¡Me due­le el oí­do!

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud - POR DRA. LU­CIA­NA MENI BATTAGLIA Mé­di­ca Pe­dia­tra - Hos­pi­tal de ni­ños Pe­dro de Eli­zal­de (ex-Ca­sa Cu­na). Co­no­cé más so­bre tu sa­lud en www.rumbosdigital.com

El ve­rano es el mo­men­to ideal pa­ra que los ni­ños jue­guen en el agua y dis­fru­ten del ca­lor; sin em­bar­go, la hu­me­dad y las al­tas tem­pe­ra­tu­ras cons­ti­tu­yen las con­di­cio­nes idó­neas pa­ra la pro­li­fe­ra­ción de bac­te­rias y hon­gos.

Una de las tí­pi­cas in­fec­cio­nes de ve­rano es la “oti­tis ex­ter­na”, tam­bién co­no­ci­da co­mo oti­tis del na­da­dor y se re­fie­re a la in­fla­ma­ción del ca­nal au­di­ti­vo ex­terno o pa­be­llón au­ri­cu­lar. Su in­ci­den­cia au­men­ta en ve­rano por las ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas ya que la ex­ce­si­va hu­me­dad fa­vo­re­ce el cre­ci­mien­to bac­te­riano.

En es­ta épo­ca es muy co­mún ver al­gu­nos ni­ños na­dan­do con ta­po­nes u otros que lue­go de ba­rre­nar por ho­ras se acer­can a sus pa­dres di­cien­do: “Me due­len los oí­dos”. Aun­que sea una en­fer­me­dad co­mún hay que te­ner en cuen­ta siem­pre que lo me­jor es con­sul­tar a un pro­fe­sio­nal so­bre el tra­ta­mien­to.

Pa­ra ma­ne­jar es­ta en­fer­me­dad lo fun­da­men­tal es lim­piar cui­da­do­sa­men­te el ca­nal au­di­ti­vo. Es im­por­tan­te des­ta­car que la lim­pie­za del ca­nal au­di­ti­vo ex­terno de­be ser rea­li­za­da por un pro­fe­sio­nal mé­di­co. No es re­co­men­da­ble el uso de hi­so­pos de al­go­dón, ya que es­tos, le­jos de lim­piar, em­pu­jan los res­tos de ce­ra ha­cia aden­tro, di­fi­cul­tan­do más la hi­gie­ni­za­ción ade­cua­da.

Ade­más, es ne­ce­sa­rio el tra­ta­mien­to de la in­fla­ma­ción e in­fec­ción, que se rea­li­za ha­bi­tual­men­te por sie­te días, con go­tas que se co­lo­can di­rec­ta­men­te en los oí­dos ya que los an­ti­bió­ti­cos por bo­ca que­dan re­ser­va­dos pa­ra la oti­tis me­dia. En el ca­so de que la in­fec­ción pro­duz­ca mu­cho do­lor, lo me­jor es re­cu­rrir a un ex­per­to ya que es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra in­di­car el uso de an­ti-in­fla­ma­to­rios por vía oral.

Aun­que cues­te de­cir­le que no a los chi­cos, du­ran­te el tra­ta­mien­to se de­be evi­tar la na­ta­ción y el uso de au­ri­cu­la­res. Ade­más de­ben pro­te­ger­se los oí­dos tam­bién a la ho­ra de ba­ñar­se.

De to­das for­mas, lo me­jor es evi­tar los fac­to­res pre­dis­po­nen­tes a la en­fer­me­dad. Se acon­se­ja no po­ner na­da en el oí­do más pe­que­ño que el de­do me­ñi­que, por lo que los hi­so­pos, las toa­llas o de­dos de­ben evi­tar­se co­mo re­gla. El oí­do se lim­pia por sí so­lo, sin in­ter­ven­ción.

Pa­ra aque­llas per­so­nas que su­fren de oti­tis a re­pe­ti­ción, es­tán in­mu­no­su­pri­mi­dos o pa­de­cen en­fer­me­da­des ge­ne­ra­li­za­das en la piel se re­co­mien­da el uso de ta­po­nes pa­ra los oí­dos a la ho­ra de na­dar.

Otra al­ter­na­ti­va pa­ra evi­tar la hu­me­dad en el oí­do lue­go de na­dar es usar un se­ca­dor de pe­lo, po­nién­do­lo a 30 cm de la ore­ja, y al mí­ni­mo de tem­pe­ra­tu­ra, pa­ra evi­tar que­ma­du­ras. Un mé­di­co pue­de in­di­car ins­ti­lar al­cohol o áci­do acé­ti­co di­lui­do des­pués de la pi­le­ta o el ba­ño.

La con­sul­ta mé­di­ca es fun­da­men­tal pa­ra pre­ve­nir y pa­ra el co­rrec­to tra­ta­mien­to de una de las in­fec­cio­nes más co­mu­nes del ve­rano. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.