El ma­lam­bo per­fec­to Una his­to­ria sen­ci­lla

Leila Guerriero

La Voz del Interior - Rumbos - - Introlibros -

Ana­gra­ma La luz ilu­mi­na en el es­ce­na­rio al hom­bre so­li­ta­rio que es­pe­ra los pri­me­ros gol­pes del bom­bo le­güe­ro. Co­mien­za la mú­si­ca y él desata su dan­za que pa­re­ce ca­si un com­ba­te: los pies fir­mes –en­vuel­tos en bo­tas de cue­ro sin sue­la– gol­pean las ta­blas de ma­de­ra con una ve­lo­ci­dad im­po­si­ble. Su nom­bre es Ro­dol­fo Gon­zá­lez Al­cán­ta­ra y es­tá eje­cu­tan­do su me­jor ma­lam­bo, un bai­le tan in­ten­so que lo­gra de­te­ner el tiem­po du­ran­te sus cua­tro mi­nu­tos de duración. Es­ta es la his­to­ria que la cro­nis­ta Leila Guerriero de­ci­dió con­tar en su li­bro más re­cien­te. La his­to­ria de un hom­bre co­mún, que da to­do por ser el ga­na­dor del Fes­ti­val Na­cio­nal de Ma­lam­bo: una com­pe­ten­cia que se lle­va a ca­bo des­de 1966 en La­bor­de, un pue­blo cor­do­bés de seis mil ha­bi­tan­tes. Con una ha­bi­li­dad es­pe­cial, Guerriero se su­mer­ge en los re­co­ve­cos de ese mi­cro­mun­do pa­ra na­rrar has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle que ro­dea al tra­di­cio­nal bai­le de los gau­chos ar­gen­ti­nos. En­tre sus pá­gi­nas, el lec­tor co­mien­za a com­pren­der la ma­gia del ma­lam­bo, el por­qué de la ob­se­sión de tan­tos hom­bres –hi­jos de fa­mi­lias hu­mil­des– que de­di­can mu­chí­si­mo tiem­po y di­ne­ro pa­ra po­der con­sa­grar­se en La­bor­de. Una vic­to­ria de la que muy po­ca gen­te es tes­ti­go, pe­ro que pa­ra ellos sig­ni­fi­ca la po­si­bi­li­dad de co­men­zar una

105• vi­da nue­va. $ Aye­lén Iñi­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.