EL DIA QUE MES­SI SE INTOXICO

La Voz del Interior - Rumbos - - >>>> Esos Chicos Suelen Ser Tapa En Los Diarios, P -

A los nue­ve años, Lio­nel Mes­si fue a ju­gar con Ne­well’s Old Boys la Co­pa Amis­tad, un tor­neo sud­ame­ri­cano en Li­ma, Pe­rú. Allí, se hos­pe­dó en la ca­sa de uno de los ni­ños de un equi­po lo­cal. La no­che an­te­rior al par­ti­do, Mes­si co­mió po­llo fri­to, la co­mi­da pe­rua­na por ex­ce­len­cia, y se in­to­xi­có. Al otro día, y a pe­sar de los re­tor­ci­jo­nes y la ma­la no­che pa­sa­da, Lío se ne­gó a ir al hos­pi­tal, pi­dió una Ga­to­ra­de y sa­lió a la can­cha. Su equi­po de­rro­tó al Can­to­lao por diez a ce­ro y Mes­si hi­zo nue­ve de los diez go­les. “El no que­ría lle­gar a nin­gu­na par­te, ju­ga­ba fút­bol, no sé si pen­sa­ba lle­gar a lo que es –cuen­ta en el li­bro Wi­lliam Mén­dez, el hom­bre que lo hos­pe­dó–. No creo que lo de­más le im­por­ta­ra mu­cho. El ti­po ya era ex­cep­cio­nal, ju­ga­ba igual que co­mo tú lo ves aho­ra. Lio­nel era y es fe­liz ju­gan­do a la pe­lo­ta, y hay mu­chos que lle­gan y se ol­vi­dan de ju­gar. Mi­ra, tu po­drás de­cir mu­chas co­sas de Ma­ra­do­na, pe­ro a mí me pa­re­ce que al ti­po le gus­ta­ba ju­gar al fút­bol con o sin la pla­ta”.

¿Trá­fi­co de ni­ños?

Re­sul­ta muy di­fí­cil sa­ber, de­ter­mi­nar, afir­mar, si es­ta prác­ti­ca es, o no, trá­fi­co de ni­ños. En un ne­go­cio don­de las par­tes es­tán de acuer­do y, so­bre to­do, don­de cir­cu­la mu­cho di­ne­ro, to­do re­sul­ta muy di­fu­so.

“El fút­bol cu­bre to­do y el fút­bol trans­for­ma to­do en fút­bol. En­ton­ces, si un ni­ño se va a otro país a tra­ba­jar co­se­chan­do al­go­dón o re­co­gien­do fru­tas se lo con­si­de­ra es­cla­vo in­fan­til –ex­pli­ca Me­ne­ses–. Pe­ro si ha­ce lo mis­mo pe­gán­do­le a una pe­lo­ta pa­ra lle­gar a ser un ju­ga­dor que triun­fa en Europa, se le lla­ma fu­tu­ro crack. Es una lí­nea muy del­ga­da, mu­chos es­tán vien­do es­to co­mo trá­fi­co.”

En­tre los ni­ños fut­bo­lis­tas, los ar­gen­ti­nos son los que más se ex­por­tan, se­gui­dos de los bra­si­le­ños, que son los más ca­ros, y los uru­gua­yos, que se adap­tan a to­das las con­di­cio­nes, y en su gran ma­yo­ría tie­nen pa­sa­por­te eu­ro­peo. La pa­ra­do­ja de to­do es­to es que, de tan­to ha­cer­se los dis­traí­dos, en Europa ni se dan por en­te­ra­dos. A par­tir del li­bro de Me­ne­ses, el Sin­di­ca­to Mun­dial de Fut­bo­lis­tas hi­zo un pe­di­do a la FIFA pa­ra re­gu­lar la ven­ta de chi­cos. El periodista cuen­ta, to­da­vía sor­pren­di­do, que lo lla­ma­ron de ese sin­di­ca­to pa­ra pre­gun­tar­le có­mo so­lu­cio­nar el te­ma. “Yo les di­je: ¡No ten­go idea, ahí te­nés el li­bro, los que tie­nen que so­lu­cio­nar­lo son us­te­des!”.

Si bien la FIFA hi­zo un tí­mi­do y vano in­ten­to en 2010 por con­tro­lar el flu­jo de ni­ños a Europa, el re­sul­ta­do, nu­lo, es evi­den­te. Unos me­ses des­pués del anun­cio, el Real Ma­drid pre­sen­ta­ba en con­fe­ren­cia de pren­sa a su nue­va fi­gu­ra: Leo­nel An­gel Coi­ra, un pi­be ar­gen­tino de sie­te años. “Yo creo que la FIFA tra­ta de que es­te te­ma no se to­que, por­que pin­cha la te­le­no­ve­la de los hom­bres, que es el fút­bol. Co­mo to­da te­le­no­ve­la tie­ne que te­ner un fi­nal fe­liz, chi­cos que sa­len de po­bres y triun­fan. Pe­ro los que van que­dan­do en el ca­mino, que for­man par­te de la ver­da­de­ra his­to­ria, no se en­cuen­tran”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.