Cuan­do el ase­sino es el au­tor

“An­ne Perry, au­to­ra de no­ve­las po­li­cia­les ubi­ca­das en la In­gla­te­rra vic­to­ria­na, ma­tó a la­dri­lla­zos a una mu­jer.”

La Voz del Interior - Rumbos - - »bajo Relieve -

El gé­ne­ro po­li­cial es el que más me atrae: des­ci­frar quién es el ase­sino y tra­tar de se­pa­rar los da­tos reales de los fal­sos que no des­li­za el au­tor, me pa­re­ce un ex­ce­len­te ejer­ci­cio pa­ra apren­der a es­cri­bir, a en­re­dar tra­mas, for­jar si­tua­cio­nes y lle­var la ila­ción de una se­rie de se­cuen­cias que, en prin­ci­pio, pa­re­cen des­or­de­na­das.

Pe­ro tam­bién me atrae des­cu­brir a sus au­to­res, más allá de lo que fue­sen o pa­re­cie­sen ser: mu­chos re­sul­ta­ron sos­pe­cho­sos de de­li­tos que no se re­sol­vie­ron.

Al­gu­nos han si­do ta­cha­dos de ase­si­nos; otros, in­dis­cu­ti­ble­men­te lo fue­ron, co­mo An­ne Perry, au­to­ra de no­ve­las de crí­me­nes ubi­ca­das en la In­gla­te­rra vic­to­ria­na, que hoy po­de­mos en­con­trar ca­si en cual­quier li­bre­ría.

El su­ce­so al que me re­fie­ro fue te­rri­ble. Si vie­ron una in­quie­tan­te pe­lí­cu­la neo­ze­lan­de­sa ti­tu­la­da Cria­tu­ras ce­les­tia­les (1994), co­no­cen la his­to­ria: dos jovencitas se in­vo­lu­cran en una alar­man­te amis­tad, crean­do un mun­do ima­gi­na­rio, má­gi­co y pe­li­gro­so. Los maes­tros lo ad­vier­ten y las de­nun­cian a sus pa­dres.

Las ma­dres in­ten­tan se­pa­rar­las, una de ellas –la de in­fe­rior con­di­las

rum­bos

ción so­cial- con más em­pe­ño. Re­sis­tién­do­se a su man­da­to, la ma­tan en­tre am­bas.

Los jue­ces las in­ter­na­ron en di­fe­ren­tes re­for­ma­to­rios por 5 años, lue­go las en­tre­ga­ron a sus fa­mi­lias, con la obli­ga­ción de re­si­dir en “con­ti­nen­tes se­pa­ra­dos”, se­gún leí ha­ce mu­cho. Con el tiem­po, Perry se es­ta­ble­ció en Es­co­cia, don­de co­men­zó a es­cri­bir ba­jo el pseu­dó­ni­mo de An­ne Perry. Al­gu­nos de sus li­bros tie­nen tí­tu­los co­mo El aho­ga­do del Tá­me­sis o Los ase­si­na­tos de Ca­ter Street, nom­bran­do lu­ga­res del Lon­dres de fi­nes del si­glo XIX.

Tam­bién re­ca­ye­ron sos­pe­chas so­bre Ed­gard Allan Poe. El ma­ga­zi­ne que vie­ne con el dia­rio Hoy día Cór­do­ba pu­bli­có ha­ce va­rios años un ar­tícu­lo fir­ma­do por Luz Mi­llán:

“En ve­rano de 1841 un mis­te­rio­so cri­men, que la jus­ti­cia ja­más di­lu­ci­dó, con­mo­vía a Nue­va York. La ciu­dad y su gen­te, asom­bra­das por ca­rac­te­rís­ti­cas del he­cho, se en­fren­ta­ban a la muer­te de una be­lla mu­cha­cha, em­plea­da de una ta­ba­que­ría. Al año si­guien­te, un jo­ven es­cri­tor pu­bli­ca­ba un cuen­to en el que se co­me­tía un ase­si­na­to si­mi­lar. El prin­ci­pian­te se lla­ma­ba Ed­gard Allan Poe y, a po­co de di­fun­di­do su re­la­to, co­men­zó a sus­ci­tar­se un in­te­rro­gan­te: ¿có­mo sa­bía tan­to de un ca­so que ni de­tec­ti­ves pri­va­dos ni po­li­cía ha­bía po­di­do ex­pli­car­se y mu­cho me­nos re­sol­ver?”, pre­gun­ta la au­to­ra.

La jo­ven ase­si­na­da era Mary Ro­gers, que Poe, en la fic­ción, con­vir­tió en fran­ce­sa, tras­la­dan­do el he­cho a Pa­rís y el río Hud­son pa­só a ser el Se­na. El cuen­to se ti­tu­la “El mis­te­rio de Ma­rie Ro­gêt”, y se pu­bli­có en una re­vis­ta es­ta­dou­ni­den­se, en­tre no­viem­bre de 1842 y fe­bre­ro de 1843.

Mi­llán es­cri­be: “Los psi­có­lo­gos de la con­duc­ta han de­mos­tra­do que los cri­mi­na­les fre­cuen­te­men­te dan pis­tas que con­du­cen a su aprehen­sión, sin dar­se cuen­ta de sus de­seos in­cons­cien­tes de ser cas­ti­ga­dos. ¿Aca­so Poe hi­zo es­to al alu­dir con pre­ci­sión al ase­sino de Ma­rie Ro­gêt? El es­cri­tor era moreno, con una ca­be­lle­ra ne­gra que caía so­bre su am­plia fren­te, del mis­mo mo­do que él ha­bía ca­rac­te­ri­za­do al ase­sino de su fic­ción li­te­ra­ria”.

Y cuan­do Poe re­vi­só el cuen­to pa­ra pu­bli­car­lo co­mo li­bro, agre­gó no­tas y es­cri­bió a un ami­go: “En Ma­rie Ro­gêt no se omi­tió na­da, sal­vo lo que yo mis­mo omi­tí. To­do el asun­to es­tá ya cla­ro, aun­que pa­ra bien de los pa­rien­tes, és­te es un te­ma so­bre el que no quie­ro ex­ten­der­me”. Pa­la­bras con que da por ter­mi­na­da la obra, pe­ro nos de­ja con el enig­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.