El día y la no­che

Des­can­so in­te­rrum­pi­do y som­no­len­cia diur­na, un círcu­lo del que hay que sa­lir.

La Voz del Interior - Rumbos - - »salud -

En la so­cie­dad ac­tual, aun­que sue­ne in­creí­ble, dor­mi­mos un 25% me­nos que ha­ce 40 años. Es­to re­pre­sen­ta unas dos ho­ras dia­rias me­nos de sue­ño, dis­mi­nu­ción con­fir­ma­da por di­ver­sos es­tu­dios epi­de­mio­ló­gi­cos mun­dia­les. En­tre el 35 y 40% de la po­bla­ción es­tá afec­ta­do por es­ta si­tua­ción.

Sin em­bar­go, no só­lo no le da­mos im­por­tan­cia a que vi­vi­mos en una so­cie­dad pri­va­da de sue­ño, sino

rum­bos

que mu­chas ve­ces pres­ta­mos aten­ción a sig­nos equi­vo­ca­dos. La ca­li­dad del sue­ño se mi­de por la ca­li­dad de la vi­gi­lia. Si mi vi­gi­lia es pro­duc­ti­va, sin una som­no­len­cia que im­pi­da mi tra­ba­jo, eso in­di­ca que mi sue­ño es ade­cua­do. Y eso se da aun­que, co­mo ocu­rre con los años, ten­ga va­rias in­te­rrup­cio­nes del sue­ño a lo lar­go de la no­che.

Una ca­li­dad ade­cua­da del sue­ño es fun­da­men­tal pa­ra la sa­lud. El in­som­nio cró­ni­co se acom­pa­ña de pér­di­da de la pro­duc­ti­vi­dad, in­ci­den­cia de ries­go de ac­ci­den­te 3 a 5 ve­ces ma­yor que en la po­bla­ción ge­ne­ral, un ries­go 4 ve­ces ma­yor de de­pre­sión y au­men­ta­da in­ci­den­cia de afec­cio­nes co­mo la hi­per­ten­sión ar­te­rial, obe­si­dad o dia­be­tes.

Si te­ne­mos una ex­ce­si­va som­no­len­cia dia­ria se­gu­ro que hay de­trás po­co sue­ño, tra­ba­jo en tur­nos, tra­ta­mien­to con se­dan­tes o a con­di­cio­nes mé­di­cas co­mo la ap­nea obs­truc­ti­va del sue­ño. La an­sie­dad es otro de los fac­to­res que pre­dis­po­nen al in­som­nio: la fre­cuen­cia car­día­ca, tem­pe­ra­tu­ra ba­sal y ta­sa me­ta­bó­li­ca es­tán a me­nu­do au­men­ta­das en per­so­nas con in­som­nio, y es­tos sín­to­mas son in­de­pen­dien­tes del ci­clo de sue­ño y vi­gi­lia.

Dos de los im­pac­tos más re­le­van­tes de la so­cie­dad glo­bal que no se de­tie­nen, son la dis­mi­nu­ción de las ho­ras de sue­ño y un es­ta­do so­cial de ago­ta­mien­to cre­cien­te que con­du­ce a la an­sie­dad en sus dis­tin­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes. Pue­de de­cir­se que he­mos crea­do una so­cie­dad pa­ra la cual nues­tro di­se­ño fi­sio­ló­gi­co ya no es ade­cua­do.

Se­gún un con­sen­so de la Aso­cia­ción de Psi­co­far­ma­co­lo­gía Bri­tá­ni­ca, el em­pleo de me­la­to­ni­na es ideal pa­ra tra­tar la dis­mi­nu­ción de las ho­ras de sue­ño en per­so­nas de más de 55 años. En do­sis de 3 a 6 mg dia­rios, es­ta sus­tan­cia de ven­ta li­bre es ca­paz de man­te­ner la sin­cro­ni­za­ción de los rit­mos cir­ca­dia­nos, en per­so­nas que vi­ven en con­di­cio­nes que in­du­cen cam­bios en esos rit­mos. Tal efec­to es la con­se­cuen­cia de un au­men­to de la ten­den­cia al sue­ño por una ac­ción es­pe­cí­fi­ca so­bre la ac­ti­vi­dad pro­mo­to­ra de la vi­gi­lan­cia del re­loj bio­ló­gi­co ce­re­bral. En es­te he­cho di­fie­re de los hip­nó­ti­cos co­mún­men­te uti­li­za­dos, que ac­túan so­bre to­do en el ce­re­bro y pro­du­cen con­se­cuen­cias no desea­das co­mo la adic­ción y la re­sa­ca ma­tu­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.