MOLDEÁ TU MA­TE­RIA GRIS

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana -

Me­di­tar tie­ne mu­chos be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud: dis­mi­nu­ye la pre­sión ar­te­rial, me­jo­ra el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, re­du­ce la ten­sión mus­cu­lar y las pro­ba­bi­li­da­des de pa­de­cer pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res. Un es­tu­dio rea­li­za­do por el Hos­pi­tal Ge­ne­ral de Mas­sa­chu­setts lle­gó a la con­clu­sión de que me­di­tar con re­gu­la­ri­dad mo­di­fi­ca el ce­re­bro: la re­so­nan­cia mag­né­ti­ca rea­li­za­da a 16 per­so­nas que me­di­ta­ron me­dia ho­ra por día du­ran­te dos me­ses, de­mos­tró que la ma­te­ria gris se ha­bía vuel­to más den­sa en el hi­po­cam­po, la zo­na del ce­re­bro cla­ve pa­ra el apren­di­za­je y la me­mo­ria. Al mis­mo tiem­po, ha­bía dis­mi­nui­do la ma­te­ria gris de la amíg­da­la ce­re­bral, don­de se en­cuen­tran las neu­ro­nas vin­cu­la­das con el es­trés.

Da­niel Ló­pez Ro­set­ti, mé­di­co car­dió­lo­go del Hos­pi­tal Mu­ni­ci­pal de San Isi­dro, cuen­ta: “Acá lle­gan pa­cien­tes con pro­ble­mas del co­ra­zón, gas­tro­in­tes­ti­na­les, cán­cer, aler­gias, y se los atien­de in­di­vi­dual­men­te, pe­ro tam­bién par­ti­ci­pan de ta­lle­res en los que apren­den téc­ni­cas de me­di­ta­ción. Y ob­ser­va­mos mu­chos be­ne­fi­cios: ba­jan el ni­vel de an­sie­dad, la de­pre­sión y hay me­jo­ras clí­ni­cas en mu­chas pa­to­lo­gías”.

No se tra­ta de anu­lar la men­te, sino de dar­le un res­pi­ro pa­ra que fun­cio­ne con más cla­ri­dad, de­jan­do que los pen­sa­mien­tos apa­rez­can y si­gan su cur­so. “Me­di­ta­ción es ver el con­mo­ve­dor y siem­pre cam­bian­te mo­vi­mien­to de la vi­da”, di­jo el fi­ló­so­fo J. Krish­na­mur­ti. “El si­len­cio de la men­te lle­ga de for­ma natural, sin es­fuer­zo, si uno sa­be mi­rar. Cuan­do ob­ser­ve una nu­be, mí­re­la sin la pa­la­bra y, por tan­to, sin el pen­sa­mien­to. Si lue­go uno pue­de mi­rar­se a sí mis­mo sin nin­gu­na con­clu­sión, sin juz­gar, en­ton­ces en­con­tra­rá que el ce­re­bro se vuel­ve ex­tra­or­di­na­ria­men­te quie­to. La me­di­ta­ción no es un me­dio pa­ra al­go. No ten­go que acu­dir a na­die pa­ra que me di­ga qué es me­di­tar o pa­ra que me asig­ne un mé­to­do. Lo pue­do des­cu­brir muy sen­ci­lla­men­te ob­ser­ván­do­me. No me lo di­ce otro; lo sé”. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.