¡No te la aga­rres con­mi­go!

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología - POR NATALIA FE­RRE­RO Lic. Prof. en Psi­co­lo­gía, On­ca­ti­vo, Cór­do­ba. Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rumbosdigital.com

Vi­vi­mos tiem­pos de ur­gen­cias, vio­len­cias y es­trés co­ti­diano. En al­gún mo­men­to de la vi­da su­fri­mos pro­ble­mas la­bo­ra­les, si­tua­cio­nes de di­fí­cil so­lu­ción, due­los des­ga­rran­tes, in­jus­ti­cias o in­con­ve­nien­tes con una pa­re­ja. El ma­les­tar apa­re­ce y sue­le ge­ne­rar tal ines­ta­bi­li­dad psí­qui­ca que nos di­fi­cul­ta pen­sar cla­ra­men­te y nos ha­ce pro­pen­sos a co­lo­car­nos en un lu­gar de vul­ne­ra­bi­li­dad. Nos ais­la­mos y re­trae­mos ha­cia no­so­tros mis­mos, ca­si per­dien­do con­tac­to con el mun­do ex­te­rior: pa­san a pri­mer plano el do­lor, la an­gus­tia y el enojo.

En mu­chas de es­tas ocasiones re­cu­rri­mos a nues­tra red de apo­yo emo­cio­nal dis­po­ni­ble, que sue­le ser un miem­bro de la fa­mi­lia, nues­tra pa­re­ja o al­guien con quien com­par­ti­mos in­tere­ses o tiem­po. Con­fi­gu­ran el ti­po de víncu­los se­gu­ros de los cua­les es­pe­ra­mos con­ten­ción y ayu­da. Exis­te un gra­do de con­fian­za e in­ti­mi­dad que per­mi­te pro­yec­tar lo re­cha­za­do y ne­ga­do de no­so­tros mis­mos sin te­mer –en prin­ci­pio– por la pér­di­da de afec­to.

El pun­to a re­fle­xio­nar es que cuan­do su­fri­mos o nos sen­ti­mos abru­ma­dos po­de­mos aca­bar tra­tan­do inapro­pia­da­men­te a es­tas per­so­nas. Al no lo­grar ela­bo­rar el ma­les­tar, es fre­cuen­te que nos irri­te­mos an­te ca­da pa­la­bra o ac­ción, reac­cio­nan­do de ma­ne­ra des­agra­da­ble aun sin la in­ten­ción de he­rir. El tra­to de­ja de ser cor­dial, no es­ta­mos dis­po­ni­bles emo­cio­nal­men­te, apa­re­cen sig­nos de fas­ti­dio y la co­mu­ni­ca­ción se vuel­ve hos­til, inapro­pia­da. Nos po­si­cio­na­mos des­de una ac­ti­tud in­fan­til sin asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de cui­dar del otro. Vul­gar­men­te, es co­mo pen­sar “es­toy mal, tan­to ten­go de­re­cho a ex­pre­sar­lo de cual­quier ma­ne­ra y lo te­nés que so­por­tar”.

Es­ta de­man­da de in­con­di­cio­na­li­dad al otro sue­le en­cu­brir cier­ta di­fi­cul­tad pa­ra res­pon­sa­bi­li­zar­nos por nues­tra vi­da, por nues­tras de­ci­sio­nes, por nues­tra adul­tez: de­man­da­mos co­mo ni­ños a la es­pe­ra de que los de­más to­le­ren sin lí­mi­tes nues­tros arre­ba­tos so­lo por el he­cho de que nos quie­ren. Y así, los víncu­los se de­te­rio­ran…

Po­de­mos es­tar en si­tua­cio­nes te­rri­bles pe­ro eso no nos ex­cu­sa pa­ra mal-tra­tar al otro. Aun­que nos pe­se el mun­do, aun­que ha­ya­mos vi­vi­do el peor de los días, fi­nal­men­te te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de ele­gir ha­cer al­go que no im­pli­que des­cui­dar­nos ni des­cui­dar a quien nos acom­pa­ña. De­ten­gá­mo­nos a pen­sar qué ne­ce­si­ta­mos en esos mo­men­tos pa­ra pe­dir­lo de otra ma­ne­ra: ¿tiem­po, un abra­zo, con­sue­lo, una char­la? Ser res­pe­tuo­sos en el tra­to con el otro no sig­ni­fi­ca de­jar de pe­dir­le apo­yo o com­pren­sión cuan­do es­ta­mos mal. No sig­ni­fi­ca fin­gir una son­ri­sa cuan­do es­ta­mos tris­tes, sino de­ci­dir qué par­te de mí voy a de­jar fluir y có­mo voy a pro­te­ger al otro de mis ma­les­ta­res, aun ha­cién­do­le sa­ber que no es­toy pa­san­do por el me­jor mo­men­to. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.