El col­mo del or­gu­llo­so

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología Info@decidirvivirmejor.com.ar - POR SAN­TIA­GO GÓ­MEZ Psi­có­lo­go. Dir. Cen­tro de Psi­co­lo­gía Cog­ni­ti­va. Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rum­bos­di­gi­tal.com.ar

El or­gu­llo for­ma par­te de las ca­rac­te­rís­ti­cas de per­so­na­li­dad de mu­chos in­di­vi­duos y con­sis­te en el va­lor exa­ge­ra­do que el su­je­to tie­ne de sí mis­mo, que no ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que ver con sus ca­pa­ci­da­des o ha­bi­li­da­des reales, sino con la ima­gen que se ha for­ma­do de su pro­pio Yo. Las per­so­nas or­gu­llo­sas o arro­gan­tes tie­nen una “au­to­es­ti­ma” ele­va­da, ya que so­bre­va­lo­ran to­do lo que rea­li­zan. Por lo que po­de­mos de­cir que el or­gu­llo es lo con­tra­rio, lo opues­to a la hu­mil­dad.

Por otra par­te, tra­tan de mi­ni­mi­zar o de­gra­dar lo que ha­cen las otras per­so­nas que los ro­dean. In­clu­so, lle­gan a ex­pe­ri­men­tar mu­chas ve­ces des­pre­cio por las ac­cio­nes que los otros rea­li­zan.

Uno de los pen­sa­mien­tos que ca­rac­te­ri­za a los in­di­vi­duos or­gu­llo­sos es: “To­do lo que yo ha­go es im­por­tan­te y es­tá bien, mien­tras que lo que los otros rea­li­zan no tie­ne nin­gún va­lor”.

En es­tas per­so­nas es ha­bi­tual que ha­ya una gran au­sen­cia de au­to­crí­ti­ca; es­to sig­ni­fi­ca que la per­so­na no se cues­tio­na acer­ca de sus pen­sa­mien­tos y con­duc­tas. Ade­más, sue­len de­po­si­tar “la cul­pa y la res­pon­sa­bi­li­dad” en el ex­te­rior, ya que el su­je­to no se ha­ce car­go de lo ne­ga­ti­vo que pue­da oca­sio­nar.

Los se­res or­gu­llo­sos de­fien­den su po­si­ción por más que los ar­gu­men­tos que uti­li­cen sean irra­cio­na­les o ca­ren­tes de fun­da­men­tos. Y de­mues­tran un sen­ti­mien­to de su­pe­rio­ri­dad en re­la­ción a los otros, ade­más de re­gis­trar con­duc­tas au­to­ri­ta­rias con sus pa­res. Tam­bién es co­mún la exis­ten­cia de emo­cio­nes tó­xi­cas co­mo la en­vi­dia, el mal hu­mor y enojo per­ma­nen­te por cau­sa de la insatisfacción.

Sur­ge en­ton­ces una gran pre­gun­ta: ¿Có­mo ma­ne­jar el or­gu­llo pa­to­ló­gi­co? Te­ne­mos que te­ner en cuen­ta que las per­so­nas in­ter­pre­ta­mos los he­chos de la reali­dad de ma­ne­ra di­fe­ren­te, de acuer­do a los pen­sa­mien­tos y creen­cias, es de­cir, a la “vi­sión” que ca­da uno tie­ne so­bre el mun­do, los otros y so­bre sí mis­mo.

Al­gu­nos pun­tos que se pue­den tra­ba­jar des­de la Te­ra­pia Cog­ni­ti­va Con­duc­tual son: — Apren­der a desa­rro­llar la em­pa­tía, es de­cir, po­ner­se en el lu­gar del otro. Ima­gi­nar lo que les pa­sa a los otros fren­te a nuestra ac­ti­tud. — Apren­der a ha­cer­se car­go de sus ac­cio­nes. — Iden­ti­fi­car y va­lo­rar lo bueno que rea­li­zan las otras per­so­nas. — Mo­di­fi­car las dis­tor­sio­nes cog­ni­ti­vas con las que se in­ter­pre­tan los he­chos del ex­te­rior. — Apren­der a pre­gun­tar­se: ¿Qué ten­go que ver yo en to­do eso?

Pa­ra po­der mo­di­fi­car el or­gu­llo pa­to­ló­gi­co, la per­so­na tie­ne que re­co­no­cer que la for­ma en que in­ter­pre­ta las si­tua­cio­nes de la reali­dad es dis­fun­cio­nal o dis­tor­sio­na­da, lo cual le va a per­mi­tir bus­car ayu­da te­ra­péu­ti­ca, pa­ra po­der lo­grar cam­bios sa­lu­da­bles. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.