En bus­ca de la vi­da

La con­ser­va­ción y do­na­ción de ovo­ci­tos am­plía los már­ge­nes de la ma­ter­ni­dad.

La Voz del Interior - Rumbos - - »salud -

La edad má­xi­ma re­co­men­da­da pa­ra pre­ser­var ovo­ci­tos es has­ta los 38 años. Ac­tual­men­te, la me­to­do­lo­gía que se em­plea es la vi­tri­fi­ca­ción, en don­de an­tes de ser con­ge­la­do, se so­me­te al óvu­lo a un pro­ce­di­mien­to pa­ra res­guar­dar in­tac­tas to­das sus fun­cio­nes.

En­tre las pa­cien­tes que con­sul­tan, 30% son mu­je­res que pa­de­cen al­gún ti­po de cán­cer y de­ben rea­li­zar­se pro­ce­di­mien­tos de ra­dio o

rum­bos

qui­mio­te­ra­pia, mien­tras que el 70% res­tan­te lo ha­ce pa­ra man­te­ner la fer­ti­li­dad. La se­gu­ri­dad de la téc­ni­ca es del cien­to por cien­to. An­tes de la vi­tri­fi­ca­ción, se es­tu­dia a la pa­cien­te con aná­li­sis hor­mo­na­les, ge­né­ti­cos e in­fec­cio­sos.

La pro­ba­bi­li­dad de em­ba­ra­zo con ovo­ci­tos vi­tri­fi­ca­dos es de 30 a 40% por ci­clo: el ban­co de ovo­ci­tos tam­bién es de al­ta uti­li­dad pa­ra las pa­cien­tes que de­ben acu­dir a ovo­do­na­ción. Vi­tri­fi­car ovo­ci­tos, em­brio­nes o blas­to­cis­tos (re­cor­dar que es­tos óvu­los son muy se­lec­cio­na­dos y pro­vie­nen de una mu­jer do­nan­te fér­til me­nor de 30 años) per­mi­te sin­cro­ni­zar me­jor los ci­clos de la do­nan­te y de la re­cep­to­ra, ade­cuar el en­do­me­trio me­jo­ra la re­cep­ti­vi­dad.

Si la pa­cien­te tie­ne 38 años o más se des­acon­se­ja vi­tri­fi­car óvu­los y se pro­po­ne vi­tri­fi­car ovo­ci­tos pro­nu­clea­dos (em­brio­nes en es­ta­dío muy ini­cial, re­cién fe­cun­da­do). Es­ta me­to­do­lo­gía es más efec­ti­va da­do que los óvu­los a esa edad tie­nen más pa­to­lo­gías ge­né­ti­cas. Así, se rea­li­za una se­lec­ción de los más ap­tos. Pue­de ha­cer­se con el es­po­so y en mu­je­res so­las con se­men pro­ve­nien­te de ban­co de es­per­ma. Si se vi­tri­fi­can en es­te úl­ti­mo gru­po (38 años o más) em­brio­nes en es­ta­dío de blas­to­cis­to, en pa­cien­tes con óvu­los pro­pios (no en do­nan­tes), la ta­sa de em­ba­ra­zo se man­tie­ne en 40% a 48% por ci­clo.

Por otra par­te, el ban­co de es­per­ma de­be es­tar eva­lua­do por bio­lo­gía mo­le­cu­lar y los ma­yo­res con­tro­les de tra­za­bi­li­dad y bio­se­gu­ri­dad dis­po­ni­bles. Una de ca­da cin­co pa­cien­tes que con­cu­rre a so­li­ci­tar el ban­co de es­per­ma es una mu­jer so­la, nú­me­ro que se du­pli­có en los úl­ti­mos años. Son mu­je­res in­de­pen­dien­tes, pro­fe­sio­na­les, con al­to de­seo de ma­ter­ni­dad y que ca­da vez con­sul­tan más tem­pra­na­men­te. El 80% res­tan­te que ac­ce­de al ban­co de se­men es de pa­re­jas con diag­nós­ti­co de azoos­per­mia (au­sen­cia de es­per­ma­to­zoi­des) u oli­gos­per­mia se­ve­ra (ba­jo re­cuen­to de es­per­ma­to­zoi­des) y fa­lla de fer­ti­li­za­ción pre­via.

El 100% de los do­nan­tes son es­tu­dia­dos por bio­lo­gía mo­le­cu­lar pa­ra des­car­tar in­fec­cio­nes. Me­nos del 2% de ellos pre­sen­tan pa­to­lo­gías in­fec­cio­sas. El ries­go es ba­jo por la ri­gu­ro­si­dad del mé­to­do con el cual se ha­ce la se­lec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.