ELLA, MA­RIA ELE­NA

La Voz del Interior - Rumbos - - [ Entrevista ] -

Sa­ra Fa­cio co­no­ció a Ma­ría Ele­na Walsh, quien se­ría su com­pa­ñe­ra por ca­si cua­ren­ta años, en Pa­rís, en 1955. Sa­ra le ha­bía lle­va­do una car­ta de par­te de un es­cri­tor, pe­ro no la te­nía en­ci­ma cuan­do se vie­ron, por lo que unos días des­pués la de­jó en el ho­tel, a su nom­bre. “Lue­go me es­cri­bió agra­de­cién­do­me”, re­cuer­da hoy. Diez años des­pués se vol­ve­rían a ver en Bue­nos Ai­res. Ma­ría Ele­na se acer­có al es­tu­dio de Sa­ra: “Iba a de­bu­tar en una obra in­fan­til y me pi­dió que le hi­cie­ra las fo­tos. ¡Mi­rá qué ojos!”, se­ña­la con nos­tal­gia. La fo­to que más le gus­ta­ba a Walsh es­tá col­ga­da fren­te a su es­cri­to­rio. En blan­co y ne­gro, se la ve sen­ta­da, mi­ran­do a cá­ma­ra. Una de las imá­ge­nes más fa­mo­sas to­ma­das por Fa­cio. Otra fo­to, un au­to­rre­tra­to, las mues­tra en el de­par­ta­men­to de Ba­rrio Nor­te don­de con­vi­vie­ron has­ta el 80. Lue­go se mu­da­rían al ho­gar don­de Sa­ra vive hoy, en el ba­rrio por­te­ño de Pa­ler­mo. ami­ga de Ma­ría Ele­na. Y res­pon­dió: “Pa­blo no di­jo que no, así que si quie­ren ir, va­yan”. Y fui­mos. ¿Có­mo las re­ci­bió? Muy bien. No bien lle­ga­mos, tan­to su es­po­sa, Ma­til­de, así co­mo la mu­ca­ma, nos acla­ra­ron que es­ta­ba prohi­bi­do en­trar al es­cri­to­rio de Ne­ru­da, al que él lla­ma­ba La Co­va­cha. Era chi­qui­to, pe­ro con vis­ta al mar. Yo en­tré igual. El me mi­ró y si­guió es­cri­bien­do. Des­pués vino Ali­cia y le sa­ca­mos to­das esas fo­tos en las que él es­tá es­cri­bien­do. Era un ti­po ma­ra­vi­llo­so, muy sim­pá­ti­co, con buen hu­mor y una sen­si­bi­li­dad ex­qui­si­ta.

Sa­ra tam­bién re­cuer­da con ca­ri­ño a Cor­tá­zar. “Te­nía­mos gus­tos parecidos. Iba al ci­ne y al tea­tro, leía dia­rios y mi­ra­ba la te­le. Char­lá­ba­mos co­mo con cual­quie­ra, pe­ro él siem­pre te­nía un pun­to de vis­ta in­te­li­gen­te. De­cía me­nos pa­va­das que los de­más”, se ríe. ¿Y Bor­ges, a quien re­tra­tó ma­gis­tral­men­te re­cli­na­do de­trás de una bi­blio­te­ca? “Era muy con­ver­sa­dor. Pe­ro yo no le en­ten­día mu­cho por­que soy hi­poa­cú­si­ca y él ha­bla­ba ra­ro. Yo le sa­ca­ba fo­tos y él char­la­ba con Ali­cia”. •

rum­bos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.