Veo, veo, ¿qué ves?

Con los años, ter­mi­nan por apa­re­cer los pro­ble­mas en la vis­ta. Có­mo so­lu­cio­nar­los.

La Voz del Interior - Rumbos - - »salud -

Di­ver­sos acon­te­ci­mien­tos pa­de­ci­dos a lo lar­go de la vi­da nos pue­den con­du­cir a te­ner una ba­ja vi­sión. Es­tos pue­den ser he­re­di­ta­rios o pa­to­ló­gi­cos, aun­que tam­bién pue­den in­fluir al­gu­nos ac­ci­den­tes que al­te­ren la agu­de­za o el cam­po vi­sual. Jus­ta­men­te de eso se tra­ta es­te pro­ble­ma.

Vi­si­ta­mos al of­tal­mó­lo­go por­que cree­mos que los len­tes ya no nos sir­ven o nos lle­va­mos por de­lan­te

rum­bos

el mar­co de las puer­tas o no ve­mos las ca­ras de las per­so­nas. Pen­sa­mos que, de acuer­do a la edad, ten­dre­mos al­gu­na en­fer­me­dad que co­no­ce­mos, de la que he­mos oí­do ha­blar y que el mé­di­co po­drá so­lu­cio­nar­lo con al­gún len­te o ci­ru­gía. Sin em­bar­go, no siem­pre es así.

Cuan­do se tra­ta de un chi­co que tie­ne pro­ble­mas en la es­cue­la, cree­re­mos que, tal vez, no quie­re ver o que se es­tá ha­cien­do el ca­pri­cho­so só­lo por lla­mar la aten­ción.

Pe­ro en reali­dad lo que su­po­nía­mos que se so­lu­cio­na­ba fá­cil­men­te, se con­vier­te en una ver­da­de­ra pe­sa­di­lla, di­fí­cil de acep­tar y de re­co­no­cer. ¿Có­mo es po­si­ble que si yo po­día leer, aho­ra no pue­do?

En la con­sul­ta, se sue­le es­cu­char a pa­cien­tes que veían bien la te­le­vi­sión, pe­ro aho­ra no al­can­zan a dis­tin­guir la pan­ta­lla com­ple­ta, o no ven las le­tras del ca­je­ro au­to­má­ti­co, o sa­len a la ca­lle y la luz los en­ce­gue­ce, en­tre otras con­duc­tas co­ti­dia­nas.

¿Qué se pue­de ha­cer al res­pec­to? Una vez que co­no­ce­mos las li­mi­ta­cio­nes, de­be­mos bus­car ayu­da por­que, por pe­que­ña que sea, siem­pre la hay. La asis­ten­cia per­mi­te em­pe­zar de nue­vo.

Cuan­do ha­bla­mos de ba­ja vi­sión, sig­ni­fi­ca que siem­pre que­da un res­to vi­sual que fun­cio­na y que es­tá dor­mi­do, pe­ro que hay que des­per­tar­lo, reha­bi­li­tán­do­lo y acom­pa­ñán­do­lo con ayu­das óp­ti­cas, no óp­ti­cas y tec­no­ló­gi­cas.

Las ayu­das óp­ti­cas son len­tes que tie­nen más au­men­to del co­mún. Si bien no son pa­ra to­dos los ca­sos ni son tan fá­ci­les de usar, se ne­ce­si­ta reha­bi­li­ta­ción pa­ra com­pren­der su uso.

Las ayu­das no óp­ti­cas son las que se pue­den in­cor­po­rar en la vi­da de to­dos los días co­mo, por ejem­plo, ilu­mi­nar bien los am­bien­tes, usar una luz di­rec­cio­nal a la lec­tu­ra, em­plear atri­les, te­ner te­lé­fo­nos con números más gran­des, em­plear mar­ca­do­res de pun­ta grue­sa pa­ra ano­tar, en­tre otros.

Por úl­ti­mo, la tec­no­lo­gía tam­bién ha apor­ta­do su co­la­bo­ra­ción: si bien exis­ten bi­blio­te­cas par­lan­tes, ¿por qué no ape­lar a los e-books, que au­men­tan las le­tras? En una compu­tado­ra, se pue­de con­fi­gu­rar la pan­ta­lla se­gún la dis­ca­pa­ci­dad. Y tam­bién, en el ca­so de los te­lé­fo­nos, exis­ten los mo­de­los in­te­li­gen­tes que bus­can con la voz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.