¿Es­tán tris­tes por­que ya sa­ben que el Ren­go tie­ne Alz­hei­mer, de­men­cia se­nil o al­go pa­re­ci­do? –les pre­gun­té.

To­dos me mi­ra­ron con ojos gran­des co­mo el dos de oro, pe­ro na­die me con­tes­tó. –¿Qué pa­sa? –in­sis­tí. Tu­ve que es­pe­rar un eterno mi­nu­to más has­ta que Cal­vet­ti me pu­so la mano en el hom­bro y se ani­mó a de­cir:

–Trán­si­to, que­ri­do, el Ren­go So­ria mu­rió ha­ce dos me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.