Mi ne­ne ro­bó un lápiz

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología Nataliaferrero@gmail.com - POR NA­TA­LIA FE­RRE­RO. Lic. Prof. en Psi­co­lo­gía . On­ca­ti­vo, Cór­do­ba Más info so­bre psi­co­lo­gía en www.rum­bos­di­gi­tal.com.ar

Los adul­tos nos preo­cu­pa­mos por la trans­gre­sión del or­den es­ta­ble­ci­do so­cial­men­te. Cuan­do nos en­te­ra­mos de que ni­ños “ro­ban” pe­que­ñas co­sas, nos preo­cu­pa­mos y des­orien­ta­mos. Cree­mos que es­te com­por­ta­mien­to es­tá an­ti­ci­pan­do un fu­tu­ro de de­lin­cuen­cia. Nos enoja­mos si nues­tro pe­que­ño to­mó al­go que no era su­yo y lo re­ta­mos, en pos de evi­tar que se re­pi­ta. ¿Pe­ro nos he­mos de­te­ni­do a pen­sar que un chi­co no res­pon­de a las mis­mas cir­cuns­tan­cias que un adul­to? ¿Có­mo es­ta­mos pen­san­do a es­te ni­ño en cre­ci­mien­to? Pa­ra afron­tar es­ta si­tua­ción de­be­mos ha­cer una lec­tu­ra que in­cor­po­re su his­to­ria y nos per­mi­ta en­ten­der la sig­ni­fi­ca­ción del ac­to.

An­tes de los cin­co años, los ni­ños no tie­nen la ma­du­rez emo­cio­nal ne­ce­sa­ria pa­ra com­pren­der el con­cep­to de pro­pie­dad: si les gus­ta al­go lo to­man. Obe­de­cen las re­glas por mie­do o pa­ra con­se­guir pre­mios. Las con­si­de­ran co­mo al­go im­pues­to por los adul­tos, in­clu­so ar­bi­tra­ria­men­te, por­que no lo­gran aún per­ci­bir el in­te­rés del otro y sus ra­zo­nes. Son re­cep­ti­vos a es­tas nor­mas cul­tu­ra­les, pe­ro aún ne­ce­si­tan el con­trol de agen­tes ex­ter­nos co­mo pa­dres y pro­fe­so­res. Por lo tan­to, es fre­cuen­te que to­men un ob­je­to que no es su­yo e in­ten­ten que el adul­to no lo se­pa pa­ra no ser re­pren­di­dos: en prin­ci­pio, pa­ra los chi­cos los ac­tos son “bue­nos” o “ma­los” en ba­se a sus con­se­cuen­cias ma­te­ria­les, re­com­pen­sas o cas­ti­gos, y no en fun­ción de la mo­ra­li­dad de los mis­mos.

Aun­que es­tos pe­que­ños hur­tos no son apro­pia­dos, no cons­ti­tu­yen un ro­bo tal co­mo lo de­fi­ni­mos los adul­tos, de­bi­do a la edad del ni­ño. De­be­mos ha­cer el es­fuer­zo por leer­los co­mo par­te de la in­fan­cia y li­ga­dos a eta­pas de desa­rro­llo don­de pre­va­le­ce el in­te­rés pro­pio. Só­lo se con­vier­ten en un pro­ble­ma cuan­do son fre­cuen­tes y van li­ga­dos a otros com­por­ta­mien­tos inapro­pia­dos pa­ra la edad o a di­fi­cul­ta­des emo­cio­na­les. Sino, por lo ge­ne­ral, es­tos ac­tos des­apa­re­cen y son la opor­tu­ni­dad pa­ra que los ni­ños ad­quie­ran un apren­di­za­je im­por­tan­te. Los pa­pás te­ne­mos que edu­car de ma­ne­ra ac­ti­va acer­ca de los de­re­chos a la pro­pie­dad y la con­si­de­ra­ción ha­cia los de­más. Pa­ra lo­grar­lo, se pue­de plan­tear el te­ma en fa­mi­lia, re­sal­tar lo inapro­pia­do de es­tas con­duc­tas y fa­ci­li­tar ma­ne­ras de que el ni­ño pue­da re­me­diar lo que hi­zo. En es­tas char­las de­be pre­va­le­cer el va­lor de la ho­nes­ti­dad, por lo tan­to no son ade­cua­dos los cas­ti­gos ex­ce­si­vos ni eti­que­tas co­mo “la­drón” o “ma­la per­so­na”. Tam­po­co hay que ex­po­ner al ni­ño a una si­tua­ción ver­gon­zo­sa, sino brin­dar­le la po­si­bi­li­dad de ha­cer al­go re­pa­ra­dor, pa­ra fa­ci­li­tar su desa­rro­llo, su to­le­ran­cia a la frus­tra­ción y la re­nun­cia a la sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta de sus de­seos. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.