El la­do di­ver­ti­do de la es­cue­la

La Voz del Interior - Rumbos - - »historias -

alum­nos de cuar­to gra­do asis­ti­mos a una ca­pa­ci­ta­ción pa­ra pre­ve­nir ac­ci­den­tes do­més­ti­cos. El ins­truc­tor, pa­ra ha­cer un po­co más ame­na la char­la, de­ci­dió ha­cer par­ti­ci­par a los alum­nos. En pri­me­ra fi­la es­ta­ba Jo­se­fi­na Tos­ta­do, una chi­ca de la que va­rios del gra­do es­tá­ba­mos enamo­ra­dos. A ella fue a quien se­ña­ló es­te buen hom­bre pa­ra co­men­zar.

–A ver, lin­da, ¿Qué me­di­da de se­gu­ri­dad re­co­men­da­rías vos pa­ra pre­ve­nir ac­ci­den­tes?

Des­pués de unos se­gun­dos de du­da, an­te la mi­ra­da de to­da la cla­se y las ex­pec­ta­ti­vas de los que es­pe­rá­ba­mos una res­pues­ta acor­de a nues­tros sen­ti­mien­tos por ella, Jo­se­fi­na, tras una son­ri­si­ta ner­vio­sa, con­tes­tó:

–¡No de­jar cás­ca­ras de ba­na­na en el sue­lo del ba­ño!

Un re­cuer­do que nos hi­zo reír mu­cho fue el del día en que Es­te­la Piot­ti le pi­dió a un pro­fe­sor que le ex­pli­que có­mo re­sol­ver un sis­te­ma de dos ecua­cio­nes con dos in­cóg­ni­tas. Lue­go de frus­tra­dos in­ten­tos, el tu­tor de­ci­dió eva­luar si la alum­na lo­gra­ba re­sol­ver ejer­ci­cios más sen­ci­llos, co­mo una ecua­ción con una in­cóg­ni­ta. Al ver que tam­po­co po­día sa­car­los, el tu­tor con­fir­mó sus sos­pe­chas al pre­gun­tar: –¿Vos sa­bés que es “x”? –Cla­ro, ¡Diez en nú­me­ros ro­ma­nos! –di­jo Es­te­li­ta.

Es­ta chi­ca tie­ne otra ge­nial: en un exa­men es­cri­to, la afir­ma­ción a eva­luar era: “La po­bla­ción hu­ma­na cre­ce a ta­sa ve­ge­ta­ti­va”. El pro­fe­sor ca­si se des­ma­ya al leer la res­pues­ta de la alum­na: “Fal­so, los hu­ma­nos no son ve­ge­ta­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.