Son­ri­sa per­di­da

La in­fla­ma­ción de es­tas mu­co­sas pue­de ser in­di­cio de pro­ble­mas co­mo la gin­gi­vi­tis.

La Voz del Interior - Rumbos - - »salud -

Los sín­to­mas de las en­cías que ar­den res­pon­den a múl­ti­ples cau­sas. La más fre­cuen­te de ellas, en un 90 % de los ca­sos, es la gin­gi­vi­tis o pe­rio­don­ti­tis.

La gin­gi­vi­tis es una in­fla­ma­ción de las en­cías ge­ne­ra­da por acu­mu­la­ción de bac­te­rias. En es­te ca­so, la pla­ca bac­te­ria­na se co­bi­ja en los pe­que­ños hue­cos que se ge­ne­ran en­tre las en­cías y los dien­tes. Si no se de­tie­ne, la gin­gi­vi­tis pue­de desem­bo­car

rum­bos

en una pe­rio­don­ti­tis, que pro­du­ce pér­di­da de los te­ji­dos de sos­tén, es de­cir, del hue­so y del pe­rio­don­to (la par­te vi­tal del dien­te). Es­to pro­du­ce mo­les­tias y ar­dor por el em­pa­que­ta­mien­to de ali­men­tos y sen­si­bi­li­dad de en­cías hin­cha­das, co­mo así tam­bién mo­vi­li­dad den­ta­ria, mal alien­to e in­fec­cio­nes.

Por otra par­te, tam­bién es co­mún en pa­cien­tes con dia­be­tes, en don­de se ob­ser­van dien­tes con abs­ce­sos. Es­ta pa­to­lo­gía ba­ja las de­fen­sas del pa­cien­te y po­ne a las en­cías en una si­tua­ción de ma­la ci­ca­tri­za­ción. Tam­bién en neu­ro­pa­tías pe­ri­fé­ri­cas por ma­la ali­men­ta­ción, que in­du­cen fal­ta y de­fi­cien­cia de nu­trien­tes co­mo las vi­ta­mi­nas. Del mis­mo mo­do, en que­ma­du­ras quí­mi­cas por blan­quea­mien­tos mal rea­li­za­dos, sin el co­rrec­to ais­la­mien­to de los pro­duc­tos que se em­plean.

Otra cau­sa pue­de ser el sín­dro­me de Sjo­gren o lla­ma­do mal de la bo­ca se­ca. Es­te sín­dro­me es una pa­to­lo­gía au­to­in­mu­ne que se ca­rac­te­ri­za por afec­tar las glán­du­las exo­cri­nas. Pro­du­ce apa­ri­ción de se­que­dad en to­da la bo­ca. Es­tas glán­du­las son las en­car­ga­das de ge­ne­rar lu­bri­can­tes naturales y bio­ló­gi­cos co­mo la sa­li­va, las lá­gri­mas, las se­cre­cio­nes mu­co­sas de la la­rin­ge y de la trá­quea, y las va­gi­na­les. Co­mo to­do lu­bri­can­te, su pre­sen­cia hi­dra­ta, hu­me­de­ce y sua­vi­za el or­ga­nis­mo. La sa­li­va, por ca­so, ac­túa co­mo buf­fer y equi­li­bra el pH de la bo­ca, ge­ne­ran­do equi­li­brio con el pH ba­jo pro­du­ci­do por la flo­ra bac­te­ria­na lo­cal.

Tam­bién in­flu­ye el uso de an­ti­de­pre­si­vos tri­cí­cli­cos, que ac­túan de dos for­mas: dis­mi­nu­yen­do la se­cre­ción de sa­li­va y pro­mo­vien­do un cua­dro ge­ne­ral en don­de el pa­cien­te tie­ne po­ca vo­lun­tad de ce­pi­llar­se las en­cías y la len­gua. El ar­dor es ca­rac­te­rís­ti­co du­ran­te la in­ges­ta.

Otra cau­sa pue­de ser la can­di­dia­sis, pa­to­lo­gía de hon­gos muy co­mún por ex­ce­so de uso de an­ti­bió­ti­cos o en­jua­gues bac­te­ri­ci­das po­ten­tes que eli­mi­nan la flo­ra bac­te­ria­na sa­na y ge­ne­ran la pro­li­fe­ra­ción de la can­di­da al­bi­cans.

Por úl­ti­mo, es fre­cuen­te el ar­dor fren­te al con­su­mo de dro­gas co­mo la me­tan­fe­ta­mi­na (Cris­tal), que ge­ne­ra un es­ta­do de desas­tre ge­ne­ra­li­za­do en la bo­ca, las can­na­bi­cas y en aque­llos pa­cien­tes con adic­ción a la co­caí­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.