Aye­res y ecos del car­na­val

“La gen­te edu­ca­da se arro­ja­ba flo­res y gra­nos de anís, pe­ro con los si­glos, co­men­za­ron los hue­vos po­dri­dos y chi­cho­nes.”

La Voz del Interior - Rumbos - - Sumario -

Du­ran­te si­glos, el car­na­val fue la fies­ta más ama­da por los pue­blos: da­ba li­ber­tad al es­cla­vo, di­si­mu­la­ba a la mu­jer re­pri­mi­da y per­mi­tía a los jó­ve­nes bur­lar­se de los ma­yo­res. No era fies­ta de hé­roes, santos o re­yes: era la fies­ta que per­mi­tía al pue­blo −por bre­ve tiem­po− to­das las li­cen­cias, to­dos los ex­ce­sos.

En la Amé­ri­ca es­pa­ño­la, en los tiem­pos “co­lo­nia­les”, era muy po­pu­lar. Así lo cuen­ta un es­tu­dio­so, An­gel López Can­tos, en su obra Jue­gos, fies­tas y di­ver­sio­nes en la Amé­ri­ca es­pa­ño­la: “El car­na­val en In­dias, al igual que en el Vie­jo Con­ti­nen­te, co­men­za­ba el do­min­go an­te­rior a la cua­res­ma, que se ini­cia­ba el miér­co­les de Ce­ni­za. La po­bla­ción lo apro­ve­cha­ba con gran en­tu­sias­mo, por­que des­pués les aguar­da­ban 40 días de re­co­gi­mien­to y pe­ni­ten­cia.”

Pe­ni­ten­cia cum­pli­da ca­bal­men­te, sin que me­dia­ra la con­di­ción so­cial del pe­ni­ten­te, así fue­ra se­ño­rón o peón, mi­sia o es­cla­va. Pues ca­si to­dos, sin dis­tin­ción, se en­tre­ga­ban a la in­tem­pe­ran­cia.

A ve­ces, un vi­rrey prohi­bía el car­na­val, pe­ro otro lo re­ins­tau­ra­ba. Era co­mún que se pro­du­je­ran des­ma­nes cuan­do la tur­ba en­tra­ba en

rum­bos

las ca­sas, arro­jan­do agua y harina, des­tro­za­ban mue­bles y, a ve­ces, ro­ban­do. Siem­pre ha­bía he­ri­dos, y cuan­do el vino se subía a la ca­be­za −es­pe­cial­men­te en los ba­rrios mar­gi­na­les− sa­lían a re­lu­cir pu­ña­les y ga­rro­tes.

En “las ori­llas” se ar­ma­ban mur­gas y can­dom­bes, dis­fra­za­dos y con más­ca­ras o an­ti­fa­ces. Era co­mún que los chi­cos bus­ca­sen ve­ji­gas de va­cas o de ove­jas en los ma­ta­de­ros pa­ra lle­nar­las de agua, y los ma­yo­res com­pra­ban “al­can­cías” de ba­rro lle­nas de per­fu­me.

En­tre la gen­te edu­ca­da, se dis­fru­ta­ba del pla­cer cor­tés de arro­jar­se flo­res, gra­nos de anís, cas­ca­ri­lla de ca­ne­la y agua de co­lo­nia, pe­ro con los si­glos, las cos­tum­bres se vol­vie­ron gro­se­ras: ve­ji­ga­zos, hue­vos po­dri­dos, fru­tas pa­sa­das se usa­ban de pro­yec­til, pro­du­cien­do chi­cho­nes, ojos ne­gros y mo­re­to­nes en el cuer­po.

Mu­chos hom­bres del “cen­tro”

www.rum­bos­di­gi­tal.com­de­ja­ban las ca­lles ilu­mi­na­das, y es­ca­pa­ban pa­ra al­ter­nar con las des­pre­jui­cia­das mo­re­nas. Aque­llo so­lía ter­mi­nar en crí­me­nes de pa­sión.

Otras ve­ces, los ga­la­nes eran en­ga­ña­dos por las mis­mas mu­cha­chas, que los apar­ta­ban de la mul­ti­tud y los lle­va­ban don­de sus ami­gos pu­die­ran asal­tar­los.

Por unas ho­ras, na­die ha­ría ca­llar a los ne­gros al­bo­ro­ta­dos, los pa­dres no re­pren­de­rían a sus hi­jos, jo­ven­ci­tos es­cu­da­dos tras las más­ca­ras, que in­ven­ta­ban bri­bo­na­das pa­ra mo­les­tar a sus maes­tros.

Y al ter­mi­nar aque­llas jor­na­das que re­cor­da­ban los tiem­pos de la an­ti­gua Ro­ma, sa­lían los fran­cis­ca­nos a re­co­ger in­dios ebrios has­ta la in­cons­cien­cia, los mer­ce­da­rios a los ne­gros y los je­sui­tas a los es­tu­dian­tes. Los do­mi­ni­cos ame­na­za­rían al es­pí­ri­tu con el In­fierno y al cuer­po con la cár­cel, y el Al­cal­de, al bol­si­llo con gran­des mul­tas.

El jol­go­rio aca­ba­ba con el en­tie­rro del car­na­val, una pro­ce­sión que lle­va­ba en an­ga­ri­llas un mo­ni­go­te ex­tra­va­gan­te ro­dea­do por hom­bres y mu­je­res que arras­tra­ban un lu­to de ha­ra­pos mus­tios, olien­do a vino y pól­vo­ra. Los “llo­ro­nes” ge­mían so­bre el mu­ñe­co y lo lla­ma­ban “nues­tro que­ri­do pa­rien­te” y otras afec­tuo­sas za­fie­da­des.

Pa­sa­do el en­tie­rro, co­men­za­ba el ju­bi­leo de las 40 ho­ras, pa­ra des­agra­viar al Se­ñor. Du­ra­ba tres días, y muy po­cos de­ja­ban de acu­dir a los ser­mo­nes, a tiem­po que se de­vol­vía la pul­cri­tud a la ciu­dad.

Re­di­mi­dos pe­ca­dos e in­ju­rias, el ju­bi­leo con­cluía con him­nos sa­cros, los tem­plos ador­na­dos co­mo Do­min­go de Pas­cua y to­dos re­to­ma­ban la vi­da, fe­li­ces por­que sus ex­ce­sos ha­bían si­do per­do­na­dos des­pués de ha­ber­los dis­fru­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.