Los car­na­va­les II

El úl­ti­mo día se can­ta­ban him­nos sa­cros. Y to­dos que­da­ban con­ten­tos por­que sus ex­ce­sos eran per­do­na­dos.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

El miér­co­les de Ce­ni­za, en la Amé­ri­ca his­pa­na, mu­chos de los “carnavaleros” des­per­ta­ban co­mo de un sue­ño y co­rrían a los tem­plos a re­ci­bir la “ce­ni­za de la pe­ni­ten­cia”.

Las ciu­da­des pa­re­cían ha­ber su­fri­do un sa­queo: las ca­lles es­ta­ban su­cias de ve­ji­gas y hue­vos ro­tos, bom­bas de ba­rro que­bra­das, fru­ta po­dri­da; el en­gru­do vol­vía res­ba­lo­sas ace­ras y es­ca­lo­nes. Se veían beo­dos en las pla­zas, y en las igle­sias, al­gu­nas más­ca­ras re­za­ban bo­ca aba­jo, los bra­zos en cruz.

Lle­ga­ba por fin el entierro del car­na­val, al que lla­ma­ban, en­ton­ces, “nues­tro que­ri­do di­fun­to”, re­pre­sen­ta­do por un es­tra­fa­la­rio mu­ñe­co so­bre una an­ga­ri­lla, trans­por­ta­do en­tre can­tos por hom­bres dis­fra­za­dos de “llo­ro­nas”.

Las ór­de­nes re­li­gio­sas no in­ter­ve­nían, pe­ro se en­car­ga­ban de re­co­ger he­ri­dos, lo­cos y opas que ha­bían es­ca­pa­do del con­trol fa­mi­liar, de so­co­rrer en­fer­mos aban­do­na­dos por sus cui­da­do­res.

Ter­mi­na­do el entierro, co­men­za­ba el ju­bi­leo de san Car­los Bo­rromeo, con el que se des­agra­via­ba al Se­ñor por tan­tos des­ór­de­nes. Du­ra­ba tres jor­na­das y en Cór­do­ba, los je­sui­tas le die­ron el ri­gor de una Se­ma­na San­ta ade­lan­ta­da: ri­cos y po­bres acu­dían a los ser­mo­nes y des­pués de oír­los, se con­fe­sa­ban y co­mul­ga­ban.

El úl­ti­mo día se can­ta­ban him­nos sa­cros con los al­ta­res ador­na­dos co­mo si fue­ra Pas­cua: “Y to­dos que­da­ban con­ten­tos por­que sus ex­ce­sos ha­bían si­do per­do­na­dos”.

Raúl Cor­ta­zar, en El car­na­val cal­cha­quí, la­men­ta que en el Va­lle se ha­yan per­di­do, pa­ra la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX, las fies­tas de des­pe­di­da del car­na­val: la pa­la­bra ca­char­pa­ya –que an­tes te­nía aquel sig­ni­fi­ca­do– se apli­ca­ba, ya en­ton­ces, a cual­quier des­pe­di­da.

Sin em­bar­go, acla­ra, ca­char­pa­ya se re­la­cio­na con el fa­mo­so Pulj­llay de La Rio­ja y Ca­ta­mar­ca, “don­de sue­le ser obli­ga­do el co­ro­na­mien­to del car­na­val”.

Adán Qui­ro­ga creía que la fi­gu­ra del Puj­llay, re­pre­sen­ta­do en una ur­na de An­dal­ga­lá, era un fes­ti­vo dios de la ol­vi­da­da mi­to­lo­gía dia­gui­ta. Y en la des­crip­ción de es­te ca­si ol­vi­da­do per­so­na­je, re­co­no­ce­mos el pa­re­ci­do con el mo­ni­go­te que, en Cór­do­ba, se en­te­rra­ba al con­cluir el car­na­val: “El as­pec­to ge­ne­ral es el de un vie­jo an­dra­jo­so, ves­ti­do con pil­tra­fas y ha­ra­pos”. Te­nía el ta­ma­ño de un hom­bre, lo co­ro­na­ban con al­baha­ca y nun­ca le cal­za­ban ojo­tas, sino bo­tas; nun­ca lle­va­ba go­rro te­ji­do, sino som­bre­ro, de­ta­lles que lo re­la­cio­nan con lo es­pa­ñol. Se en­car­ga­ba de fa­bri­car­lo un vie­jo bro­mis­ta, que lo en­tre­ga­ba a los jó­ve­nes del po­bla­do; ellos lo mon­ta­ban en un bu­rro o una mu­la chú­ca­ra, un chi­vo mal­hu­mo­ra­do, al que ven­da­ban la ca­be­za. Al ani­mal le in­co­mo­da­ba aquel bul­to y en cuan­to le sa­ca­ban la ven­da, co­rría cor­co­vean­do mien­tras el mu­ñe­co sal­ta­ba co­mo un ebrio so­bre el ape­ro.

Ge­ne­ral­men­te, le col­ga­ban unas al­for­jas que los ve­ci­nos lle­na­ban con ofren­das. Lue­go del pa­seo, que du­ra­ba ho­ras, lo en­te­rra­ban ba­jo un ta­cu –al­ga­rro­bo– pa­ra que re­su­ci­ta­ra al año si­guien­te. Se lo acos­ta­ba en la tum­ba con las al­for­jas y le aña­dían fru­tos y hor­ta­li­zas pa­ra que du­pli­ca­ra la co­se­cha, le llo­ra­ban sen­ti­da­men­te y lue­go ca­da uno de los pre­sen­tes echa­ba so­bre él un pu­ña­do de tie­rra. Y mien­tras se dis­po­nen a re­to­mar el tra­ba­jo dia­rio, se iban can­tan­do una co­pla: Ya se ha muer­to el car­na­val! Ya lo lle­van a en­te­rrar. Échen­le po­qui­ta tie­rra: ¡que se vuel­va a le­van­tar!

Su­ge­ren­cia: Vi­si­tar museos de ar­queo­lo­gía, se ma­ra­vi­lla­rán: Juan B. Am­bro­set­ti, San Tel­mo (Bs. As.), allí es­ta­ba el Puj­llay; Ar­queo­ló­gi­co In­ca Hua­si (La Rio­ja); Adán Qui­ro­ga (Ca­ta­mar­ca); Ca­mín Cos­quín (Cba.) •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.