UN CV DE VERTIGO

La Voz del Interior - Rumbos - - “la Eei Hace Que Te Des Cuenta De La Naturaleza Fi -

El co­ro­nel Ch­ris Hadfield se li­cen­ció en 1988 con las me­jo­res no­tas en la es­cue­la pa­ra pi­lo­tos de prue­ba de las Fuer­zas Aé­reas es­ta­dou­ni­den­ses y en 1992 fue se­lec­cio­na­do pa­ra con­ver­tir­se en as­tro­nau­ta. Ha si­do res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción de la cáp­su­la es­pa­cial en vein­ti­cin­co lan­za­mien­tos del trans­bor­da­dor es­pa­cial y di­rec­tor de ope­ra­cio­nes de la NA­SA en la Ciu­dad de las Es­tre­llas, Ru­sia, de 2001 a 2003; je­fe de ro­bó­ti­ca del Cen­tro Es­pa­cial John­son, de Hous­ton, de 2003 a 2006, y je­fe de Ope­ra­cio­nes de la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cioa­nal (EEI) de 2006 a 2008. Ul­ti­ma­men­te ha si­do co­man­dan­te de la EEI.

As­tro­nau­ta cua­dra­do, agu­je­ro re­don­do

Bas­tan­te le­jos de ha­cer­lo co­mo lo ha­bía ima­gi­na­do, con ele­gan­cia y con el te­ma de Ca­rro­zas de fue­go so­nan­do de fon­do, pa­ra po­der sa­lir a rea­li­zar su pri­me­ra ca­mi­na­ta es­pa­cial Ch­ris de­bió me­near­se con tor­pe­za y pa­cien­cia, más con­cen­tra­do en no en­gan­char el cos­to­so tra­je ni en­re­dar­se con na­da, que en ad­mi­rar el pai­sa­je in­creí­ble y úni­co que se des­ple­ga­ba an­te sus ojos. “De he­cho –nos cuen­ta–, creo que esa bien po­dría ser la his­to­ria de mi vi­da: re­sol­ver có­mo lle­gar a don­de quie­ro ir cuan­do el me­ro he­cho de pa­sar por la puer­ta ya pa­re­ce im­po­si­ble”. Y de pron­to, se dio cuen­ta de que ya es­ta­ba afue­ra, él so­lo en el Uni­ver­so. ¿Creés en Dios? Pre­fie­ro no con­tes­tar esa pre­gun­ta. Me di cuen­ta de que la ra­zón por la cual la gen­te me ha­ce es­ta pre­gun­ta con fre­cuen­cia, es pa­ra ver si coin­ci­do con ellos o no. Y creo que eso es muy li­mi­tan­te, muy ex­clu­yen­te. Creo que to­dos de­be­rían ver el mun­do co­mo lo ve un as­tro­nau­ta. Creo que de­be­ría­mos ver que es­ta­mos to­dos jun­tos en es­to. Creo que de­be­ría­mos ver qué tan in­creí­ble­men­te ra­ra y pre­cio­sa es la Tie­rra y que tan im­pro­ba­ble es su exis­ten­cia. Y tam­bién creo que to­dos de­be­rían te­ner al­go en lo que creer cuan­do las co­sas van mal o real­men­te bien. Ne­ce­si­ta­mos una ba­se des­de dón­de pa­rar­nos. Pe­ro pre­fe­ri­ría que la gen­te sea ho­nes­ta con­si­go mis­ma a que de­ci­da si creen lo mis­mo que yo o no. Pre­fie­ro de­jar la fe co­mo al­go per­so­nal; pe­ro sí re­co­no­cer que lo que real­men­te im­por­ta es lo que uno ha­ce en la vi­da y que esa es la ex­pre­sión­de­nues­tra­fe. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.