HOR­MO­NAS VS. MO­DA

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana -

El tér­mino ACE, ha­ce re­fe­ren­cia a las car­tas de pó­ker. Así se re­pre­sen­tan es­tos ado­les­cen­tes en Fa­ce­book, Ins­ta­gram y Twitter. Se iden­ti­fi­can en dis­tin­tos gra­dos se­gún el pa­lo de la car­ta que eli­jan: es­tán los ase­xua­dos to­ta­les, que usan el as de pi- cas. Los ase­xua­dos que ex­pe­ri­men­tan atrac­cio­nes ro­mán­ti­cas, se nu­clean ba­jo el as de co­ra­zo­nes. Y, por último, los que pue­den lle­gar a sen­tir de­seo se­xual só­lo cuan­do la co­ne­xión emo­cio­nal es muy fuer­te, iden­ti­fi­ca­dos por el as de dia­man­tes. Aun­que al­gu­nos sean más ex­tre­mis­tas que otros, lo que los une es que aten­tan con­tra los su­pues­tos bio­ló­gi­cos y so­cia­les que ase­gu­ran que la se­xua­li­dad y la ado­les­cen­cia van de la mano. La exis­ten­cia de los chi­cos Ace de­mues­tra que el de­seo se­xual es al­go que va mu­cho más allá de las hor­mo­nas y que se pue­de ser un jo­ven en pleno desa­rro­llo y aun así anu­lar el in­te­rés.

Te­ra­pias vir­tua­les, amis­ta­des vir­tua­les, se­xua­li­dad vir­tual. To­do lo in­tan­gi­ble pa­re­ce es­tar de mo­da. Pe­ro ¿cuál es el lí­mi­te? ¿Has­ta dón­de po­de­mos re­le­gar nues­tros cuer­pos? “La era di­gi­tal pres­ta el es­ce­na­rio pa­ra es­tas nue­vas ma­ne­ras de co­mu­ni­ca­ción y en­cuen­tro, pe­ro de nin­gún mo­do re­em­pla­za el en­cuen­tro real”, se­ña­la Adria­na Mar­tí­nez. “La fal­ta de de­seo, co­mo sín­to­ma o co­mo in­hi­bi­ción, en­cuen­tra en lo vir­tual la es­ca­pa­to­ria fá­cil, el hue­co có­mo­do. Por suer­te, el de­seo siem­pre in­sis­te, pro­ble­ma­ti­za, re­apa­re­ce por al­gún la­do, aun­que sea pe­que­ño co­mo un haz de luz. Ahí, el chat de­ja de al­can­zar. Siem­pre. Las co­sas to­da­vía no han cam­bia­do tan­to, aun­que ha­ya be­bés de pro­be­ta y ho­lo­gra­mas, co­mo pa­ra pen­sar que los se­res hu­ma­nos po­de­mos pres­cin­dir del en­cuen­tro de los cuer­pos.” •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.