La que re­gre­sa a me­dia­no­che

“Al en­trar al cam­po­san­to, am­bos pu­die­ron ver de le­jos la cam­pe­ra de cue­ro que col­ga­ba de la cruz de la tum­ba.”

La Voz del Interior - Rumbos - - »bajo Relieve -

En las ciu­da­des sue­le aflo­rar un se­di­men­to má­gi­co que na­ce de su his­to­ria y de sus su­ce­di­dos: hoy lo lla­ma­mos “le­yen­das ur­ba­nas”. Me­nos poé­ti­cas que las ru­ra­les, son más te­rri­bles: se des­pren­den, en ge­ne­ral, de he­chos luc­tuo­sos o de crí­me­nes im­pu­nes. Por­que una de las di­fe­ren­cias en­tre es­tos dos ti­pos de le­yen­das, es que en las ru­ra­les el ase­sino, el per­ver­so, el cruel, siempre es cas­ti­ga­do. En las ur­ba­nas, el fan­tas­ma, el mons­truo, no só­lo es in­to­ca­ble: siempre re­gre­sa pa­ra se­guir asus­tan­do… o asom­bran­do.

Lo ex­tra­ño de ellas es que, se­gún una in­ves­ti­ga­ción, to­das las ciu­da­des de Oc­ci­den­te, aun­que per­te­nez­can a pue­blos de dis­tin­tos idio­mas, cos­tum­bre y na­cio­na­li­da­des, és­tas se re­pi­ten con le­ves di­fe­ren­cias.

La que hoy les cuen­to la he es­cu­cha­do en Cór­do­ba, en Co­rrien­tes y leí otra si­tua­da en una ciu­dad de Ca­na­dá. Es­ta su­ce­dió en Amé­ri­ca Cen­tral, en el mu­ni­ci­pio de San Ni­co­lás (San­ta Bár­ba­ra), en la re­pú­bli­ca de Hon­du­ras.

Di­cen que allí vi­vía, con su fa­mi­lia, una joven muy lin­da, lla­ma­da Au­ro­ra Ca­ba­lle­ro. Era de piel muy blanca, te­nía una her­mo­sa ca­be­lleTo­do

rum­bos

ra ru­bia y su ca­rác­ter era ami­ga­ble. Al ter­mi­nar el pri­ma­rio, sus pa­dres le per­mi­tie­ron con­ti­nuar los es­tu­dios en otra ciu­dad, don­de co­no­ció a un joven del que se enamo­ró.

En una de sus vi­si­tas, di­jo a sus pa­dres que es­ta­ba de no­via, y que el mu­cha­cho que­ría com­pro­me­ter­se cuan­to an­tes.

Se­gún la iban in­te­rro­gan­do, con­fe­só que su no­vio era un “mo­reno” y que lo ama­ba apa­sio­na­da­men­te. Su ma­dre lo acep­tó, pe­ro su pa­dre, que era de piel muy cla­ra, se en­fu­re­ció y le prohi­bió la re­la­ción: no en­tra­ría un mu­la­to a su fa­mi­lia. Au­ro­ri­ta de­fen­dió su amor, pe­ro el pa­dre le prohi­bió se­guir es­tu­dian­do, pa­ra que no vol­vie­ran a ver­se.

La joven llo­ró y llo­ró, pe­ro to­do fue inú­til, por lo que to­mó una trá­gi­ca de­ci­sión: fue al es­cri­to­rio de él, to­mó un re­vól­ver que guar­da­ba en un co­fre, se en­ce­rró en su dor­mi­to­rio y, fren­te al es­pe­jo, apun­tó el ar­ma so­bre su co­ra­zón y dis­pa­ró.

el ba­rrio llo­ró su muer­te, y su pa­dre que­dó des­con­so­la­do, mal­di­cién­do­se por ha­ber­se opues­to a los amo­res de su hi­ja.

Tiem­po des­pués, un via­je­ro que en­tra­ba al pue­blo di­vi­só una joven que le ha­cía se­ñas pa­ra que la lle­va­ra. De­tu­vo el co­che y ella le pi­dió que la de­ja­ra en San Ni­co­lás, pues te­nía que re­gre­sar a su ca­sa an­tes de me­dia­no­che.

Vién­do­la preo­cu­pa­da, el con­duc­tor la de­jó su­bir y, al no­tar que tem­bla­ba, se qui­tó la cam­pe­ra de cue­ro y se la ofre­ció. La joven le agra­de­ció y no vol­vió a pro­nun­ciar pa­la­bra has­ta que se de­tu­vie­ron fren­te a un por­tón. Al des­cen­der, le di­jo que pa­sa­ra a la mañana si­guien­te, pues su pa­dre le pa­ga­ría el via­je y le de­vol­ve­ría el abri­go.

Así hi­zo el hom­bre, más que por el di­ne­ro, por­que le preo­cu­pa­ba aque­lla mu­cha­chi­ta, y en cuan­do el due­ño de ca­sa le abrió la puer­ta, le di­jo que él era quien ha­bía traí­do la no­che an­te­rior a su hi­ja, y que pa­sa­ba a re­co­ger la cam­pe­ra que le ha­bía pres­ta­do.

–Se­gu­ra­men­te lo han en­ga­ña­do –res­pon­dió el hom­bre– pues ayer no he­mos te­ni­do vi­si­tas.

Sin em­bar­go, a tra­vés de la puer­ta abier­ta, el con­duc­tor vio una foto y ex­cla­mó: –¡Pe­ro si ahí tie­ne su re­tra­to! El pa­dre de Au­ro­ra se cons­ter­nó, y le di­jo que sí, que aque­lla era su hi­ja, pe­ro que es­ta­ba muer­ta. Co­mo el hom­bre no le creía, se pu­so el sa­co y le di­jo que fue­ran has­ta el ce­men­te­rio: le mos­tra­ría dón­de des­can­sa­ban sus res­tos.

Al en­trar al cam­po­san­to, no fue ne­ce­sa­rio se­ña­lar la tum­ba de su hi­ja, pues des­de le­jos pu­die­ron ver la cam­pe­ra de cue­ro que col­ga­ba de la cruz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.