La otra mu­sa I

“‘No pue­do pin­tar­te por­que te amo’, le di­jo Mo­rris a Ja­ne Bur­den, des­lum­bra­do por la her­mo­su­ra de la jo­ven.”

La Voz del Interior - Rumbos - - Tendencias & Estilos El Relator Salvaje Gourmet Gr -

Na­ció en 1839, hi­ja de cam­pe­si­nos muy po­bres, en Ox­ford, In­gla­te­rra, pe­ro su dis­po­si­ción per­so­nal y al­gu­nas cir­cuns­tan­cias, la lle­va­ron a con­ver­tir­se en una mu­jer de fuer­te pre­sen­cia en la so­cie­dad de su épo­ca. Su nom­bre era Ja­ne Bur­den, y su ex­tra­ña be­lle­za le de­pa­ró un des­tino di­fe­ren­te.

To­do co­men­zó cuan­do dos jó­ve­nes que per­te­ne­cían a un nue­vo mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co via­ja­ron a Ox­ford pa­ra de­co­rar un sa­lón im­por­tan­te. Qui­so la suer­te que pa­sa­ra una com­pa­ñía de teatro por la ciu­dad, y que Ja­ne y su her­ma­na de­ci­die­ran gas­tar los úl­ti­mos pe­ni­ques que te­nían en las en­tra­das pa­ra ver el es­pec­tácu­lo. Se sen­ta­ron in­me­dia­ta­men­te de­trás de aque­llos mu­cha­chos de tan buen ver, que que­da­ron fas­ci­na­dos con las dos rús­ti­cas pe­ro her­mo­sas mu­cha­chas.

Tra­ba­ron amis­tad con ellas, y las in­vi­ta­ron a vi­si­tar­los en el es­tu­dio, pues es­ta­ban bus­can­do mo­de­los; ellos eran Dan­te Ga­briel Ros­set­ti y Ed­ward Bur­ne-Jo­nes, am­bos per­te­ne­cien­tes a la lla­ma­da Her­man­dad Pre­rra­fae­li­ta.

Al otro día, cuan­do se en­con­tra­ron con ellas, que­da­ron im­pac­ta­dos por la be­lle­za de am­bas −la her­ma­na de Ja­ne mu­rió muy pron­to de tu­bercu­losis− pe­ro es­pe­cial­de

rum­bos

men­te por Ja­ne: Ros­set­ti en­con­tró en ella el ros­tro me­die­val pa­ra pin­tar un cua­dro que lo hi­zo fa­mo­so: “Queen Gui­ni­ve­re”, que de­co­ra­ría el Sa­lón de la Ox­ford Union.

Mien­tras po­sa­ba pa­ra Ros­set­ti, se la pre­sen­ta­ron a Wi­lliam Mo­rris, un ami­go de la Her­man­dad que in­ten­ta­ba ser pin­tor y poe­ta. Wi­lliam se enamo­ró per­di­da­men­te de Ja­ne y en 1858 le pi­dió que se ca­sa­ran; ella ac­ce­dió.

Du­ran­te aquel año, Mo­rris la pin­tó pa­ra “La Be­lla Isol­da” −otro te­ma ar­tú­ri­co−, y esa fue la úni­ca pin­tu­ra al óleo que se con­ser­va de él: des­lum­bra­do por la her­mo­su­ra de la jo­ven, el ar­tis­ta ga­ra­ba­teó en el lien­zo: “No pue­do pin­tar­te pe­ro te amo”. Al­guien que hu­bie­ra ama­do me­nos a Ja­ne –o que no hu­bie­ra es­ta­do he­chi­za­do por su al­ma– hu­bie­ra que­da­do sa­tis­fe­cho con la obra, pe­ro Mo­rris no vol­vió a pin­tar al óleo.

Ella po­só pa­ra va­rios miem­bros del gru­po y fue la se­gun­da mo­de­lo más re­pre­sen­ta­da de las mu­sas la Her­man­dad. Quien po­nía el ros­tro por en­ton­ces a sus obras, era una pe­li­rro­ja dul­ce y tí­mi­da, Eli­za­beth Sid­dal, es­po­sa de Ros­set­ti. Frá­gil de cuer­po y de es­pí­ri­tu, Sid­dal se sui­ci­dó muy jo­ven, al per­der una hi­ji­ta, y Bur­den reinó en­ton­ces, y por mu­cho tiem­po, so­bre las otras mo­de­los.

El ca­sa­mien­to de Ja­ne con Wi­lliam Mo­rris (1859) trans­gre­dió las con­ven­cio­nes so­cia­les: ella ve­nía de una fa­mi­lia de pue­blo y él de una de prós­pe­ros co­mer­cian­tes; la jo­ven, con su as­pec­to gi­tano, no era apre­cia­da en­tre per­so­nas de buen gus­to y na­die pu­do su­po­ner que al­gún día ella se con­ver­ti­ría en una es­pe­cie de ícono cul­tu­ral.

Mo­rris, por en­ton­ces, abo­ga­ba por un ar­te útil, coope­ra­ti­vo y crea­ti­vo, cer­cano a la ar­te­sa­nía, que hi­cie­ra la vi­da más fe­liz, sin lu­jos inú­ti­les, y que dis­tin­guie­ra al obre­ro en su la­bor.

Con el tiem­po, se con­ver­ti­ría en un ar­tis­ta de­di­ca­do a la de­co­ra­ción, im­pre­sor de li­bros ma­ra­vi­llo­sos, y un ideó­lo­go del so­cia­lis­mo. De cla­se pu­dien­te, eli­gió una vi­da sen­ci­lla, la fe­li­ci­dad del tra­ba­jo crea­ti­vo y la so­li­da­ri­dad con sus tra­ba­ja­do­res.

A par­tir de su com­pro­mi­so, Ja­ne pi­dió a Mo­rris que le pu­sie­ra una tu­to­ra pa­ra en­se­ñar­le a leer y es­cri­bir, otras ma­te­rias y tra­to so­cial. Po­seía una me­mo­ria pro­di­gio­sa, apren­dió el fran­cés y el ita­liano, des­cu­brió la poe­sía y lle­gó a ser una bue­na pia­nis­ta. Le fas­ci­na­ba la mú­si­ca clá­si­ca.

Sin que na­die se die­ra cuen­ta, ins­pi­ró el per­so­na­je de Eli­sa de la obra Pig­ma­lión, de Ber­nard Shaw. Po­co más de un si­glo des­pués, se fil­mó una pe­lí­cu­la so­bre ella, Ja­ne Bur­den, lla­ma­da Mi be­lla da­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.