Atra­pan­do hor­mi­gas

La re­si­na de pino pue­de ser un gran alia­do pa­ra pro­te­ger las plan­tas.

La Voz del Interior - Rumbos - - Guillermo Grimoldi »jardín -

Las hor­mi­gas cor­ta­do­ras uti­li­zan las ho­jas pa­ra ha­cer un pe­se­bre, una vez allí, otro gru­po de hor­mi­gas, las “jar­di­ne­ras”, crían un hon­go que es el úni­co ali­men­to de la co­lo­nia. Es­te hon­go no pue­de con­ta­mi­nar­se por­que el re­sul­ta­do se­ría fa­tal pa­ra la sub­sis­ten­cia del hor­mi­gue­ro; pa­ra evi­tar es­ta con­ta­mi­na­ción, ca­da hor­mi­ga an­tes de de­po­si­tar su ho­ja en la hon­gue­ra de­be pa­sar por en­ci­ma de re­si­na de pino so­li­di­fi­ca­da fro­tan­do sus pa­tas en ella pa­ra que es­ta fun­cio­ne co­mo an­ti­sép­ti­ca y fun­gi­ci­da ma­tan­do (si es que hay) las es­po­ras de hon­gos que po­drían con­ta­mi­nar su ali­men­to. Es­ta re­si­na só­li­da es un gran alia­do pa­ra las hor­mi­gas, mien­tras que en es­ta­do lí­qui­do es su peor enemi­go, ya que si la co­lo­ca­mos en for­ma de co­llar en el tron­co de los ro­sa­les o los fru­ta­les las pa­tas de las hor­mi­gas se pe­gan y no pue­den avan­zar im­pi­dien­do que suban a cor­tar ho­jas.

rum­bos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.