El equi­li­brio es sa­lud

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología - POR LIC. DA­NIEL A. FERNÁNDEZ Psi­có­lo­go y au­tor del li­bro ¿Se­rás lo que de­bas ser? (Edi­cio­nes Urano). Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rumbosdigital.com

La ade­cua­da in­ter­ac­ción en­tre la men­te, el cuer­po y los otros de­pen­de de que se cum­pla con cier­to equi­li­brio. Una per­so­na que pa­de­ce de una en­fer­me­dad or­gá­ni­ca tien­de a preo­cu­par­se por di­cha en­fer­me­dad, lo cual in­cre­men­ta su an­gus­tia, y así es có­mo esa per­so­na se de­pri­me y ba­jan aún más las de­fen­sas de su cuer­po y en­ton­ces sim­ple­men­te em­peo­ra en su es­ta­do. De allí la im­por­tan­cia de se­guir el tra­ta­mien­to mé­di­co ade­cua­do, pe­ro pro­cu­ran­do no ob­se­sio­nar­se con di­cha en­fer­me­dad.

Si bien, des­de lue­go, es­to no re­sul­ta una ta­rea sen­ci­lla, se de­be te­ner pre­sen­te que el ex­ce­si­vo pen­sa­mien­to so­bre el te­ma pue­de ser un obs­tácu­lo pa­ra la cu­ra. Por es­ta ra­zón, lue­go de que la per­so­na fí­si­ca­men­te en­fer­ma se ha pues­to en ma­nos de los mé­di­cos idó­neos, lo me­jor que pue­de ha­cer pa­ra co­la­bo­rar con su pro­ce­so de sa­na­ción es in­ten­tar cen­trar­se en as­pec­tos po­si­ti­vos.

Por lo que aca­ba­mos de ex­pli­car, es evi­den­te có­mo y cuán­to lo fí­si­co afec­ta lo men­tal y vi­ce­ver­sa. Por otro la­do, en­tre la men­te y el área vin­cu­lar tam­bién de­be re­gir el equi­li­brio. Quien pa­de­ce de un se­ve­ro con­flic­to psí­qui­co, no pue­de re­la­cio­nar­se de ma­ne­ra sa­lu­da­ble con los otros. De­pen­dien­do de las ca­rac­te­rís­ti­cas de di­cho con­flic­to, pue­de lle­gar a vin­cu­lar­se con per­so­nas da­ñi­nas, pue­de obrar equi­vo­ca­da­men­te con las per­so­nas que me­nos lo me­re­cen, pue­de dis­tor­sio­nar la reali­dad y la ar­mo­nía de cual­quier víncu­lo en el que in­ter­ven­ga, et­cé­te­ra.

Y, de un mo­do si­mi­lar, cual­quie­ra que es­té in­vo­lu­cra­do en al­gún ti­po de re­la­ción per­ju­di­cial o que ha­ya per­di­do un víncu­lo sig­ni­fi­ca­ti­vo, se­rá pre­sa de una do­sis de an­gus­tia que po­drá aca­pa­rar y con­fun­dir sus pen­sa­mien­tos. Des­de lue­go, esa mis­ma an­gus­tia po­drá tam­bién re­per­cu­tir des­pués en el plano fí­si­co, ya sea co­mo una li­ge­ra so­ma­ti­za­ción o co­mo una afec­ción más gra­ve.

En de­fi­ni­ti­va, lo que in­ten­to de­mos­trar es que ab­so­lu­ta­men­te to­do es­tá co­nec­ta­do. Es de­cir que nues­tros víncu­los con los otros, nues­tro cuer­po y la men­te que so­mos de­ben man­te­ner cier­ta ar­mo­nía pa­ra que po­da­mos te­ner una vi­da pla­cen­te­ra. Y es, ni más ni me­nos que a par­tir de nues­tra ca­pa­ci­dad cons­cien­te –que nos per­mi­te per­ci­bir, ana­li­zar y de­ci­dir–, que po­dre­mos obrar pa­ra in­ten­tar re­cu­pe­rar el equi­li­brio ca­da vez que el mis­mo des­apa­rez­ca y nos ha­ga tam­ba­lear.

Cen­trán­do­nos aho­ra es­pe­cí­fi­ca­men­te en nues­tra men­te, de­be­mos ad­ver­tir que tam­bién en ella hay di­fe­ren­tes as­pec­tos que in­ter­vie­nen y que de­ben obe­de­cer al equi­li­brio. ¿En­tre qué y qué? En­tre as­pec­tos ra­cio­na­les y emo­cio­na­les, ya que de­be­mos apren­der a con­vi­vir y con­si­de­rar tan­to nues­tro cos­ta­do más ra­cio­nal co­mo el más emo­cio­nal, de­ci­dien­do siem­pre a par­tir de ha­ber to­ma­do en cuen­ta am­bos as­pec­tos. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.