Me duer­mo pa­ra­do

Aso­cia­da al des­can­so frag­men­ta­do, pue­de pro­vo­car tor­pe­za y ac­ci­den­tes.

La Voz del Interior - Rumbos - - »salud -

La ex­ce­si­va som­no­len­cia diur­na (al­guien que se que­da dor­mi­do en cir­cuns­tan­cias no es­pe­ra­das: ma­ne­jan­do, en el ci­ne, an­te un te­le­vi­sor o a cual­quier ho­ra) es un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca, que afec­ta al 12-20 por cien­to de la po­bla­ción adul­ta. Y pro­mue­ve ac­ci­den­tes au­to­mo­vi­lís­ti­cos y la­bo­ra­les, así co­mo irri­ta­bi­li­dad y de­te­rio­ro de nues­tra ca­li­dad de vi­da.

rum­bos

¿Pe­ro por dón­de em­pe­za­mos a abor­dar es­ta cues­tión? ¿Qué ha­cer fren­te al sue­ño y las ga­nas de des­plo­mar­se en cual­quier rin­cón pa­ra una sies­ta que nos re­pon­ga?

En pri­mer lu­gar, an­te una ex­ce­si­va som­no­len­cia diur­na el mé­di­co tra­tan­te de­be­rá des­car­tar la lla­ma­da “ap­nea obs­truc­ti­va del sue­ño”, una en­fer­me­dad ca­rac­te­ri­za­da por la apa­ri­ción reite­ra­da de epi­so­dios de pau­sas de la res­pi­ra­ción y ron­qui­dos, que re­sul­tan en un sue­ño frag­men­ta­do e in­su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner un es­ta­do nor­mal de aler­ta du­ran­te el día.

La ex­ce­si­va som­no­len­cia diur­na es con­se­cuen­cia de nu­me­ro­sos mi­cro­des­per­ta­res que in­te­rrum­pen el sue­ño. Se es­ti­ma que apro­xi­ma­da­men­te 9-10 por cien­to de la po­bla­ción pre­sen­ta anor­ma­li­da­des res­pi­ra­to­rias du­ran­te el sue­ño (ron­qui­do con in­te­rrup­cio­nes de la res­pi­ra­ción o ap­neas). Es­tas al­te­ra­cio­nes se aso­cian, ade­más, con se­cue­las de­fi­ni­das cog­ni­ti­vas, car­dio­vas­cu­la­res y me­ta­bó­li­cas.

La re­duc­ción del pe­so cor­po­ral y, en úl­ti­mo tér­mino, el uso de apa­ra­tos de pre­sión po­si­ti­va du­ran­te el sue­ño (CPAP) me­jo­ran mar­ca­da­men­te las ap­neas del sue­ño y, por en­de, la ex­ce­si­va som­no­len­cia diur­na.

Co­mo con­se­cuen­cia de la so­cie­dad ac­tual, tan dis­rup­ti­va del sue­ño, ca­da vez dor­mi­mos me­nos. Se es­ti­ma que el tiem­po de des­can­so se ha re­du­ci­do un 25 por cien­to (unas 2 ho­ras dia­rias) en los úl­ti­mos 40 años. Si se tie­ne en cuen­ta que nues­tra bio­lo­gía os­ci­la en­tre tres es­ta­dos fi­sio­ló­gi­cos, con cla­ras di­fe­ren­cias en sus fun­cio­nes (la vi­gi­lia, el sue­ño len­to y el sue­ño de los mo­vi­mien­tos ocu­la­res rá­pi­dos), lle­ga­mos a la con­clu­sión de que he­mos mo­di­fi­ca­do ra­di­cal­men­te es­ta se­cuen­cia ha­cien­do que la vi­gi­lia pre­do­mi­ne so­bre las otras dos fa­ses del sue­ño. Es­te des­equi­li­brio im­pac­ta sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en la sa­lud.

Nu­me­ro­sos es­tu­dios epi­de­mio­ló­gi­cos sub­ra­yan el víncu­lo en­tre la fal­ta de sue­ño y pa­to­lo­gías co­mo la obe­si­dad, la hi­per­ten­sión ar­te­rial, la dia­be­tes y la ap­nea del sue­ño. Po­de­mos de­cir que he­mos crea­do un mun­do pa­ra el cual ya no te­ne­mos un di­se­ño fi­sio­ló­gi­co ade­cua­do pa­ra so­bre­vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.