El ma­te del vi­si­ta­dor mé­di­co

La Voz del Interior - Rumbos - - Introtecno&ciencia -

to­dos en su tan des­ta­ca­do vehícu­lo, co­men­zó a exi­gir co­sas. “Va­mos al bar a to­mar un ca­fé”. “No ten­go la lla­ve, me­jor va­mos a dor­mir a ca­sa, te­ne­mos pie­za pa­ra in­vi­ta­dos”, le di­jo Mo­rey­ra.

Ape­nas nos ins­ta­la­mos en ese cuar­to, el vi­si­ta­dor vol­vió a la car­ga: “Ten­go hambre, quie­ro un hue­vo fri­to”. “Son ca­si las cua­tro”, ad­vir­tió Juan Car­los. “Quie­ro un hue­vo fri­to”, in­sis­tió el pe­sa­do due­ño del Ply­mouth.

Así que, un po­co re­sig­na­dos y otro po­co mos­quea­dos, fui­mos to­dos a la co­ci­na de la ca­sa. Era una ca­sa chorizo y que­da­ba al fon­do, por lo que nues­tros rui­dos no mo­les­ta­rían al res­to de la fa­mi­lia Mo­rey­ra, que pron­to co­men­za­ría un in­ten­so día de tra­ba­jo. Juan Car­los pren­dió la co­ci­na a le­ña, sa­có la sar­tén y nos hi­zo hue­vos fri­tos a to­dos. Es­ta­ban de­li­cio­sos. Tras la­var los pla­tos, ro­gó: “Va­mos a dor­mir, no doy más”. “No, esperá, quie­ro un ma­te”, anun­ció el vi­si­ta­dor. Emi­lio y yo lo mi­ra­mos con ca­ra de que íba­mos a ma­tar­lo pe­ro, pa­ra nues­tra sor­pre­sa, Juan Car­los co­lo­có la pa­va en el fue­go y se pu­so a pre­pa­rar la in­fu­sión. Con se­ñas de har­taz­go, es­pe­ra­mos jun­to a la puer­ta. Mo­rey­ra ce­bó con de­li­ca­de­za y le al­can­zó un ma­te bien es­pu­mo­so al den­so vi­si­ta­dor mé­di­co, quien le en­tró a la bom­bi­lla sin mi­ra­mien­tos y se lo to­mó de una so­la chu­pa­da. El gri­to que pe­gó se es­cu­chó has­ta en Ce­res. El ti­po sa­lió co­rrien­do, se mon­tó en su Ply­mouth y no lo vol­vi­mos a ver nun­ca más.

–¿Le pu­sis­te agua hir­vien­do? – le pre­gun­té a Juan Car­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.