Hun­dir­se, sa­lir y flo­re­cer

La re­si­lien­cia es un con­cep­to que nos en­se­ña a afron­tar si­tua­cio­nes de cri­sis y sa­lir de ellas for­ta­le­ci­dos, con más re­cur­sos que an­tes.

La Voz del Interior - Rumbos - - [ Vida Cotidiana ] - Por Mir­yam Bloch

• El con­cep­to de re­si­lien­cia se re­fie­re a la ha­bi­li­dad pa­ra afron­tar si­tua­cio­nes de cri­sis y sa­lir de ellas for­ta­le­ci­dos, con más re­cur­sos de los que te­nía­mos an­tes. Y es­ta ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción se apli­ca tan­to a la per­so­na individual co­mo al mar­co fa­mi­liar. Es un pro­ce­so ac­ti­vo que sur­ge en res­pues­ta a los desafíos que ofre­ce la vi­da.

Mu­chas ve­ces uno se sor­pren­de có­mo res­pon­de an­te si­tua­cio­nes que pien­sa que se­rían de­vas­ta­do­ras, con qué fuer­za in­ter­na cuen­ta sin si­quie­ra sos­pe­char­lo. Las per­so­na­li­da­des re­si­lien­tes son ca­pa­ces de asi­mi­lar los gol­pes de la vi­da con una ac­ti­tud po­si­ti­va y, a ve­ces, in­clu­so sa­len for­ta­le­ci­das. Co­mo la flor de lo­to, que cre­ce en los lu­ga­res más in­hós­pi­tos.

Se tien­de a pen­sar que quie­nes lo­gran man­te­ner­se se­re­nos an­te una des­gra­cia, co­mo la muer­te de un ser que­ri­do o una rup­tu­ra sen­ti­men­tal, son per­so­nas emo­cio­nal­men­te frías y dis­tan­tes, pe­ro no es así. Muy por el con­tra­rio, es­te ti­po de se­res de­mues­tran una pro­fun­da y ad­mi­ra­ble ha­bi­li­dad pa­ra re­mon­tar el su­fri­mien­to en po­co tiem­po.

rum­bos

Ilus­tra­ción

Me­ySe tra­ta de una per­so­na­li­dad re­si­lien­te, que con­si­gue man­te­ner­se es­ta­ble sin que su vi­da co­ti­dia­na se vea al­te­ra­da irre­me­dia­ble­men­te por un su­ce­so ne­ga­ti­vo.

La li­cen­cia­da en Psi­co­lo­gía Dia­na Li­ber­man cuen­ta en su li­bro Es ho­ra de ha­blar de due­lo so­bre es­te con- del fue­go ca­da 500 años, pe­ro lue­go re­sur­gía de sus pro­pias ce­ni­zas. Cuan­do le lle­ga­ba la ho­ra de mo­rir, ha­cía un nido de es­pe­cias y hier­bas aro­má­ti­cas, po­nía un úni­co hue­vo, que em­po­lla­ba du­ran­te tres días, y al ter­cer día ar­día. El ave se que­ma­ba por com­ple­to y, al re­du­cir­se a ce­ni­zas, re­sur­gía del hue­vo la mis­ma ave Fé­nix, siem­pre úni­ca y eter­na. Se tra­ta de un re­la­to mi­le­na­rio, que ha per­ma­ne­ci­do en el ima­gi­na­rio hu­mano con­ver­ti­do en un sím­bo­lo de fuer­za, de pu­ri­fi­ca­ción, de re­na­ci­mien­to tan­to fí­si­co co­mo es­pi­ri­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.