La je­rar­quía de las fuer­zas na­tu­ra­les II

En las le­yen­das in­dí­ge­nas exis­ten es­pí­ri­tus pri­mi­ge­nios que pro­te­gían a la mu­jer del rap­to, la vio­la­ción y la muer­te.

La Voz del Interior - Rumbos - - Conseguí Sus Libros En Www.tiendarumbos.com.ar Baj - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Ha­ce años, una com­pro­me­ti­da in­di­ge­nis­ta me di­jo que los pue­blos ori­gi­na­rios no co­no­cían la vio­la­ción, ni prac­ti­ca­ban nin­gún ti­po de cruel­dad con­tra la mu­jer. Le re­cor­dé las his­to­rias de cau­ti­vas –ca­si nun­ca ter­mi­na­ban co­mo en nues­tras no­ve­las de amor– y me res­pon­dió que és­tas eran “la enemi­ga”.

No pu­de des­men­tir­la, pues no ha­bía leí­do tan­to co­mo aho­ra a los es­tu­dio­sos de nues­tro fol­clo­re, de nues­tros pue­blos y de sus creen­cias.

Des­cu­brí que las le­yen­das pu­ra­men­te in­dí­ge­nas, crea­das an­tes de la lle­ga­da del es­pa­ñol, des­mien­ten a mi bien in­ten­cio­na­da ami­ga. Por­que en­tre los es­pí­ri­tus pri­mi­ge­nios, exis­tían se­res so­bre­na­tu­ra­les que pro­te­gían a las mu­je­res de “el rap­to, la vio­la­ción y la muer­te”.

Y fue­ron crea­dos por­que en los gru­pos que vi­vían en el mon­te o en la sel­va, el te­mor de la mu­jer a sa­lir a bus­car le­ña, agua, re­co­lec­tar co­mi­da, era muy fuer­te. Es­tos es­pí­ri­tus guar­dia­nes las man­te­nían a sal­vo.

Si con­si­de­ra­mos que to­das las tri­bus res­pe­ta­ban –ex­cep­to en ca­sos im­pon­de­ra­bles, cla­ro, co­mo el ham­bre o las ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les– el te­rri­to­rio de las de­más, es po­co pro­ba­ble que le te­mie­ran al fo­ras­te­ro, pues los hom­bres que es­ta­ban cer­ca so­lían ser los de su pro­pio asen­ta­mien­to.

Lo mis­mo su­ce­día, se­gún Ber­ta Vidal de Bat­ti­ni, con los ni­ños. Aun­que nues­tras tri­bus –sal­vo las que es­ta­ban ba­jo el do­mi­nio in­cai­co– no acos­tum­bra­ban ofren­dar a sus hi­jos en sa­cri­fi­cio, se­gu­ra­men­te ha­bría al­gún pe­li­gro ade­más del de aven­tu­rar­se por lu­ga­res pe­li­gro­sos, pues los se­res pro­tec­to­res na­cen de la ne­ce­si­dad de pa­liar un mal.

Pe­ro mu­chos de los es­pí­ri­tus an­ces­tra­les no siem­pre eran be­né­vo­los: ha­bía en­tre ellos los que pro­vo­ca­ban, adre­de –co­mo di­ría una an­cia­na de mi in­fan­cia en las sie­rras– en­fer­me­da­des. Y otros, te­rro­rí­fi­cos, que prac­ti­ca­ban el ca­ni­ba­lis­mo; den­tro de nuestra mi­to­lo­gía in­dí­ge­na, 9 eran fe­me­ni­nos y 7 mas­cu­li­nos.

Se­gún las cró­ni­cas, se pa­re­cían a los ogros de los cuen­tos eu­ro­peos, aun­que és­tos no tu­vie­ran na­da que ver con los nues­tros, que son pre­co­lom­bi­nos.

Los “ma­chis” o “cu­ra­cas” –los úl­ti­mos, no só­lo co­mo fun­cio­na­rios del In­ca, sino tam­bién co­mo en­car­ga­dos de los ri­tos re­li­gio­sos– te­nían el po­der de ex­pul­sar de­mo­nios de los cuer­pos y de las al­deas. Los po­de­res del mé­di­co bru­jo, del cha­mán de la tri­bu pa­ra em­pren­der es­ta ta­rea eran, a su vez, re­ci­bi­dos de un ser so­bre­na­tu­ral.

Se les lla­ma­ba es­pí­ri­tus, ca­te­go­ría su­pe­rior a la de “al­ma”; po­dían ser vi­si­bles o in­vi­si­bles y adop­tar cual­quier apa­rien­cia, co­mo el Pi­llañ de los arau­ca­nos, los Pa­yak de los to­bas, los Ne­gri­tos del agua de los gua­ra­níes.

Ha­bía es­pí­ri­tus cu­yo do­mi­nio era in­men­so, co­mo la Pa­cha­ma­ma de nues­tro No­roes­te, o to­das las dei­da­des fe­me­ni­nas que de­no­mi­na­ban Se­ño­ras o Ma­dres: del agua, del ai­re, de la yer­ba, in­clu­so de las en­fer­me­da­des.

Nues­tro fol­clo­re cuen­ta tam­bién con per­so­na­jes le­gen­da­rios en los que el ima­gi­na­rio del pue­blo des­plie­ga una gran in­ven­ti­va, co­mo el Ba­si­lis­co, el Pom­be­ro, el Fa­mi­liar, el Ru­na-Utu­run­co, el Fu­tre, el Duen­de, la Viu­da, la Mu­la-áni­ma, el Ucu­mar, pe­ro ca­si to­dos ellos pro­vie­nen de la mez­cla en­tre las creen­cias in­dí­ge­nas y las es­pa­ño­las.

Es tan sor­pren­den­te el ima­gi­na­rio de nues­tros pue­blos que, pa­ra in­tere­sa­dos, do­cen­tes y pa­dres, su­gie­ro bus­car: San­tia­go (del Es­te­ro) y la le­yen­da, de Car­los Ar­ga­ña­raz; Le­yen­das men­do­ci­nas, de Jor­ge Am­mar; Cuen­tos de los tehuel­ches, de Miguel A. Pa­ler­mo y Relatos del Vien­to (Norte cor­do­bés). Al­gu­nos pue­den en­con­trar­se y leer­se en in­ter­net. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.