La voz de los si­glos del si­len­cio II

“Dan­te, que ha­bía lu­cha­do por la jus­ti­cia, de­bía re­ba­jar­se an­te co­rrup­tos si que­ría re­tor­nar a su ciu­dad na­tal. No lo hi­zo.”

La Voz del Interior - Rumbos - - »bajo Relieve -

El pa­pa Bo­ni­fa­cio no di­jo pa­la­bra an­te la acu­sa­ción de Dan­te, pe­ro cuan­do és­te qui­so re­gre­sar a Flo­ren­cia, le co­mu­ni­ca­ron que es­ta­ba des­te­rra­do por mal­ver­sa­ción de fon­dos pú­bli­cos. Cuan­do qui­so pre­sen­tar­se pa­ra de­mos­trar su inocen­cia, le ad­vir­tie­ron que, en­ton­ces, su vi­da es­ta­ría en pe­li­gro.

Así, el jo­ven poe­ta se con­vir­tió, se­gún sus pa­la­bras, en “un pe­re­grino que si­gue un ca­mino des­co­no­ci­do, cre­yen­do ver una po­sa­da en ca­da ca­sa que di­vi­sa a la dis­tan­cia, y que, al com­pren­der su error, vuel­ve su fe a la si­guien­te y, así, has­ta ha­llar un lu­gar don­de re­cli­nar su ca­be­za”.

Po­cas ve­ces en­con­tra­ba asi­lo, pues no era co­no­ci­do. Di­cen sus bió­gra­fos, Henry y Da­na Lee Tho­mas: “Los no­bles le arro­ja­ban una mi­ga­ja de sus co­mi­das, pa­ra vol­ver­se a sus cor­te­sa­nas y bu­fo­nes”.

Años des­pués, cuan­do ya era fa­mo­so, al­guien le pre­gun­tó por qué los ri­cos se in­tere­sa­ban más en sus bu­fo­nes que en él. Dan­te res­pon­dió: “Por­que a to­dos nos gus­tan aque­llos que se nos ase­me­jan”.

Aun­que hu­mi­lla­do, no du­dó de su in­te­lec­to y del don de vol­ver poe­sía los pen­sa­mien­tos pro­fun­dos. Tam­po­co ol­vi­dó su amor por Bea­triz.

rum­bos

Mien­tras des­en­tra­ña­ba en ver­sos el via­je don­de re­co­rría des­de el in­fierno al purgatorio, y lue­go al cie­lo, se­guía año­ran­do su tie­rra, y por más que so­li­ci­tó que le de­ja­ran reivin­di­car su nom­bre, se lo ne­ga­ron y só­lo se le ofre­ció “un per­dón pú­bli­co” que re­cha­zó, pues sig­ni­fi­ca­ba re­co­no­cer el ver­gon­zo­so de­li­to. “¿Es que mi inocen­cia, la cual to­dos re­co­no­cen, me­re­ce el ul­tra­je de la hu­mi­lla­ción, y no bas­ta el agra­vio del exi­lio?”.

El, que ha­bía lu­cha­do por la jus­ti­cia y la pro­bi­dad en la po­lí­ti­ca, de­bía, si que­ría re­tor­nar a su ciu­dad, re­ba­jar­se an­te hom­bres in­dig­nos y co­rrup­tos. No lo hi­zo.

Du­ran­te 20 años re­co­rrió to­da Ita­lia, sin­tién­do­se, di­ce en una car­ta, “co­mo un ba­jel sin ve­las ni ti­món, an­cla­do en puer­tos ex­tra­ños, im­pul­sa­do por el vien­to de una las­ti­mo­sa po­bre­za”.

Su as­pec­to no ins­pi­ra­ba res­pe­to y su obra pa­sa­ba des­aper­ci­bi­da; sin em­bar­go, un con­tem­po­rá­neo lo des­cri­bió co­mo “tí­mi­do pe­ro al­ti­vo”, y des­de­ño­so pa­ra con los no­bles in­cul­tos.

Pe­ro su su­fri­mien­to to­mó cuer­po en una de las obras más im­por­tan­tes de la hu­ma­ni­dad: la Di­vi­na Co­me­dia, don­de cla­si­fi­ca­ría a sus enemi­gos y los si­tua­ría, se­gún sus mal­da­des, en los dis­tin­tos círcu­los del In­fierno, idea que to­mó del mis­mo Bo­ni­fa­cio, quien lo ame­na­zó con que­mar­lo en la ho­gue­ra. Y al averno en­vió él al Pa­pa, pre­gun­tán­do­le de vez en cuan­do: “¿Ya lle­gas­te, Bo­ni­fa­cio?”.

Ese In­fierno que ima­gi­na­ra, re­pre­sen­ta­ba los prin­ci­pios éti­cos de la Edad Me­dia: y por eso se lo lla­mó La Voz de los Si­glos del Si­len­cio.

Pa­ra 1318, un prín­ci­pe, re­co­no­cien­do su ge­nio, lo en­vió a Ra­ven­na, don­de se re­pu­so eco­nó­mi­ca­men­te y pu­do en­ca­rar la úl­ti­ma par­te de su obra. Des­pués de po­blar su “In­fierno” con se­res per­ver­sos, ima­gi­nó que el poe­ta Vir­gi­lio lo acom­pa­ña­ba al Purgatorio, al que se lle­ga­ba por una es­ca­le­ra de pie­dra que sur­gía del océano Atlán­ti­co, por en­ton­ces mis­te­rio­so e inex­plo­ra­do. Al acer­car­se al Paraíso, es­cu­cha una mú­si­ca ce­les­tial y ve a Bea­triz ade­lan­tar­se pa­ra lle­var­lo de la mano por un mun­do de luz, be­lle­za y amor.

Se re­sis­tió a morir sin ter­mi­nar su obra y al po­ner el pun­to fi­nal, en 1321, de­jó la plu­ma y en­tre­gó su al­ma. Flo­ren­cia, quien tan­to do­lor y hu­mi­lla­cio­nes le de­pa­ró, le eri­gió una tumba mo­nu­men­tal, que es­tá va­cía: sus res­tos des­can­san en Ra­ven­na, la ciu­dad que lo al­ber­gó. Allí, 500 años des­pués, otro poe­ta des­te­rra­do -Lord By­ron- llo­ra­ría so­bre el sar­có­fa­go que guar­da­ba sus res­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.