¿TE­NÉS 5 MI­NU­TOS?

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana -

1. Ha­blá. Con­tar lo que te pa­sa pue­de ha­cer­te desaho­gar la amar­gu­ra por un ra­to. 2. Mi­rá a tu al­re­de­dor. Mi­rar el no­ti­cie­ro, leer el dia­rio, ir a tra­ba­jar y ha­blar con la gen­te te ayu­da­rá a en­ten­der que los de­más tam­bién su­fren y es par­te de la vi­da. 3. Con­fron­tá. Si la si­tua­ción lo per­mi­te, pue­de ser muy bueno con­fron­tar a la per­so­na que te hi­zo mal. 4. Re­fle­xio­ná. Es im­por­tan­te que te des cuen­ta del da­ño fí­si­co y men­tal que la amar­gu­ra te ge­ne­ra. se­ña­la la ex­per­ta. “Tan­to el pa­cien­te co­mo al­gu­nos psi­quia­tras creen que el me­di­ca­men­to re­suel­ve el pro­ble­ma, pe­ro lo agra­va. Si no se des­cu­bren las cau­sas del do­lor, es­te vuelve y cuan­to más tiem­po pa­se des­de el su­ce­so cau­sal, es más di­fí­cil des­cu­brir su ori­gen y por en­de so­lu­cio­nar­lo”, agre­ga Ca­la­bre­se.

El pri­mer pa­so pa­ra sa­lir del es­ta­do de amar­gu­ra es co­nec­tar­se con la cau­sa del do­lor, desocul­tar­la, pa­ra po­der ana­li­zar­la y que lue­go se di­suel­va y sa­ne.

Una per­so­na amar­ga­da que quie­re cam­biar su si­tua­ción de­be in­ten­tar dar­le un sa­bor di­fe­ren­te a la vi­da. No tie­ne que ser al­go asom­bro­so, pue­de cam­biar la di­rec­ción por la que ha­bi­tual­men­te ca­mi­na. Pa­ra aban­do­nar esa sen­sa­ción, que es con­se­cuen­cia de la pér­di­da de de­seo, al­guien que su­fre de amar­gu­ra no de­be­ría ce­ñir­se a una ru­ti­na es­tric­ta.

“Pa­ra no sen­tir amar­gu­ra, la idea es sa­lir a bus­car ex­pe­rien­cias que li­be­ren do­pa­mi­na. Las prin­ci­pa­les ac­ti­vi­da­des que lo pro­vo­can tie­nen que ver con el ejer­ci­cio fí­si­co. El ae­ró­bi­co es, sin du­da, uno de los me­jo­res”, ex­pli­ca Read Mon­tea­gue, pro­fe­sor de Neu­ro­cien­cia y au­tor de Tu ce­re­bro es (ca­si) per­fec­to: có­mo to­ma­mos de­ci­sio­nes, y agre­ga que la do­pa­mi­na es uno de los prin­ci­pa­les neu­ro­trans­mi­so­res del ce­re­bro, res­pon­sa­bles de que sin­ta­mos ale­gría y fe­li­ci­dad.

La ac­ti­vi­dad fí­si­ca, sin em­bar­go, no lo es to­do. Ayu­da, pe­ro de a po­co te­ne­mos que ir por más: tam­bién es ne­ce­sa­rio y sa­lu­da­ble que de­je­mos ir el do­lor y el re­sen­ti­mien­to. Ri­chard Da­vid­son, pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Wis­con­sin, ase­gu­ra que el per­dón es una de­ci­sión cons­cien­te pa­ra de­jar de la­do la amar­gu­ra, aban­do­nar el rol de he­ri­do u ofen­di­do y se­guir ade­lan­te con la vi­da. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.