AHO­RA, (TED)UCA

La Voz del Interior - Rumbos - - >>>> Saber Previamente Quienes Serían Los Oradores -

TED no se de­tie­ne en las char­las. Aho­ra quie­ren que las ideas lle­guen a las au­las: es­tán por lan­zar Tedx Río de la Pla­ta edu­ca­ción. “Pa­ra te­ner im­pac­to ma­si­vo te­ne­mos que te­ner im­pac­to en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo, te­ne­mos que es­tar en las au­las. Pa­ra eso con­vo­ca­mos a es­pe­cia­lis­tas en edu­ca­ción, y los desafia­mos a que lle­ven el con­te­ni­do a las au­las”, cuen­ta Gar­bulsky. Con ese fin, co­men­za­ron a ar­mar guías pe­da­gó­gi­cas que por aho­ra con­tie­nen vein­te de las más de cien char­las TED. “Se le su­gie­re al maes­tro que pa­ra de­ter­mi­na­do te­ma pue­de to­mar de­ter­mi­na­da char­la. Es­ta­mos yen­do a los co­le­gios se­cun­da­rios y pren­de muy bien. Que­re­mos lle­gar a los maes­tros y es­ta­mos ha­blan­do con los mi­nis­te­rios pa­ra que los do­cen­tes se acer­quen a nues­tro ma­te­rial pe­da­gó­gi­co. Por otro la­do, tra­ta­mos de iden­ti­fi­car a los que ya es­tén usan­do las char­las y que ellos sean las se­mi­llas de cam­bio en los co­le­gios y uni­ver­si­da­des”. Gar­bulsky ase­gu­ra que el mun­do an­glo­sa­jón tie­ne vas­ta tra­di­ción de ora­to­ria, don­de se ha­cen con­cur­sos des­de ni­ños y se le pres­ta aten­ción des­de la edu­ca­ción for­mal. “Es­ta­mos in­ten­tan­do cam­biar­lo en las es­cue­las. Acá, en nin­gún la­do se les en­se­ña a los chi­cos a ex­pre­sar­se bien. Te­ne­mos un dé­fi­cit cul­tu­ral muy gran­de. Hay mu­cha gen­te que tie­ne ideas ge­nia­les y no las pue­den con­tar muy bien”. ¿Có­mo es el pro­ce­so de se­lec­ción? Ha­ce­mos reunio­nes en las que ca­da miem­bro tie­ne que pos­tu­lar un ora­dor en cua­tro mi­nu­tos fren­te al res­to del gru­po. Des­pués, hay cua­tro mi­nu­tos más pa­ra ha­cer­les pre­gun­tas, y fi­nal­men­te ca­da uno tie­ne que ele­gir sie­te u ocho can­di­da­tos. Ade­más hay una au­di­ción abier­ta pa­ra la que hay que lle­nar un for­mu­la­rio lar­guí­si­mo, un fil­tro na­tu­ral, por­que que­re­mos me­dir las ga­nas que ten­gan. De ahí ele­gi­mos pa­ra una au­di­ción, en la que tie­nen que dar una char­la de seis mi­nu­tos. Y en ba­se a eso se de­ci­den los can­di­da­tos. Es­te año se ano­ta­ron 222 per­so­nas, de esas 222 ele­gi­mos cua­ren­ta pa­ra que den la char­la cor­ta, y de esos cua­ren­ta, que­da­ron cin­co o seis, que se­rán los ora­do­res en sep­tiem­bre. ¿En­tre­nan an­tes del even­to? Ca­da uno tie­ne un coach que lo si­gue du­ran­te esos tres me­ses, en los que nos reuni­mos diez ve­ces, y se­gui­mos el pro­ce­so. Las ne­ce­si­da­des de ca­da ora­dor son dis­tin­tas, y lo ayu­da­mos a desa­rro­llar he­rra­mien­tas pa­ra que lo di­ga de ma­ne­ra efec­ti­va. Cuan­do eva­lua­mos a los di­ser­tan­tes bus­ca­mos que ten­gan el po­ten­cial de ser buenos ora­do­res. No to­dos lo son a prio­ri, y con es­tos tres me­ses de tra­ba­jo ha­ce­mos lo me­jor pa­ra que me­jo­ren den­tro de sus po­si­bi­li­da­des. Son mu­chos en­sa­yos, uno a uno, y un en­sa­yo ge­ne­ral con to­dos, dos se­ma­nas an­tes del even­to. Es un pro­ce­so sú­per in­ten­so. A los ora­do­res TED les da vi­si­bi­li­dad y cier­to pres­ti­gio. ¿ Y el pú­bli­co qué se lle­va? La gen­te di­ce que no so­lo es­cu­chó ideas, sino que es­cu­chan­do se le ge­ne­ra­ron nue­vas ideas. Por otro la­do, mu­chos se van con ga­nas de sa­lir co­rrien­do a ha­cer co­sas. Tam­bién hay co­mo una sen­sa­ción de: ‘Es­to es­tá bueno y oja­lá que ha­ya más’. No es­ta­mos ha­blan­do só­lo de char­las, sino de lu­ga­res don­de las co­sas se ha­cen bien y to­do el mun­do pue­de ac­ce­der, que no sea la pla­ta la que te de­ja o no ac­ce­der a po­der ha­cer cier­tas co­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.