Apren­der a des­co­nec­tar

La idea es des­can­sar y po­ner el con­ta­dor en ce­ro. Pe­ro no siem­pre es fá­cil sa­car la men­te del tra­ba­jo y dis­fru­tar. ¿Có­mo des­co­nec­tar de ver­dad?

La Voz del Interior - Rumbos - - [ Vida Cotidiana ] - Por Mir­yam Bloch

• Lo más im­por­tan­te du­ran­te las vacaciones es la pre­dis­po­si­ción pa­ra po­der dis­fru­tar­las y pa­sar­la bien. Si uno es­tá per­tur­ba­do por mo­ti­vos re­la­ti­vos al tra­ba­jo o no es ca­paz de de­jar de pen­sar en el ám­bi­to la­bo­ral, no po­drá dis­fru­tar del lu­gar en el que se en­cuen­tra, más allá que sea el lu­gar más ma­ra­vi­llo­so de la Tie­rra.

El fe­nó­meno co­no­ci­do co­mo “wor­kaho­lic” –neo­lo­gis­mo in­ven­ta­do por los nor­te­ame­ri­ca­nos pa­ra re­fe­rir­se a los adic­tos al tra­ba­jo – se pue­de ob­ser­var en mu­chos hom­bres y mu­je­res que su­fren una de­pen­den­cia en­fer­mi­za del tra­ba­jo.

La adic­ción al tra­ba­jo es un fe­nó­meno que apa­re­ció en la dé­ca­da del 80 en la ma­yo­ría de los paí­ses oc­ci­den­ta­les. Los cam­bios es­truc­tu­ra­les de la eco­no­mía en la so­cie­dad, en los úl­ti­mos años, han lo­gra­do que el

rum­bos

Ilus­tra­ción

Mey­son al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas de per­so­na­li­dad que no le per­mi­ten re­crear­se en vacaciones. ¿Te sen­tís iden­ti­fi­ca­do con al­gu­na? •Preo­cu­pa­ción

ex­ce­si­va: la per­so­na no pue­de de­jar de pen­sar o de preo­cu­par­se por di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes, lo que no le per­mi­te dis­fru­tar del mo­men­to. •Pen­sa­mien­tos

ca­tas­tró­fi­cos: ten­den­cia tre­men­dis­ta so­bre los he­chos de la vi­da co­ti­dia­na. •Pen­sa­mien­tos

an­ti­ci­pa­to­rios: se ade­lan­tan de ma­ne­ra ge­ne­ral­men­te ne­ga­ti­va a lo que pue­de ocu­rrir en el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.