Un ca­so de he­chi­ce­ría

En 1776 se juz­gó en Tu­cu­mán, por bru­je­ría, a la in­dia Pas­cua­la, a quien acu­sa­ban de tra­tar con el dia­blo.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Pa­ra al­gu­nos in­tere­sa­dos en la his­to­ria –no me re­fie­ro a es­tu­dio­sos–, el pa­sa­do siem­pre es­tu­vo pla­ga­do de in­jus­ti­cias. Pe­ro hay ca­sos ejem­pla­res. En el año 1776 se juz­gó en Tu­cu­mán, por bru­je­ría, a una in­dia de Amai­cha. La de­nun­cia fue pre­sen­ta­da por el ca­pi­tán Antonio To­ro, quien di­jo que le ha­bía em­bru­ja­do a una de sus es­cla­vas, pro­vo­cán­do­le “in­to­le­ra­bles tor­men­tos”.

El pri­mer tes­ti­go, el in­dio Li­qui­may, ase­gu­ró que Pas­cua­la era te­mi­da en el pue­blo por te­ner tra­tos con el dia­blo y ha­ber en­fer­ma­do a mu­chas per­so­nas. Tam­bién di­jo que he­chi­zó a la negra del ca­pi­tán To­ro ha­cien­do que le sa­lie­sen es­pi­nas por los ojos, la bo­ca, “y otros ex­tre­mos”.

Nor­ber­to Le­des­ma, el se­gun­do tes­ti­go, apor­tó va­rios da­tos de su co­se­cha: ju­ró que du­ran­te dos no­ches ve­ló a la en­fer­ma, que gri­ta­ba que la in­dia –a quien na­die veía– le po­nía “ata­di­tos con es­pi­nas”, ata­di­tos que en­con­tra­ban –siem­pre en su cuer­po– don­de la negra se­ña­la­ba.

Lo que más im­pre­sio­nó a Le­des­ma fue ver có­mo la es­cla­va, en­tre ala­ri­dos, sa­ca­ba de sus pár­pa­dos, na­ri­ces y bo­ca es­pi­nas de to­dos los ta­ma­ños.

Igual que Li­qui­may, la acu­sa­ba de ha­ber ase­si­na­do con he­chi­zos a va­rias per­so­nas, en­tre ellas, a la mu­jer de Asen­cio Vie­ra, a la que ma­tó por­que se ne­gó a dar­le un po­co de ají: la des­di­cha­da señora mu­rió aho­ga­da con ají.

El tercer de­cla­ran­te, el in­dio Ma­tías González, era ve­cino de Pas­cua­la; di­jo que la co­no­cía des­de ni­ña y que po­día pro­bar que era bru­ja, pues le ha­bía ma­ta­do tres hi­jos, uno de ellos yerno de la acu­sa­da. Es­te ca­so era atroz: el tor­men­to du­ró va­rios días y só­lo el jo­ven po­día ver a la in­dia mien­tras ella lo aho­ga­ba.

Bar­to­lo Sán­chez nom­bró a otras víc­ti­mas y dio un jui­cio de va­lor, muy aten­di­do por los jue­ces: Pas­cua­la era li­cen­cio­sa y des­ver­gon­za­da des­de chi­ca, y cul­pa­ble de mu­chos ma­les a la co­mu­ni­dad.

An­tes de in­te­rro­gar­la, el juez nom­bró a dos in­tér­pre­tes “ins­trui­dos en la len­gua del Cus­co” y un de­fen­sor: el Pro­tec­tor Ge­ne­ral de Na­tu­ra­les, don Pe­dro Jo­sé Ro­bles.

Pas­cua­la de­cla­ró que se ga­na­ba la vi­da co­sien­do y te­jien­do, y que ig­no­ra­ba por qué es­ta­ba pre­sa. Cuan­do le pre­gun­ta­ron si era ma­lo usar he­chi­ce­rías, con­tes­tó que pen­sa­ba que era ma­lo, que nun­ca lo ha­bía he­cho y que no co­no­cía de en­can­tos.

Ne­gó te­ner al­go que ver con lo que le su­ce­día a la negra del ca­pi­tán; que al­gu­na vez se la hu­bie­ra lla­ma­do “bru­ja” y que nun­ca ha­bía si­do acu­sa­da de eso.

Es­tan­do en la cel­da se en­te­ra de lo que di­cen de ella, y una vez que la han en­car­ce­la­do, re­ma­cha, to­da muer­te na­tu­ral que ha su­ce­di­do en el pue­blo, aho­ra se la cuel­gan a ella.

El Pro­tec­tor de Na­tu­ra­les –que hi­zo un muy buen tra­ba­jo– ale­gó que de­bían de­jar­la en li­ber­tad, pues na­da ha­bían pro­ba­do; y que si fue­se tan an­ti­gua su fa­ma, y tan­tos los muer­tos por sus ma­le­fi­cios, ¿por qué nun­ca se que­ja­ron an­te la jus­ti­cia, sien­do que de­cían que ha­bía ma­ta­do in­clu­so a per­so­nas no­ta­bles?

De in­me­dia­to exi­gió que se cas­ti­ga­ra por fal­so tes­ti­mo­nio a los de­cla­ran­tes, quie­nes se ha­bían de­ja­do in­fluir por “ha­bla­du­rías al acu­sar a su de­fen­di­da de cuan­ta muer­te se les ocu­rrie­se ad­ju­di­car­le”.

El juez fa­lló a fa­vor de Pas­cua­la, y el ca­pi­tán To­ro, por no dar el bra­zo a tor­cer, la per­do­nó “por ca­ri­dad cris­tia­na”. Y mien­tras leo los do­cu­men­tos, com­prue­bo que en esos os­cu­ros tiem­pos –con­tra to­da pre­sun­ción– ha­bía jue­ces y de­fen­so­res con sen­ti­do co­mún y dis­pues­tos a bus­car la ver­dad.

Su­ge­ren­cias: leer De án­ge­les, sa­pos y to­to­ras que­ma­das, de M. As­pell, y tam­bién Las sa­la­man­cas de Lo­ren­za, de J. Far­ber­man. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.