YEN­DO DE LA CA­MA AL LI­VING

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana -

La fal­ta de re­la­cio­nes se­xua­les es uno de los gran­des pro­ble­mas den­tro de una pa­re­ja. El es­trés, las exi­gen­cias de la vi­da co­ti­dia­na y la po­ca ini­cia­ti­va pa­ra ge­ne­rar de­seo, ha­cen que, con el tiem­po, el se­xo se vuel­va es­po­rá­di­co, abu­rri­do y pre­vi­si­ble. Se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de In­dia­na, rea­li­za­do a mil pa­re­jas ca­sa­das, te­ner una vi­da se­xual ac­ti­va y ex­pre­sar el ca­ri­ño a tra­vés del con­tac­to fí­si­co es cla­ve pa­ra sen­tir­se fe­liz con el otro. Y no se tra­ta só­lo de pla­cer fí­si­co: la in­ti­mi­dad den­tro de la pa­re­ja crea una co­ne­xión emo­cio­nal que es im­po­si­ble de re­em­pla­zar con pa­la­bras. te­nien­do en cuen­ta que a lo lar­go del ca­mino ha­brá tan­tos acier­tos co­mo erro­res.

“Lo más im­por­tan­te es apren­der a es­cu­char­se. Pa­re­ce una ob­vie­dad pe­ro es lo más di­fí­cil de lo­grar”, di­ce Martínez. “To­mar una ac­ti­tud de es­cu­cha ac­ti­va es fun­da­men­tal. Te­ner en cuen­ta real­men­te lo que el otro di­ce pa­ra que el ni­vel de la dis­cu­sión pa­se a un plano más pro­fun­do, no de pe­lea cons­tan­te, de re­pro­che. In­ten­tar de­jar los pre­jui­cios de la­do, sobre to­do en re­la­ción a los te­mas se­xua­les, que son lo más di­fí­ci­les de con­ver­sar por­que jue­ga mu­cho la cul­pa y el au­to­rre­pro­che”.

Li­bros, te­ra­pias de pa­re­ja, con­se­jos de ami­gos, vi­si­tas a se­xó­lo­gos: to­do pue­de ser­vir, pe­ro na­die ten­drá las pa­la­bras má­gi­cas ni el sal­va­vi­das que lle­ve de re­gre­so el amor ha­cia el pun­to de par­ti­da. Una pa­re­ja se ha­ce y se des­ha­ce en­tre dos per­so­nas. Fren­te a una cri­sis, las po­si­bi­li­da­des se abren y sur­gen nue­vos desafíos. Pa­ra su­pe­rar el tran­ce ha­brá que ser sin­ce­ro y ani­mar­se a apos­tar o sa­ber de­cir adiós en el mo­men­to in­di­ca­do. Si el amor se ter­mi­nó, no va­le la pe­na re­mar con­tra la co­rrien­te, pe­ro si to­da­vía si­gue vi­bran­do eso que los unió al­gu­na vez, la cri­sis se pue­de su­pe­rar.

A ve­ces se ne­ce­si­ta que el sue­lo tiem­ble pa­ra va­lo­rar lo que se tie­ne, ha­cer es­ta­llar las cer­te­zas, de­jar de dar por sen­ta­do el amor del otro y el pro­pio y, re­cién en­ton­ces, em­pe­zar a cul­ti­var el te­rreno de otra for­ma. Se­rá cues­tión de vol­ver a re­par­tir las car­tas y apro­ve­char los ma­los mo­men­tos pa­ra apren­der a co­no­cer­se un po­co más. Co­mo di­ce el fa­mo­so re­frán, “lo que no te mata, te ha­ce más fuer­te”. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.